Caricaturas de Torquemada

Hay funcionarios e hipócritas defensores de la fe que siguen sin entender algo bien simple: en democracia decide el soberano, el individuo que al igual que por quién votar tiene toda la libertad de escoger qué ve, qué escucha y qué lee.