“En sus bolsillos había juguetes. ¿Qué hacían esos niños asesinados allí?”

15851 Vistas |  3
Share this...

Video y fotos FACTUM/Gerson Nájera Portillo

La evidencia física, validada por los métodos científicos, es irrefutable. Es mucho más pesada que cualquier relato. Que cualquier coartada. En el caserío El Mozote de Morazán y en sus alrededores fueron asesinadas casi 1,000 personas entre el 10 y el 14 de diciembre de 1981. Los autores: soldados de la Fuerza Armada de El Salvador, entre ellos los del Batallón de Infantería y Reacción Inmediata Atlacatl, comandados por el teniente coronel Domingo Monterrosa. La mayoría de los masacrados fueron niñas, niños y mujeres. Los mataron con fusiles M-16, con balas fabricadas para el gobierno de Estados Unidos en Lake City, Missouri.

Las antropólogas Patricia Bernardi, Mercedes Doretti y Silvana Turner, del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), ayudaron a exhumar los restos de las víctimas de El Mozote y elaboraron informes entre 1992 y 2004 sobre los registros forenses de una de las más grandes masacres de la historia reciente de Latinoamérica. Ellas regresaron a El Salvador la semana anterior para dar sus aportes en el juicio que se lleva a cabo contra 18 militares acusados de la masacre de El Mozote y lugares aledaños.

Uno a uno, los argumentos de los abogados defensores de los militares se fueron cayendo ante la contundencia de las evidencias. No se trató de guerrilleros que murieron en un enfrentamiento: alrededor de los restos no se encontraron armas. Tampoco era un cementerio guerrillero clandestino: todas las osamentas pertenecían a un mismo evento y había cientos de fragmentos de munición e impactos de bala en el suelo. Y en el caso de los niños, no pudo tratarse de samuelitos, niños que armó la guerrilla del FMLN durante la guerra: las antropólogas descubrieron esqueletos de niños de uno, dos, tres, cuatro años de edad. En los bolsillos de sus ropas no había balas. Había juguetes.

Bernardi, Doretti y Turner aceptaron esta entrevista con Revista Factum y dejaron que pudiéramos ver, a través de su experiencia, cómo fue desenterrar la historia de esta masacre.

Share this...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

1 Responses to ““En sus bolsillos había juguetes. ¿Qué hacían esos niños asesinados allí?””

  • Se ha documentado y escrito una página mas de la enorme historia de terror que ha sido El Salvador en los últimos 30-40 años. El poder de unos cuantos ejercido por medio de las instituciones del estado en contra de las mayorías desarmadas de todo, inclusive de sus derechos. Una larga cadena de ilegalidades, asesinatos desde individuales hasta colectivos, atentados de todo tipo, violaciones, sufrimientos, dolor ejercido por el estado, sus instituciones, sus funcionarios, sus agentes. Un largo e interminable desfile de impunidad, perdones presidenciales, leyes de amnistia, refugios militares y judiciales en favor de unos cuantos en contra de los muchos. Incluyendo como menos doloroso el saqueo sistemático, contínuo e invisible del presupuesto general de la nación con las privatizaciones de todo tipo incluídas. El silencio oficial junto a la negligencia dominante se pone a la par del silencio privado mediático existente, uno compite con el otro para quedarse mas callado sobre todos estos hechos, que ha dejado pasar el tiempo, que ha ignorado las reglas básicas de la justicia nacional y que pretende burlarse de las condenas internacionales que han llegado en su momento. Cualquier novela de terror se queda en escrito cómico cuando se hace un repaso por esa historia nacional que apenas comienza a conocerse. Que más se puede hacer contra este pueblo, contra éste país, que falta por saber, que falta por sufrir ?