Extrañas voces

Corrían los últimos días de 1988. Yo vivía en Santa Tecla. Caminaba…