2674 Vistas |  1

Power Ranking de la Hexagonal de CONCACAF

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Hace tres años, México fue el país que sufrió hasta el límite para ver a su selección clasificar al mundial. Tuvieron que necesitar un repechaje al que llegaron gracias a la inoperancia panameña y a un gran favor estadounidense. Ahora pareciera que es el turno de que el otro “gigante” de CONCACAF deba implorar por favores ajenos para decir presente en Rusia 2018. Estados Unidos arrancó muy mal la hexagonal eliminatoria y ahora peligra su participación en la máxima fiesta futbolística. Mientras que los tres mejores exponentes de Centroamérica dan muestra de lo duro que es vencerles hoy en día.


Seis naciones quedan con vida en el sueño de llevar a nuevas generaciones al primer mundial ruso de la historia. Hay tres equipos que le apuestan a la supremacía física (Panamá, Trinidad y Tobago y Honduras). También hay tres equipos que le apuestan a la supremacía técnica (México, Costa Rica y Estados Unidos). De momento, los resultados nos muestran un balance entre ambas fuerzas, pero bien sabemos que en cuestión de hexagonal en nuestra área, predecir el futuro es aventurarse demasiado.

Es mejor quedarse con la medición del ahora.

A continuación comparto el Power Ranking de las eliminatorias mundialistas en la CONCACAF, ahora que ya dio inicio la hexagonal final:

6) Trinidad y Tobago

Partían como la selección más débil de la fase final y no han hecho quedar mal a nadie con los pronósticos. Recibieron a Costa Rica en Puerto España y cayeron 0-2. Luego visitaron San Pedro Sula y, aunque dieron batalla en el segundo tiempo, terminaron vencidos 1-3. Es decir, de seis puntos posibles, T&T no ha conquistado ninguno. Apenas un gol a favor y cinco en contra. Los trinitarios conforman un equipo muy duro, pero en esta instancia se necesita más para prevalecer.

La sexta casilla del ranking podría ser también de Estados Unidos, una selección que también se mantiene en blanco y que incluso posee una peor diferencia de goles. Sin embargo, aquí prima la dificultad de los rivales enfrentados por ambos equipos. Ambos han caído contra la solidez de la selección tica, pero los caribeños fueron vencidos en casa. Sumado a eso, Trinidad y Tobago ya cayó ante Honduras, una selección que en su debut (en casa y frente a Panamá) mostró que tampoco es una de las principales candidatas a clasificar. Si T&T buscaba aferrarse a remotas aspiraciones de regresar a un mundial, resultaba obligatorio puntuar en el duelo contra el otro rival más asequible: la selección catracha.

Si analizamos el debut trinitario, el resultado adverso (0-2) contra los ticos es un tanto mentiroso de acuerdo a lo ocurrido en el juego. Por 60 minutos, el empate se mantuvo y el péndulo se balanceaba en ocasiones para ambos equipos. Se impuso entonces el oficio. En un desborde por la derecha, Costa Rica rompió el fuera de juego y dejó en evidencia la falta de oficio del lateral caribeño Daneil Cyrus, quien nunca vio que a sus espaldas merodeaba en solitario Christian Bolaños para definir a placer la jugada.

A partir de entonces se notaron las diferencias entre ambos equipos. Costa Rica, una selección que superó a selecciones como Italia e Inglaterra en el mundial de Brasil; y Trinidad y Tobago, una selección cuya fortaleza reside en la ventaja física y la velocidad. Se impuso la experiencia y el orden. En la última jugada del partido, en un contragolpe definitorio, “La Sele” pudo liquidar el encuentro.

