Hacia una diplomacia del Siglo XXI

Seria loable que los representantes de los Estados Unidos en nuestro país cambien su actuar hacia uno de mayor respeto al país anfitrión, especialmente, de respeto a los principios de soberanía y no injerencia en asuntos nacionales.

Adiós, Taiwán

El Salvador no tiene que ‘pagar el pato’ de las disputas comerciales entre China y Estados Unidos. Ni está bien que éste último se desquite con el más débil del planeta porque está perdiendo el control de su patio trasero.