5072 Vistas |  4

Prテウlogo de Arca de Olvidos, de Ricardo Lindo

Share this...

Texto que prologa el libro de cuentos Arca de Olvidos, de Ricardo Lindo, publicado por la Direcciテウn de Publicaciones e Impresos en 1998. La autora es doctora en Lingテシテュstica y acadテゥmica de nテコmero de la Academia Salvadoreテアa de la Lengua.

Foto principal:ツJosテゥ Carlos Reyes/FACTUM

En uno de sus poemas (en El Seテアor de la casa del tiempo, 1988) revela Ricardo Lindo que, de niテアo, querテュa ser テ。ngel para volar y querテュa tambiテゥn ser un mago para crear.ツ Pero, no pudo ceテアirse las alas de papel que usarテュa su hermana en una velada; tampoco pudo ganarse la varita mテ。gica que regalテウ su tテュo que hacテュa actos de magia. Como en los cuentos, en alguna forma, sus sueテアos se hicieron realidad: volar y crear con las alas de la imaginaciテウn y de los sueテアos: 窶廛e tal modo, optテゥ por dedicarme a la poesテュa, que era una forma de hablar de las cosas que yo amaba, aunque no pudiera crearlas y volar窶.

Ricardo publicテウ su primer verso en Chile, en la revista del colegio donde estudiaba, cuando tenテュa alrededor de 10 aテアos. Su padre, el escritor Hugo Lindo, ejercテュa entonces la diplomacia y fue representante de El Salvador en varios paテュses de Amテゥrica del Sur y Europa, en los cuales estuvo acompaテアado por su esposa y sus hijos. Ricardo llegテウ a Chile con apenas 6 aテアos, y a los doce partiテウ con su familia a Colombia, donde permaneciテウ poco menos de dos aテアos. A su regreso aツ El Salvador, estudiテウ un aテアo en el colegio Santa Cecilia y terminテウツsu bachillerato en el Externado San Josテゥ. Posteriormente, estudiテウ en Espaテアa filosofテュa y letras, ademテ。s de realizar estudios de publicidad aconsejado por su padre quien, comoツ escritor, sabテュa muyツ bien que, en nuestro paテュs, no podrテュa subsistir solamente con las letras sino que necesitarテュa otro oficio. Completテウ sus estudios; sin embargo, la publicidad no le producテュa mayor entusiasmo yツ viajテウ a Francia para estudiar psicologテュa en La Sorbonne. Poco despuテゥs de completar estos estudios, continuテウ y completテウ, en la citada universidad francesa, su interrumpida carrera de Letras. Durante su estadテュa en Francia, trabajテウ durante un tiempo como Agregado Cultural en la Embajada de El Salvador y, posteriormente, en el Consulado de El Salvador en Suiza.

Podemos atisbar su mundo familiar a travテゥs de la lectura de sus obras: su madre,ツ doテアa Carmen Fuentes de Lindo, seテアora de refinada cultura, es la persona recurrente en los poemas de Ricardo Lindo, como tambiテゥn en algunas de sus mテ。s entraテアables dedicatorias. Segundo de siete hermanos, estos estテ。n siempre presentes,ツen alguna forma, ツen sus libros, en dedicatorias, reminiscencias, reconocimientos por datos aportados, agradecimientos por el regalo de material pertinente para su investigaciテウn… Sus sobrinos son los destinatarios principales de los Cuentos del mar, cuentos infantiles publicados en 1987.

A pesar deツツsu aspecto de profetaツ ツ窶錨elgado y con barba blanca窶,ツRicardoツ Lindo esツ unツescritor joven; de hecho,ツel mテ。s joven de los escritores vivos que forman parte de esta Biblioteca Bテ。sica.ツ Nacido en 1947, Ricardo no es un escritor novel: este aテアo se cumplen treinta desde que escribieraツツsu primer libro, en 1968,ツ un conjunto de cuentos que, bajo el tテュtulo XXX Cuentos publicテウ la Direcciテウn de Publicaciones en 1970. Su tテュtulo fue malinterpretado comoツ 窶徼reinta cuentos窶; no obstante, al ver el テュndice o, mejor aテコn, alツ leer el libro, se advierte que Equis, equis, equis es el nombre de un agente secreto, protagonista de varios de los relatos que integran la obra.