Luego T&T debió visitar la cancha más brava de CONCACAF, la del Estadio Olímpico Metropolitano de San Pedro Sula. Frente Honduras, en el primer tiempo, Trinidad salió dormida y hasta barato le resultó terminar 0-2 abajo en esa mitad. Para el segundo tiempo ya se vio una mejor cara del equipo. Lograron descontar y por un lapso de 25 minutos sometieron a Honduras al punto en que parecía que lograrían igualar el marcador. Sin embargo, de nuevo el oficio volvió a fallarles. No se puede clasificar a un mundial cuando una selección comete demasiados errores defensivos. Trinidad y Tobago está obligada a corregirlos o de lo contrario será incluso difícil que abandonen el último lugar de este ranking.



5) Estados Unidos

Es muy probable que Jurgen Klinsmann ni siquiera llegue como entrenador de Estados Unidos para la tercera fecha de la hexagonal. Así de mal están las cosas para el equipo estadounidense, que ya no solo es que ha dejado que México le arrebate la supremacía del área (con su dominio en Copa de Oro)… El asunto es tan grave que hasta el maleficio del clásico 2-0 en Columbus se ha roto frente a los mexicanos en eliminatorias. Y el botón de pánico se activó después de la contundente derrota (0-4) en San José.

A lo largo de los años hemos visto a EEUU perder en casi cualquier campo centroamericano. Pero no es muy común verlos caer de manera humillante, como ocurrió el pasado martes.

Podría decirse que los momentos más altos de la etapa de Klinsmann al frente de Estados Unidos fueron la clasificación a octavos de final en el mundial de Brasil o haber logrado ser semifinalista de la Copa América Centenario del presente año. ¿La etapa más crítica? Sin duda, la que está viviendo en la actualidad.

Los estadounidenses ya dieron señales de alarma en la ronda previa, cuando incluso cayeron derrotados a manos de la débil Guatemala. Ahora ven cómo México se quitó el maleficio que los traumatizaba y, lo más preocupante, ven que un equipo como Costa Rica los domina a placer. Y no es casualidad. Ya son diez partidos consecutivos sin que EEUU pueda vencer a los ticos.

Quizás la parte más débil del equipo de Klinsmann se encuentra en la zona medular del campo. La pareja Bradley/Jones parece no estar a la altura, al menos, de los dos rivales que ha enfrentado hasta el momento. Y más preocupante es el desánimo en la zona defensiva. En el juego contra México, Jozy Altidore desatendió su marca en un tiro de esquina y Rafa Márquez no les perdonó. Su manera de defender, en un minuto tan delicado (el 89) no merece excusa. Como tampoco merece excusa la marca tan tibia de Omar González en el primer gol costarricense. El defensor del Pachuca llegó trotando a la marca de Bolaños y permitió que este lanzara un centro a placer que Johan Venegas tampoco les perdonó. A partir de entonces todo fue debacle.

¿Podría corregir el barco Klinsmann? Tiene equipo para hacerlo. La interrogante es saber si aún cuenta con el voto de confianza de su federación y, más importante, la de su equipo. Las eliminatorias vuelven hasta marzo. Hay tiempo incluso para nombrar un nuevo técnico y corregir el rumbo. Lo que sí parece claro es que ya no debemos esperar que sean los estadounidenses los mandones de la CONCACAF. Más preocupante (para ellos) es saber que un cuarto lugar ya no es garantía de nada. El repechaje no conduce a un duelo contra la débil Nueva Zelanda (prestación de la que sí gozó México en 2013). Ahora el repechaje será contra un representativo asiático y ahí la cosa es más complicada.


4) Honduras

Yo no le compro a esta selección hondureña. Han gozado del beneficio de iniciar la hexagonal con dos partidos en casa y sin enfrentar a los que, en teoría, son los rivales más duros. Y la cosecha ha sido irregular: la mitad de puntos. Eso alcanza para pelear el repechaje, que es lo que uno esperaría de este equipo. El problema es que ya cayeron (¡en casa!) contra Panamá, que debería ser rival directo en estas aspiraciones. Y la doble jornada del mes de marzo les depara dos desafíos muy complicados. Deberán realizar su primera visita en la hexagonal en campo de la urgida selección estadounidense. Y luego gastarán su tercer cartucho de local frente al mandón del área: Cosa Rica.

