976 Vistas |  2

‘The Haunting of Hill House’: drama y pavor en la danza del tiempo

Share this...

Strangers Things tenía a los años setenta y a los niños. También tenía escenas de suspenso y un buen universo paranormal. Sin embargo, le faltaba un tipo de drama que solamente los adultos pueden vivir. Eso es The Haunting of  Hill House, la nueva serie de Netflix.


The Haunting of Hill House es una serie que se ha vuelto la sensación de octubre para Netflix, el gigante del streaming que nos ha tirado un catálogo monstruoso de películas de miedo con Netflix and Chills, Halloween Edition.

He decidido escribir esto sin spoilearles la diversión de disfrutar una serie que es más disfrutable si uno ignora la repetición incesante de jumpscares y diálogos malos que, gracias a un elenco decente, logra sobrellevarse. Para hablarles de The Haunting of Hill House (HHH), tendrán que saber que decidí sumergirme al universo del terror de la mejor manera posible: verla de noche y con audífonos; tapando mi boca para no despertar a los que ya dormían y escuchando cada sonido como si los personajes estuvieran a mi lado.

HHH se convirtió en un challenge. Con esta mentalidad implantada, cualquier intento de bingewatch sería en vano, así que decidí concentrarme en cada episodio. De esta manera logré entrar al mundo que nos propone el creador de la serie, Mike Flanagan (Oculus, Before I Wake), un mundo en el que hay una pizca de paranormal y muchos dramas familiares.

Mucha gente ya conocía la historia. Habían leído la novela de Shirley Jackson de 1959 o habían visto The Haunting, una pésima película que fue la reencarnación de la adaptación original de 1963, de Robert Wise. No obstante, para mí, este era un universo completamente nuevo y lo entendí justo como lo que Netflix busca: una serie que te enganche a verla durante la presente temporada temática de Halloween.

Ponerle atención a HHH es algo fundamental, ya que no cuenta la historia de manera lineal. Uno tiene que ver toda la serie para ir descubriendo lo qué ocurrió en el pasado y qué es lo que les está sucediendo a los protagonistas en el presente. Este juego de tiempos genera que el desarrollo de personajes sea único. Un dotado arsenal de flashbacks es utilizado para explicarnos las relaciones de una familia disfuncional: Los Crain.

Les vemos en el pasado, en los tiempos en los que Hugh, Olivia Crain  y sus cinco hijos vivían en la enorme casa, mientras pensaban en remodelarla y venderla. Luego, en el presente encontramos a la familia postrauma, intentando lidiar a su manera con la tragedia y las consecuencias de lo vivido.

Al principio, la cantidad de personajes me tenía algo confundido y estresado. Hay muchos cabos sueltos que se van atando poco a poco. Sin embargo, el ida y vuelta también nos permite ver cómo Steven, Shirley, Luke, Theodora y Nell Crain pasan de ser niños alegres y compasivos a tornarse personas disfuncionales que se han aislado, que se retraen de las emociones o que han sido vencidos por las adicciones.

The Haunting of Hill House es una serie donde no pueden faltar los jumpscares y el gore en algunas escenas, pero lo que la hace especial es su trabajo en el terror psicológico y las escenas largas de suspenso, un escenario en donde es imposible no mirar hacia otro lado. 

El resultado es un híbrido de terror, suspenso y drama familiar que se parece muy poco a otras historias dentro del género. Se trata de una serie que se maneja en lo inesperado, una serie que te mantiene al borde de las lágrimas con un drama familiar y a la vez te arranca alaridos de pavor.


*Bonus: El episodio 6 hace que toda la serie vale la pena. La cámara hace un baile por toda la casa. Es una coreografía perfecta que te deja pensando cómo demonios lograron hacer eso. Aquí se los dejo, para que lo disfruten.

Share this...

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.