Los cuentos de Ricardo Lindo en este primer libro destilan un humor adulto e infantil,ツ maduro y travieso, como en las obras de Lewis Carrol o Julio Cortテ。zar. Devela al creador que sabe reテュr de sテュ mismo, aunque no de su oficio. El libro, que comienza con un 窶彷also prテウlogo窶, termina con esta sentencia: 窶慊。Ay de aquel que habiendo leテュdo este libro, lo haya comprendido!ツ ツ。Serテ。 claro signo de que los libros antropテウfagos lo devorarテ。n!窶 Intercala entre los capテュtulos de uno de los cuentos, entreactos sin relaciテウnツ con el cuento principal: desconcertantes avisos clasificados o lecciones para aprender a leer y escribir, notas sociales o versos de otros poetas.

En 1972,ツ Lindo escribe Rara avis in terra, poema en prosa publicado bajo el seudテウnimo de Ricardo Jesurum.ツ Dice Ricardo Lindo:ツツ窶廱esurum debiテウ ser mi apellido, pero el bisabuelo lo hizo perderse pues firmaba Alfredo J. Lindo. Es posible, sin embargo, que en vez de un apellido se tratase de un apelativo tribal窶.

Sus libros de versos Jardines, (1981, 2ツェ ediciテウn, 1983 yツ Las monedas bajo la lluvia (1985)ツ han sido publicados con dibujos de Salvador Choussy.ツ A estos,ツ siguiテウ un libro de historia y crテュtica de arte La pintura en El Salvador, (Direcciテウn de Publicaciones, 1986). Las pテ。ginas mテ。s valiosas de este libro son, probablemente, aquellas sobre el arte prehispテ。nico; por cuanto conllevan deツツinvestigaciテウn e interpretaciテウn de un material que no estテ。 a disposiciテウn de todoツツ pテコblico. Por su parte, la historia, descripciテウn y valoraciテウn de la obra de pintores antiguos y contemporテ。neos, aunque no es muy extensa, ofrece una visiテウn bastante completa de las diversas influencias, internas o debidas a avances tecnolテウgicos, como la fotografテュa,ツ que afectan a los artistasツ y a la pintura. Respecto al lenguaje, todas sus pテ。ginas estテ。n impregnadas de poesテュa. Asテュ, cuando escribe sobre la cerテ。mica prehispテ。nica: 窶廰entas crecen las piedras hacia la luna llevando en su seno, como madres indテュgenas viejas y fuertes, una carga de signos窶, o cuando nos habla de los niテアos en la obra de Negra テ〕varez: 窶廸o se muevenツ manos ni sus pies, y sus rostros pequeテアos sテウlo nos interrogan.ツ La tela tiene un sabor terrestre de cosa que el tiempo ha suavizado.ツ Y esos ojos no tienen sueテアos.ツ Despojados en su mundo de latas y trapos viejos, de basura y tristeza, ostentan sin saberlo el reproche del que aテコn no ha renunciado a todo, una muda expresiテウn en la tela deshilachada窶.

En 1988, publicテウ en Guatemala el libro de poemas El Seテアor de la casa del tiempo, con ilustraciones de Zipacnテ。 de Leテウn. Un aテアo despuテゥs, escribeツlos textos del libro de mテ。scarasツ Morerテュa de papel, del pintor guatemalteco Guillermo Grajeda Mena.

Ricardo Lindoツ ha escrito, ademテ。s, El esplendor de la aldea de arcilla (1991),ツ notas sobre teatro popular en El Salvador, con dibujos de Roberto Huezo, y ツLas estrellas y las piedras, (1992), notas sobre petrograbados del lago de Gテシija, en colaboraciテウn con Edgardo Quijano.

La novela Tierra (1992) es, hasta ahora,ツ su obra queツ ha causado mayor impacto, nacional e internacionalmente, y ツha merecido estudios y comentarios de varios crテュticos literarios y profesores universitarios de literatura.

Tierra es el canto del encuentro aテコn no realizado;ツ la bテコsqueda de la identidad ante dos corrientes que luchan a su vez por la mutua destrucciテウn y por la fusiテウn total. El salvadoreテアo Rafael Lara Martテュnez la sintetiza asテュ: 窶彈…] Tierra es una novela fascinante tanto por la delicada textura poテゥtica de su composiciテウn formal, como por su proyecto deツ rescate de la otra voz.ツ Es historia en el sentido rulfeano [de Juan Rulfo]ツ de restauraciテウn de la voz de los muertos.ツ Es confluencia poテゥtica de voces, segテコn la terminologテュa lezameana [de Lezama Lima] de restituciテウn deツ la otra palabra. Es geografテュa en su proyecto mテュstico panteテュsta de deificaciテウn del paisaje cuzcatleco.ツ Por テコltimo, es antropologテュa al establecer un diテ。logo de culturas y dotarse de un hondo indigenismo; es en fin etnografテュa poテゥtica al convocar, en el espacio utテウpico y experimental de la escritura novelesca, el collage resquebrajado de nuestro complejo mestizaje cultural窶.

