2961 Vistas |  4

“To Pimp a Butterfly”: el clásico instantáneo de Kendrick Lamar

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

La industria musical vive una crisis, sobre todo el circuito comercial: no logra hitos. Me refiero a álbumes completos, porque sencillos pegajosos nunca faltan. Y sí, hay muchos discos “buenos”, “bonitos”, pero cada vez son menos los que nos vuelan los sesos y no podemos dejar de oír. Esa experiencia de asombrarse ante una nueva producción la he vivido, en los últimos años, gracias al hip hop. Cito ejemplos: “1977” de Ana Tijoux (2009), “Maya” de M.I.A. (2010), “Goblin” de Tyler, The Creator (2011), “Good Kid, M.A.A.D City” de Kendrick Lamar (2012), “Yeezus” de Kanye West (2012) y “…And Then You Shoot Your Cousin” de The Roots (2014). Este recién iniciado pero veloz 2015 me ha regalado una nueva adicción: “To Pimp a Butterfly”.

Puedes escuchar el disco en Spotify mientras lees esta reseña.

Acá Kendrick Lamar provoca lo que Ana Tijoux describió muy bien en su fanpage de Facebook:

“Siento que vamos a desayunar, almorzar y cenar, hacer colaciones, tareas, conversar, acostarnos y levantarnos para volver a desayunar al son de Kendrick Lamar en casa!

Discazo “To pimp a butterfly!” BOMB!!!!”

– Ana Tijoux

La mayoría conocimos a Lamar en 2012. Los más under en 2011, con “Section.80”. Como sea, el chico originario de Los Ángeles ha hecho mucho ruido y no es para menos, realmente tiene talento. Detrás de su nuevo larga duración hay muchos personajes de renombre, pero me quiero referir al director ejecutivo: Dr. Dre, una institución del hip hop, no solo por su destacable e histórico legado como rapero, sino por los discos que ha producido.

Desde álbumes de N.W.A., Snoop Dogg y sus propios trabajos como solista, hasta Eminem, Dre ha demostrado entender muy bien cómo hacer discos que hagan gala del buen gusto musical y que sus piezas funcionen, para el escucha atento, como una buena revista, cuyas partes pueden apreciarse bien por separado, pero juntas se disfrutan más.

Dejarnos llevar por el “To Pimp a Butterfly” es igual de interesante y gratificante que escuchar los clásicos “The Chronic” o “Doggystyle”. Pistas ordenadas magistralmente y con las transiciones necesarias. Por momentos Lamar también nos recuerda a 2Pac, de quien se declara seguidor. 2Pac hará su “aparición” para el cierre. Todo esto en una fina cama musical con guiños permanentes al jazz y el funk.

Dicho esto intentaré describir los cortes de este álbum. Nos recibe un sampler de Boris Gardiner que repite “Every nigger is a star” para cortar con un provocativo “Hit me!” (golpéame), en “Wesley’s Theory”. Sigue un interludio llamado “For free?”, donde escuchamos una divertida discusión donde Lamar va acelerando su rapeado al mismo tiempo que la música.

En “King Kunta”, el nombre Kunta Kinte (un esclavo del siglo XVIII) es usado como contraste para resaltar a las clases oprimidas. La crítica social continúa en “Institutionalized”. En esta canción también participan Bilal, Anna Wise y Snoop Dogg.

Si las paredes (¿vaginales?) pudieran hablar, ¿qué dirían? Lamar lo discute en “These Walls”, donde también participan Bilal, Anna Wise & Thundercat.

La sexta pista quizá sea una de las más interesantes del álbum, acá Lamar nuevamente tiene una base jazz y dos momentos vocales, uno violento y otro melancólico. Divididos por un sampler de una mujer tocando una puerta y diciendo: “¡Abre la puerta! ¡Abre la puerta tengo que limpiar el cuarto! ¡Es que no hay mucho tiempo, tengo que limpiar el cuarto!”. Posterior al golpe existencial sigue un toque optimista en “Alright”, producida por alguien que sabe de felicidad: Pharrell Williams.

Llegamos al segundo interludio del álbum, “For Sale?”, ahí conocemos a Lucy (Lucifer) e inicia una temática que abordará en varias canciones. Lucy intenta tomar el alma de Lamar en “Momma”. Acto seguido nos habla sobre su crecimiento con un estilo libre en “Hood Politics”, para luego liberarse de Lucy y Uncle Sam en “How Much a Dollar Cost?”.

La crítica social nuevamente dice presente en “Complexion (A Zulu Love)”, una canción sobre el racismo y el amor a las raíces. Desde otro enfoque y forma continuará esta crítica en el poderoso tema “The Blacker the Berry” y en “You Ain’t Gotta Lie (Momma Said)”. Sigue una nueva versión del primer single que conocimos de este álbum, “i”.

El gran cierre es “Mortal Man”, una pista de más de 12 minutos. Inspirada en su viaje a Sudafrica, habla de grandes líderes como Nelson Mandela y Martin Luther King. También “entrevista” a Tupac Shakur. Finalmente se reconoce heredero de estos y otros grandes líderes, como Malcolm X.

Por cierto, si esa entrevista se hubiese dado hubiera sido como en esta caricatura.

Kendrick Tupac

Juego de tronos entre Tupac Shakur y el pequeño Kendrick Lamar.

¿Será Kendrick Lamar el nuevo Tupac Shakur? Creo que aún es muy temprano para responderlo, pero no hay duda que desde ya podemos llamar a “To Pimp a Butterfly” un clásico del hip hop.

Gerson Vichez es un comunicador y consumidor de muchas series de televisión. Conduce y produce el programa radiofónico El Espacio y escribe reseñas musicales para Factum. Encuéntralo en Twitter.

Gerson Vichez es un comunicador y consumidor de música empedernido. Conduce y produce el programa radiofónico El Espacio y escribe reseñas musicales para Factum. Encuéntralo en Twitter.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit