324 Vistas |  Like

Tomb Raider: Alicia Vikander y un ‘lifting’ para Lara Croft

El ‘reboot’ de la primera película de acción de la ganadora del Oscar como mejor actriz de reparto por La chica danesa, nos deja a una heroína más joven, más humana, menos voluptuosa que la encarnada por Angelina Jolie, un poco más vulnerable, pero con el corazón de (John) Rambo —de Sylvester Stallone— o el John McClane —de Bruce Willis— en Duro de Matar.


Después del ‘reboot’ de Spider-Man: Homecoming, dirigida por Jon Watts y protagonizada por Tom Holland —quien 2017 da vida a un Peter Parker “teenager”—, no pude dejar de razonar en una nueva tendencia del cine de ciencia ficción y aventura: hacer de los personajes inspirados en los cómics como en los videojuegos más jóvenes. En otras palabras, rejuvenecerlos a partir de su origen, reinventarlos más niños y crear mayor empatía con el mercado de adolescentes ansiosos de encarnar personajes clásicos pero vigentes.

Es el caso del Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft (2018), de Alicia Vikander, quien le dio un significativo ‘lifting’ al personaje que popularizó en el cine Angelina Jolie, en Lara Croft: Tomb Raider (2001) y Lara Croft, Tomb Raider: La cuna de la vida (2003), convirtiendo a la heroína de los videojuegos en un “retoño” de la personificación de inicios de este siglo.

No es que la nueva Crotf sea una niña, pero tampoco es la mujer que nos dejó en el ideario el personaje de Jolie, más voluptuoso, armada y capaz de vencer a seres sacados de las sombras y las tumbas de la pirámides más recónditas del planeta. Casi la versión femenina de un Chuck Norris inmortal.

La Lara Croft de Vikander es más vulnerable y humana, y quizá hasta un poco alejada del personaje del videojuego, comenzando porque dejó los pantalones cortos, y se centró en la historia de una chica que después de descifrar los manuscritos de su aventurero y millonario progenitor se embarca a una isla perdida en el Pacífico. Sin embargo, esa vulnerabilidad se va perdiendo cuando, en una mezcla de Indiana Jones, Rambo y John McClane, enfrenta a unos mercenarios que han destruido la confianza y la mente de su padre, a quien le da una lección de valentía, llevándolo a recuperar la inspiración para terminar la historia que está ligada a la superstición y siempre en la eterna lucha del bien contra el mal para proteger a la humanidad.

Pese a su menuda apariencia, esta Lara Croft es capaz de reducir a un sicario con una llave digna de las artes marciales mixtas, lanzar flechas como lo hizo el legendario Guillermo Tell, y aún así, seguir inspirando ternura, en una historia bien estructurada y que podría ser hasta predecible, pero tiene un giro repentino que es agradable en este tipo de filmes de aventura y ciencia ficción.

El argumento es sólido. No es el de una película existencial, pero sí presenta un planteamiento lógico que en nada afecta la consecutiva vorágine de violencia, no tan explícita en películas de este género. La cinta nos lleva a un clímax razonable en el que se ve envuelta una persona en circunstancias extraordinarias.

La película del noruego Roar Uthaug –primera en este apartado de acción– es limpia y bella en algunos parajes de su fotografía; y aunque trastabilla con mínimos excesos en escenas irreales, éstos son superados con los desafíos de los rompecabezas arqueológicos que ponen a prueba la inteligencia por encima de la fuerza.

Los expertos en el videojuego sostienen que esta reconversión del personaje de la cinta Uthaug proviene de la reinvención en 2013 del juego lanzado en los años noventa; opinan que es más fiel que el de Jolie, y con certeza puedo asegurar que hay tramos en los que piensas que estás controlando al personaje dentro del videojuego.

Con todo lo anterior, sólo tengo un detalle que no me terminó de dar confianza en cuanto al futuro de una continuidad impoluta: el uso de las armas, y los disparos a dos armas que no se vieron, pero que están por venir y que es casi un hecho por los elementos que desencadena la historia que promete y puede colocar a la niñas ante un fenómeno de modelo de heroína más digna que las barbies superficiales y plásticas de poquitas neuronas que no les permite ver un panorama en el que las mujeres también pueden salvar al mundo.

FICHA TÉCNICA

TOMB RAIDER
Género: Acción, ciencia ficción.
País: Estados Unidos, Reino Unido
Año: 2018
Duración: 1 hora 58 minutos
Director: Roar Uthaug
Reparto: Alicia Vikander, Dominic West, Walton Goggins

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Cine