En ツestaツツnovela de relaciテウn histテウrica, a laツpar que de reinterpretaciテウn, Lindo,ツ ademテ。s de fabular la conquista y ocupaciテウn del paテュs, nos presentaツ en su primera parte aツun Pedro de Alvarado que deambulaツ por las tierras conquistadas hace mテ。s de cuatro siglos, pidiendo perdテウn a los indios a quienes maltratテウ. La segunda parte del libro recoge leyendas y tradiciones indテュgenas, en una existencia anterior a la conquista.ツ Al final, en un epテュlogo doloroso,ツse duele de su paテュs en guerra, del olvido del pasado y de la depredaciテウn de las zonas prehispテ。nicas. Enツ palabras de la crテュtica espaテアola Campeny-Queralt,ツTierra ツesツ 窶彈…] a la vez novela, crテウnica histテウrica, poema テゥpico y relato personal.ツ Con lenguaje poテゥtico, el autor va tejiendo la fテ。bula de los orテュgenes de su paテュs窶.

Ademテ。s del valor estテゥtico-literario intrテュnseco de la obra, la producciテウn reciente de Lindo tiene el mテゥrito de trabajar seriamente por el rescate de la identidad desde el reconocimiento del mestizaje con la asunciテウn plena de su significado, en cuanto a la fusiテウn de culturas, sin la negaciテウn arbitraria de las huellas de alguno de sus elementos.

Arca de los olvidos es una antologテュa narrativa compuesta por algunos de sus primeros cuentos; otros, escritos y publicados en fechas mテ。s recientes y unos mテ。s, inテゥditos. Con este libro, se incorpora Ricardo Lindo a la tercera colecciテウn de la Biblioteca Bテ。sica de Literatura Salvadoreテアa y con esto se da el caso, insテウlito en nuestro paテュs, de que padre e hijo formen parte del grupo de autores cimeros.

El primer cuento 窶廰a ciudad y un fテウsforo窶 es un cuento acabado, con apenas onceツ lテュneas,ツ y es una muestra de lo que podemos encontrar en sus primeras narraciones: un mundo a veces absurdo, con frecuencia paradテウjico, en ocasiones mテ。gico. Siempre sorprendente y cautivador.ツ Nueve cuentos mテ。s de su primer libro completan la visiテウn de estos primeros aテアos.ツ Con la mayor naturalidad y con una sintaxis muy cuidada, pero empleando sテュmiles cuando menos inusuales, describe a susツ personajes.ツ Asテュ, enツ 窶廢l ojo de la cerradura窶: 窶廰a niテアa era tranquila y luminosa como papel celofテ。n.ツ El niテアo, reflexivo, como una cuartilla en blanco sobre un escritorio.ツ En el inmenso jardテュn seテアorial paseaban recitando a Horacio.ツ Actuaban con el ritmo suave y severo de un endecasテュlabo, y jugaban a veces en la cocina, sin aproximarse al fuego窶.

De 1972,ツツ 窶廸aipe de la sirena窶 es la historia del amor no correspondido de un pescador por una sirena. Contiene elementos mテ。gicos y muestras del humor de sus primeros cuentos, cuando puede contar con toda naturalidad queツ 窶弑na sirena colgテウ a secar su テコnica media窶.

窶弃or huevos o por candelas窶,ツ escrito en 1990, tiene como protagonista a Justo Armas, un misterioso personaje elegantemente vestido, pero siempre descalzo, que viviテウ en nuestra capital durante la primera mitad de este siglo. Afloran aquテュ otros aspectos y otros sentimientos del escritor: su conocimiento del entorno y de la historia; sus reflexiones sobre el ser humano y su capacidad para describir conツ pocas palabras. Hay, ademテ。s, un fino sentido del humor que no le abandona. Asテュ, los rasgos mテ。s caracterテュsticos de la personalidad de don Justo, lo resume de la siguiente manera: 窶廢ra igual en su trato con un cテウnsul que con un lustrabotas, del cual, por otra parte, no necesitaba窶.ツ Otro cuento de esta primera parte,ツ 窶廸oche de tテュteres窶, revela al escritor maduro que ha aprendido a volar en el tiempo y el espacio y, con profunda sensibilidad, sabe captar y expresar los sentimientos nobles o rastreros que se esconden tras una apariencia.ツ La escueta dedicatoria a un amigo desaparecido en la guerra se vuelve entraテアable al terminar la lectura del cuento. Con respecto al lenguaje,ツ Ricardo dibuja el paisaje con la brocha de su prosa poテゥtica: un amate 窶徘rotege窶 los cuadros con su follaje; las aguas, 窶彡onmovidas窶 por la luz van del verde hacia el violeta.