Si bien los catrachos confían mucho en el talento ofensivo de jugadores como Albert Elis y Rommel Quioto, es en defensa donde el equipo entra en fases de desconcierto. Es curioso cuando un equipo con el poderío físico del hondureño se ve forzado a confiar más en su técnica y en la estrategia para prevalecer. El calendario les ha forzado a enfrentar a dos equipos contra los que el físico no es factor, ya que tanto Panamá como Trinidad y Tobago están a su altura (o incluso son superiores en este aspecto).

La victoria frente a los caribeños le da cierta calma a una afición que desde siempre se muestra muy aguerrida (a veces incluso demasiado aguerrida). Honduras podría sufrir una sanción a raíz de la frustración que vivieron sus aficionados en la derrota contra Panamá y el mal comportamiento que luego expresaron. Algunos aficionados arrojaron objetos al terreno de juego y una botella hizo inpacto con el árbitro del juego. Se espera que el reporte que llegue a la FIFA derive en un castigo severo. Podría ser la suspención de la localía e incluso hasta la pérdida de puntos.

El panorama no pinta tan alentador como muchos lo están viendo ahorita en Honduras después del 3-1 frente a Trinidad.


3) Panamá

Desde hace cinco años Panamá ha sido el equipo con mayor crecimiento en el área de CONCACAF. Lo que les viene haciendo falta es más oficio. Luego de verlos negociar un empate sin goles contra México—en un partido que dio grima, de tanto aburrimiento—, pareciera que comienzan a dar muestras de que ese oficio tan necesitado ya va llegando. Cuatro puntos de seis posibles no es mala renta cuando se tuvo que visitar la cancha más dura de la hexagonal y luego recibir al claro favorito de la competencia.

Panamá debió estar en el pasado mundial de Brasil, una gesta que nunca han logrado en su recorrido. Ya viene siendo el tiempo de que por fin ocurra. La generación de futbolistas que poseen actualmente es, quizá, la mejor de su historia. De momento, aunque no lideran la hexagonal, puede decirse que han hecho la tarea en los dos primeros partidos eliminatorios. Vencieron en San Pedro Sula (un lugar donde es muy complicado puntuar) y luego pelearon sin inhibiciones ante México, un equipo que ha aprendido a respetarlos, a raíz de cómo han sufrido contra los panameños en los últimos años.

Si la selección del “Bolillo” Gómez mantiene el oficio que hasta la fecha han mostrado —y suman de a tres en su próxima visita a Puerto España—, buena parte del camino estará labrado.

Panamá ilusiona porque muestra cierta experiencia en algunos jugadores clave: Jaime Penedo, Blas Pérez, Felipe Baloy, Gabriel Torres y Luis Tejada. Cada uno de ellos ya posee un largo recorrido. No solo en eliminatorias mundialistas, sino también a nivel de clubes en el área de CONCACAF, por lo que no desconocen las capacidades y las debilidades de sus rivales.

El talento lo pone ahora Alberto Quintero. El habilidoso extremo del San José Earthquakes fue una pesadilla tanto para hondureños como mexicanos. Buena parte de las aspiraciones panameñas pasan por lo que este jugador puede llegar a generar en el resto de la eliminatoria.


2) México

Juan Carlos Osorio podría ser el técnico que menos sufra para clasificar a México al mundial en los últimos diez años. Para Sudáfrica 2010, los números dicen que México fue solvente (al terminar en segundo lugar), pero no podemos olvidar que esa vez tuvieron que recurrir a Javier Aguirre para apagar el fuego que ya se había encendido en la hexagonal. ¡Vaya! Esa vez hasta perdieron contra El Salvador, en el debut de Aguirre.

Y luego, inolvidable fue el sufrimiento que pasaron para llegar a Brasil 2014. Los procesos del “Chepo” De la Torre, Luis Fernando Tena y Víctor Manuel Vucetich fueron de calamidad. México estuvo por momentos fuera del mundial, pero al final pudo aferrarse al último barco, el del repechaje.

