5341 Vistas |  2

‘Rogue One’, Donald Trump y los lテュmites de la resistencia liberal

Share this...

Durante las vacaciones reciテゥn pasadas, tuve la oportunidad de redactar una reflexiテウn en el marco del 25 aniversario de los Acuerdos de Paz en El Salvador. En el transcurso de la investigaciテウn que realicテゥ para prepararlo, terminテゥ leyendo un poco sobre diferentes estrategias guerrilleras que se han utilizado en diversos conflictos anti-imperialistas.

Aprendテュ, por ejemplo, que la doctrina maoテュsta implica la liberaciテウn de territorio estratテゥgico en el campo para rodear las ciudades, a diferencia de la que implementテウ el FMLN, que coordinaba entre comandos urbanos y frentes rurales; o el caso del foquismo, inspirado por el Che Guevara, que propone la acciテウn de una vanguardia pequeテアa para impulsar la insurrecciテウn masiva.

Con este conocimiento superficial reciテゥn-adquirido, fui a ver la nueva pelテュcula de la franquicia de Star Wars. Debo confesar, quedテゥ decepcionada.

No me interesa provocar un debate con los aficionados militantes sobre la validez de la rebeliテウn en sus mテコltiples expresiones histテウricas a lo largo de la saga hollywoodense: no pretendo ser una especialista de Estar Guars;ツy humildemente, les pido perdテウn anticipadamente por cualquier transgresiテウn cometida por ignorancia.

Pero permテュtanme decir:

Sテウlo los gringos podrテュamos concebir esta supuesta resistencia insurgente.

La operaciテウn guerrillera que se relata en Rogue One surge de manera casi espontテ。nea. Las instrucciones de batalla se limitan a un par de frases antes de saltar de la nave. La unidad militar estテ。 compuesta de unas docenas de ejテゥrcitos de uno 窶盃n colectivo de hテゥroes extraordinarios que actテコa de manera individual para lograr los objetivos de la ofensiva窶.

Pero mテ。s 窶芭ucho mテ。s alarmante窶 es que la resistencia no tiene ideologテュa. La rebeliテウn tiene un enemigo claro, pero no tiene proyecto propio. Los personajes hablan de su creencia en 窶徑a causa窶, pero ツソquテゥ causa es la que proponen que conmueve a tantos soldados comprometidos a sacrificarse tan espectacularmente? En la pelテュcula, la causa se limita a unas palabras clichテゥs vacテュas que supuestamente son suficientes para inspirar a generaciones a luchar. 窶廢speranza窶, dice la estimada princesa al final de la pelテュcula. ツソEsperanza en quテゥ?

Realmente, mi crテュtica no es con Star Wars como テゥpica ficticia, sino con el discurso neoliberal de resistencia que el espectテ。culo propone, porque me parece una reflexiテウn peligrosa del estado de conciencia actual en la cultura dominante estadounidense.

En la imaginaciテウn liberal que Hollywood proyecta, las resistencias son luchas solitarias realizadas por individuos carismテ。ticos a travテゥs de gestos grandiosos. La aspiraciテウn colectiva que concientiza y moviliza una masa crテュtica se ausenta, igual que el trabajo organizativo de base que lo debe acompaテアar.

Despuテゥs de fracasar en todo proyecto contrainsurgente 窶播esde Vietnam hasta Iraq窶, quizテ。s no debe sorprender que nuestra insurgencia ficticia favorita sea una farsa. El problema radica, en parte, en que Estados Unidos siempre se imagina al lado del desvalido, mientras actテコa como agresor. El paテュs se construyテウ por genocidio y esclavitud, pero su discurso fundacional es de independencia y libertad. ツソQuテゥ mejor ejemplo que la guerra en El Salvador, en la que el gobierno norteamericano financiテウ un rテゥgimen militar represivo y sanguinario en el nombre de la democracia?


El curioso imaginario estadounidense se identifica con las resistencias en la pantalla de sus fantasテュas y con el imperio en el teatro de su polテュtica.


Mientras El Salvador celebra el fin de la guerra civil y la transformaciテウn de su insurgencia en partido polテュtico, Estados Unidos estテ。 por entrar a un perテュodo oscuro.

Donald Trump, el presidente electo sin el voto popular por el curioso sistema 窶彭emocrテ。tico窶 estadounidense, ha propuesto el gabinete mテ。s rico en la historia del paテュs y con el mayor nテコmero de generales militares desde la segunda guerra mundial. Hoy muchos hablan de resistencia. Algunos, como los manifestantes que estテ。n interrumpiendo las audiencias de confirmaciテウn de los candidatos al gabinete en el congreso, estテ。n demostrando su compromiso de enfrentar a este nuevo gobierno oligテ。rquico-militar. Sin embargo, para cierta poblaciテウn liberal demテウcrata, parece que el discurso de Meryl Streep en la ceremonia de los Golden Globes constituye su paradigma de lucha.

Este sector se escandaliza mテ。s por las palabras groseras de Trump que por los civiles asesinados por los drones de Obama. Se indigna por la posibilidad de una intervenciテウn rusa en las elecciones estadounidenses, pero ignora la historia sangrienta de golpes de Estado e injerencia norteamericana contra democracias del tercer mundo. Para ellos, el uso del hashtag #resistence en Twitter serテ。 su acto mテ。s radical.

La historia salvadoreテアa nos enseテアa que las resistencias se construyen y ejercen de manera colectiva, organizada, con una visiテウn compartida de la sociedad que queremos construir juntos. Se hacen a travテゥs de movimientos, no de monテウlogos.

Si quieren construir una oposiciテウn seria al gobierno Trump, los liberales estadounidenses tendrテ。n que enfrentar su verdadero ser. Para pasar a la rebeliテウn, primero tendrテ。n que reconocer que ellos mismo son El Imperio.


*Puedes contactar a Hilary Goodfriend en su cuenta de Twitter.

Share this...

ツソTE HA GUSTADO EL ARTテ垢ULO?

Suscrテュbete al boletテュn y recibe cada semana los contenidos en tu email.