Los nueve relatos reunidos como 窶廛iversos窶 tienen en comテコn 窶播ice el autor窶閉 窶彳l haber salido de una misma pluma y el corresponder a las mismas obsesiones窶.ツ En efecto, tenemos en estos cuentos algunos de los temas que ya conocemos y otros que se desarrollan en sus テコltimas obras: la bテコsqueda de sus raテュces en la historia indテュgena, en la relectura del descubrimiento y la conquista, en la tradiciテウn judeocristiana. Es evidente el cambio entre los primeros cuentosツ yツ aquellos de mテ。s reciente creaciテウn, como algunos de la segunda parte de este volumen. En los primeros, el lenguaje es mテ。s directo yツ los relatos tienen mayor fluidez, en tanto en narraciones posteriores, como 窶廢l almirante窶,ツ 窶廢l hijo de la mandrテ。gora窶, 窶廢l corazテウn del acantilado窶 el poeta se deleita en la recreaciテウn de los ambientes y en el perfil interno de los personajes.ツ En ocasiones, el lenguaje de estos relatos histテウricos o histテウrico-fabulados, evoca el cantar de los poetas clテ。sicos o sugiere reminiscencias de los libros de las Escrituras.

窶彜u amor lo persiguiテウ a travテゥs del tiempo y del espacio, en la joven esclava, en los niテアos, en las amargas hojas del viテアedo y en las dulces uvas, en la lluvia que esponjaba la tierra trabajada por sus manos窶.

El lenguaje que emplea Ricardo en sus obras es tan cuidado como rico. Nos revela al escritor que, ademテ。s de vocaciテウn, tiene oficio. Unido esto a una amplia cultura, produce obras de gran profundidad y riqueza estilテュstica.ツ Es notableツ la precisiテウn en los nombres de los objetos, de los instrumentosツ y trajes empleados para cada ocasiテウn; el conocimiento de las tradiciones y costumbres; en fin, la creaciテウn de un mundo a partir de realidades conocidas e investigadas por el artista.

窶廢l engendro窶 yツ 窶廴ambrテコ窶 tienen el espテュritu travieso y burlテウn de sus primeros cuentos.ツ 窶廰a pipa del muerto窶 desarrolla la acciテウn como un relato en equilibrio entre el terror y lo maravilloso.ツ 窶弑na nota periodテュstica窶 narra una historia aparentemente real, en la que tambiテゥn interviene el autor.ツ El lenguaje es aquテュ, sobre todo, sobrio.ツ Con pocas palabras logra perfilar a los protagonistas. Va escalando progresivamente los detalles sobre los personajes para hacerlos mテ。s prテウximos al lector y conmoverlo con el cruel desenlace. Los cuentos que integran esta antologテュa dan una justa idea de la producciテウn narrativa del artista.

Hijo y nieto de escritores y diplomテ。ticos, Ricardo Lindo 窶拝ue ejerciテウ temporalmente la diplomacia窶 es, ademテ。s, ツun artista de mテコltiples talentos: dibuja, pinta,ツ hace acuarela, traduce al espaテアol obras literarias, hace crテュtica de arte, escribe ensayo, narrativa y versos, es director de una revista literaria. Como escritor,ツツtiene, ademテ。s, la rara costumbre de hacer las cosas bien.ツ Es un artista que investiga y escudriテアa en la realidad, en los libros y en los viejos archivos,ツ que demuestra con su obra el valor del conocimiento como el viento que impulsa las alas para volar.

No obstante, lo suyo es la poesテュa: la poesテュa que irremediablemente aflora en su prosa.

Ricardoツ Lindo es, desde 1992,ツ Director de la revista ARS, de la Direcciテウn Nacional de Artes del Ministerio de Educaciテウn.

 

Share this...

ツソTE HA GUSTADO EL ARTテ垢ULO?

Suscrテュbete al boletテュn y recibe cada semana los contenidos en tu email.