Con los resultados obtenidos en el comienzo de esta hexagonal, pareciera que el “Pare de sufrir” por fin ha llegado a suelo azteca. El calendario no les hacía ningún favor: debían visitar Estados Unidos y Panamá. Pero han sacado cuatro puntos de seis posibles y el equipo se ha visto bastante sólido. Sin brillar demasiado, pero sólido.

La primera parte que dieron en Columbus fue notable. El cambio generacional mexicano ha sido mejor trabajado que el estadounidense. Quizás el equipo más renovado de todos los que compiten es el tricolor. Hay talento nuevo, como el de Hirving Lozano, Nestor Araujo y Jesús Corona. Pero para aferrarse a la victoria debieron recurrir al interminable Rafael Márquez. Su gol definitorio contra Estados Unidos fue un desquite de múltiples frustraciones en esa historia.

A Osorio aún no se le perdona aquel histórico (0-7) contra Chile en la Copa América Centenario. Esa hecatombe caló fuerte en el orgullo mexicano. Pero si la afición tricolor fuera más pragmática en el análisis, debería valorar que para Osorio las eliminatorias están siendo un paseo de campo, incluso en la combativa hexagonal, que no es nada fácil en los tiempos modernos.

Al colombiano se le sigue criticando el exceso en las rotaciones. Un día juega Talavera; tres días después la portería la defiende Memo Ochoa. Un día la contensión es responsabilidad de Héctor Herrera; tres días después el desafío recae en Jonathan Dos Santos.

Al final, lo que debería importarle a la exigente afición (y prensa) mexicana es que el resultado es positivo… y que cuentan con el lujo de tener distintas opciones… El lujo de incluso dejar a Oribe Peralta en el banquillo.

No lidera la clasificación (ni este ranking), pero la calma con la que México navega (de momento) es impagable. Recordemos que aún no juegan en la fortaleza del Estadio Azteca. El gran desafío llega el próximo 24 de marzo, en la fecha 3, cuando Costa Rica exponga su liderato en Santa Úrsula.


1) Costa Rica

Lejanos lucen aquellos tiempos en los que El Salvador le ganaba a Costa Rica (o al menos lo hacía sufrir) en eliminatorias. Hoy los ticos juegan en otra liga. Haber llegado hasta los cuartos de final del mundial de Brasil —donde Holanda necesitó de los penaltis para eliminarlos— ha hecho que los ticos terminen creyéndosela. Y no es para menos, el fútbol que han mostrado en estas dos primeras fechas invita a pensar que ellos están para jugar contra Italia, Uruguay, Inglaterra, Grecia, Holanda, etc.

Cuentan los ticos con el mejor portero de CONCACAF (Keylor Navas), el mismo que defiende la portería del club con el que meses atrás ganó la UEFA Champions League. Y no es solo cosa de Keylor y nada más. Costa Rica domina y controla los partidos a nivel regional. A Estados Unidos le aplicaron un repaso en el que jugadores como Celso Borges, Christian Bolaños, Michael Umaña, Bryan Ruiz y Johan Venegas lucieron colosales.

Costa Rica se da incluso el lujo de dejar a Joel Campbell en el banquillo. Y luego incluirlo cuando el rival está más desgastado y esperar que el moreno jugador del Arsenal inglés liquide el pleito.

De momento van perfectos. Seis de seis. Dos juegos; dos victorias.

La prueba de fuego viene en el mes de marzo. Deberán sostener el liderato en el Estadio Azteca y luego, con la paliza física que implica jugar a más de 2 mil metros de altura, tendrán que ir al calor sofocante de San Pedro Sula. Si para entonces continúan siendo los mandones de la hexagonal, habrá que quitarnos el sombrero y ofrendarles el merecido respecto.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Tags

#Fútbol