4598 Vistas |  2

Un milagro para Cecilia

Share this...

El Papa Francisco confirmó la resolución de un panel de doctores en medicina que no encontró explicación médica a la sanación de una mujer salvadoreña atribuida a Monseñor Óscar Romero, por lo que se la considera producto de un milagro. La decisión abre el camino a la canonización del arzobispo. Una fuente en el Vaticano confirmó a Factum que la fecha más probable para formalizar la santidad de Romero es el 21 de octubre, durante un sínodo de obispos en Roma.

Foto FACTUM/Salvador Meléndez


Cecilia Maribel Flores Rivas, de 34 años, yacía en una cama de la unidad de cuidados intensivos de un hospital salvadoreño. Había llegado el día anterior, 27 de agosto de 2015, después de que un embarazo marcado por infecciones del tracto urinario, diabetes gestacional y preeclampsia había terminado con una cesárea. Tras la operación, el cuadro se complicó: los doctores detectaron síntomas de un trastorno hepático que podía tener consecuencias letales para ella.

Al poco tiempo la sangre de Cecilia dejó de coagular, varios órganos empezaron a fallarle. Los riñones y el hígado cedieron. Perdió la vista. Entró en un coma inducido con la esperanza de salvarle la vida.

Una noche de agosto los doctores dijeron a la familia que habían hecho todo lo que estaba en sus manos: no esperaban que la vida de Cecilia Maribel durara mucho más de un día. La madre de la mujer llamó a un sacerdote para que administrara la extrema unción, el rito que la fe católica reserva a quienes están a punto de morir.

De acuerdo con testimonios recogidos en el expediente para la canonización de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, que ha sido reseñado por el académico salvadoreño Carlos X. Colorado, uno de los estudiosos que más de cerca ha seguido el proceso en el Vaticano, y en cuya lectura se basa la reconstrucción de la experiencia médica de Cecibel Maribel Flores Rivas, la sanación de la mujer inició luego de que su familia empezó a rezarle al arzobispo salvadoreño asesinado en 1980 por un escuadrón de la muerte.

Una fuente diplomática consultada por Factum en el Vaticano confirmó los detalles del relato atribuido a los testigos en el caso de Flores Rivas.

Luego de que los médicos dieron por perdido el caso, dice en el expediente, el esposo abrió una biblia, de una de cuyas páginas se deslizó una estampa alusiva a Romero. A partir de ahí, la familia empezó a rezar; algunos fueron a la cripta en la que el arzobispo está enterrado en la catedral metropolitana de San Salvador.

A partir del 9 de septiembre, Cecilia Maribel empezó un proceso de mejoría que culminó 5 días después, cuando fue dada de alta del hospital. La mujer reanudó su vida. Su familia y la iglesia católica atribuyen la sanación a la intervención de Romero, lo cual ha abierto el tramo final del camino para que el sacerdote salvadoreño sea canonizado por el Vaticano, a más tardar en 2019 según dos fuentes consultadas por esta revista en la santa sede.

El pasado miércoles 6 de marzo de 2018, el papa Francisco aprobó un decreto en el que un panel de siete médicos especialistas estableció, el 26 de octubre de 2017, que no había una explicación médica para la sanación de Cecilia Maribel Flores Rivas. De acuerdo con las leyes de la iglesia católica que rigen los procesos para la aprobación de milagros, 5 de los 7 médicos deben aprobar el decreto. En el caso de Romero la decisión fue unánime.

Luego vino, en diciembre del año pasado, la aprobación de un panel de teólogos. En febrero de 2018 una comisión de obispos aprobó el milagro.

Un boletín de la santa sede fechado este 7 de marzo de 2018 confirma la decisión de Francisco. “El 6 de marzo de 2018 el santo padre recibió en audiencia al cardenal Angelo Amato, prefecto de la congregación para las causas de los santos… El pontífice autorizó… el milagro atribuido a la intercesión del beato Óscar Romero, arzobispo de San Salvador… asesinado el 24 de marzo de 1980.

Dos fechas probables

La fuente diplomática consultada en el Vaticano aseguró que hay dos fechas posibles para que Romero sea santificado. La primera es en octubre de este año en Roma durante el sínodo de obispos. La segunda es en enero de 2019 en Panamá por la jornada mundial de la juventud que organiza la iglesia católica mundial.

Giovanni Impagliazzo, miembro de la comunidad San Egidio de Roma, una de las organizaciones católicas que ha tenido un papel activo en el proceso de canonización de Romero desde su asesinato en 1980, confirma que una de las posibilidades es que la ceremonia ocurra el 21 de octubre de 2018.

La subida de Romero al santoral católico marcará el final de un complicado proceso que fue obstaculizado por la misma curia y de forma oficiosa por diplomáticos salvadoreños durante los gobiernos del partido Arena (1989-2009).

Procesos judiciales en Estados Unidos e investigaciones periodísticas en El Salvador han revelado que Romero fue asesinado por un escuadrón de la muerte financiado por la derecha salvadoreña y liderado por Roberto d´Aubuisson, fundador de Arena.

En una entrevista concedida a esta revista en 2015, Vincenzo Paglia, el sacerdote italiano encargado del proceso de beatificación de Romero, aseguró que hubo muchas presiones políticas para descarrilarlo. “Un clima polarizado en el interior que veía también a obispos divididos entre ellos, que veía conflictos a veces armados, con el tema muy delicado de la teología de la liberación… Todo esto hacía que la causa fuera una pequeña barca en medio de una terrible tempestad”, dijo.

Cuando el argentino Jorge Bergoglio asumió el papado con el nombre de Francisco, el proceso de Romero, obstaculizado hasta entonces, volvió a avanzar. Finalmente, el religioso fue beatificado en una ceremonia oficial realizada el 23 de mayo de 2015 en San Salvador y presidida por el cardenal Amato.

Share this...

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.