522 Vistas |  Like

Un viaje al planeta imaginario: La Oreja de Van Gogh en El Salvador

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Luego de diez años de su última visita a El Salvador, La Oreja de Van Gogh dio todo de sí en un concierto de dos horas y media realizado el jueves pasado en el anfiteatro del Centro de Ferias y Convenciones (CIFCO), como parte de su gira “El Planeta Imaginario 2017”.

Fotos FACTUM/Gerson Nájera


Fueron 24 canciones en total, un nutrido compendio de temas que La Oreja de Van Gogh tocó para el público salvadoreño en CIFCO la noche del pasado jueves 09 de noviembre. El setlist constituyó sólo una parte del amplio repertorio que la banda española ha creado a lo largo de veinte años de carrera musical.  La función llevó a la audiencia a un viaje de idas y regresos por los éxitos de los álbumes “El Viaje de Copperpot” (2000), “Lo que te conté mientras te hacías la dormida”(2003), “Guapa” (2007), “A las cinco en el Astoria” (2008), “Nuestra casa a la izquierda del tiempo” (2009) —un compilado de los discos anteriores—, “Cometas por el Cielo”(2011), “Primera Fila” (2013), y el más reciente, “El Planeta Imaginario” (2016).

Esa noche fría de noviembre terminó convirtiédose en una muy cálida. La Oreja de Van Gogh conversó sobre el pasado y sus regalos: los recuerdos, esos registros de la historia que cuentan nuestro inicio y nuestro recorrido por la vida en compañía o en soledad. Sobre lo que guardamos y lo que contamos. Historias de amor y desamor con una sencillez y letras que son capaces de curar el olvido.

Así, una vez preparado el escenario para el show, se presentaron Xabi San Martín, tecladista y compositor de la mayoría de canciones de la banda; Haritz Garde en la batería; Pablo Benegas con la guitarra; Álvaro Fuentes con el bajo, y Leire Martínez, la vocalista, quien visitaba por primera vez territorio salvadoreño, ya que para la primera visita del grupo —en marzo de 2007—,  Amaia Montero aún formaba parte de la banda. Luego, en noviembre de aquel año, se lanzaría a perseguir una carrera en solitario.

El concierto inició con “Estoy contigo”, uno de los temas de su más reciente álbum, “El Planeta Imaginario”. Esta es una canción que se solidariza con la situación de las personas y familiares que viven la dura realidad de la enfermedad de Alzheimer. Le siguieron otras composiciones como “Último vals”, “Cuídate”, “Intocables”, “Inmortal”, “Cuando menos lo merezca”, “París”, “Europa VII” y  “Esa Chica”; además de otras muy esperadas como “Rosas”, “Diciembre” y “20 de enero”.

El planeta imaginario tour 2017, La Oreja de Van Gogh, San Salvador.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

Para el final de “Europa VII”, Xabi se quedó con la atención del público, al tocar su icónico solo de Theremin, un instrumento electrónico cuyo sonido se produce a través de las ondas emitidas por la posición de las manos entre el espacio de dos antenas metálicas de frecuencia, sin necesidad del contacto físico, lo que genera un sonido electrónico muy agudo.

El siguiente punto de la presentación tomó el rumbo del acústico. La armonía de cuerdas a manos de Pablo y Álvaro acompañaron a las voces y las lágrimas de los integrantes de la banda que interpretaban a sus seres queridos en la lejanía los temas “María” y “Deseo de cosas imposibles”. Entre tanto, “No vales más que yo” marcó el punto para la protesta contra la violencia hacia las mujeres y el machismo, vividos en toda sociedad del mundo, ya sea en costumbres e ideas erróneas sobre el amor y el papel de la mujer ante los hombres, en la violencia intrafamiliar, los feminicidios, las desigualdades en el ámbito laboral, entre otras.

“Muñeca de trapo”, del álbum “Guapa”, tomó su papel para subir los ánimos de la audiencia, al igual que “Verano” y “El primer día del resto de mi vida”, que son canciones que hacen énfasis en el desarrollo de la desilusión por un amor no correspondido, hacia la reivindicación del amor propio.

Como resultado, una eufórica audiencia aplaudía y gritaba. Los miembros de la banda agradecían al público y se alejaban del escenario con las manos alzadas y una sonrisa. 

El silencio en el escenario ocupó su lugar. Las voces de dos admiradoras comenzaron a gritar: “¡Jueves! ¡Jueves!”… A las dos voces, se unieron otras cinco, diez y otras diez, hasta que todos en el anfiteatro pedían por un tema más.

En un par de minutos, Leire y Xabi salieron al escenario para interpretar “Jueves” con el sonido del teclado y la voz de la vocalista. Esta canción cuenta la historia de amor de dos personas que se conocieron y perecieron en el atentado terrorista a los trenes de Madrid el 11 de marzo de 2004. De ahí la simpatía de todos los fans por una historia tan conmovedora.

Terminada esa interpretación, el resto del grupo se reincorporó para tocar su canción emblema: “La Playa”. Le siguieron “Pálida Luna” y “La niña que llora en tus fiestas”. Los orejudos salvadoreños habían obtenido más de lo que esperaban. Los instrumentos se apagaron y las luces del escenario también. Leire dio nuevamente las gracias y se alejó tras el telón, junto a los demás. Se escucharon los aplausos y los gritos de la gente. Muchos, ya satisfechos se dirigían a la salida, cuando de súbito se encendieron las luces del escenario, más brillantes que nunca. La euforia se apoderó de todos. La Oreja regresaba a tocar de nuevo.

Los que presenciaban lo sucedido desde la salida, aún anonadados, regresaban a su lugar. “No los dejaremos ir tan pronto”, decía Leire, con un tono de regaño y burla. Los instrumentos se escucharon de nuevo junto a la voz de Leire y los espectadores que cantaban “Cometas por el cielo”.

Después de un par de pausas y sorpresas durante esa noche, “Puedes contar conmigo” terminó por cerrar de forma definitiva el concierto con un mensaje de amistad, cordialidad y agradecimiento. Así, con ese sentimiento en el aire, Leire tomó la bandera de El Salvador y la alzó tan alto como pudo, un detalle que la banda ofreció a la audiencia nacional, como también a cada uno de los países que visitó durante su gira por Centroamérica.

En el viaje al Planeta Imaginario de La Oreja de Van Gogh todos fuimos infinitos. Cualquier asistente al concierto podrá decir: “sólo tus pupilas sabrán que fue verdad”.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Tags

#Música