Policía detiene a los agentes del grupo de exterminio revelado por Factum

El director Howard Cotto no rechazó los detalles de la investigación publicada por la revista, en la que se detalla cómo un grupo de la Fuerza Especializada de Reacción El Salvador (FES) de la Policía Nacional Civil (PNC) está involucrado en una serie de homicidios, agresiones sexuales y extorsión. Sus integrantes, como dijo Cotto, están en vías de investigación y ya se informó a la Fiscalía General sobre sus capturas.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Los agentes policiales miembros de la Fuerza Especializada de Reacción (FES) Díaz Lico, Bladimir de Jesús Flores Ávalos, con el  Orden Numérico Institucional (ONI) 27791; José Roberto Ventura Gámez, con el ONI 27518; y otro agente más con el indicativo de Mowgli, fueron detenidos por la PNC luego de que sus nombres e indicativos fueron revelados en una investigación publicada por Revista Factum y fueron identificados como los integrantes de un grupo de exterminio que ha cometido asesinatos, agresiones sexuales contra niñas y extorsión, informó el director de la PNC, Howard Cotto.

La detención de los cuatro agentes, que han sido liderados por Díaz Lico dentro de uno de los grupos de la FES -que fue creada para combatir de manera frontal a las pandillas-, fue producto de una medida preventiva que realizó la PNC, luego de la publicación de Factum. El director Cotto comentó que la Ley Disciplinaria de la PNC obliga a que las autoridades actúen en casos de señalamientos directos contra agentes policiales por transgredir la ley.

“Se les han aplicado medidas preventivas a raíz de la publicación de este artículo (…) nuestra obligación es implementar de inmediato, de acuerdo a la Ley Disciplinaria, una medida preventiva que incluso ha conllevado a una detención preventiva. Y hemos comunicado en el lapso menor a las ocho horas a la Fiscalía General de la República, independientemente de que pudiera existir ya una investigación previa entre Fiscalía y Policía. No importa si la hubiera o no la hubiera, se notifica a la Fiscalía y se inicia (…) una indagación previa que, de acuerdo a la ley, dura un máximo de treinta días y se puede alargar hasta cuarenta y cinco, para determinar si procede la investigación disciplinaria que termine en un proceso conocido por los tribunales de la Policía”, dijo Cotto durante la entrevista televisiva Debate con Nacho Castillo la noche del miércoles 23 de agosto, un día después de la publicación de Factum. 

La Fiscalía General de la República (FGR), sin embargo, ya tenía conocimiento de las acciones de este grupo de la FES, precisamente por las declaraciones que dio un civil que colaboró con este escuadrón y que pudo atestiguar como sus integrantes cometieron asesinatos disfrazados de enfrentamientos armados con pandilleros, agresiones sexuales contra dos niñas de 13 y 14 años, en el municipio de Aguilares, y un caso de extorsión en el oriente del país.

LEA TAMBIÉN: En la intimidad del escuadrón de la muerte de la Policía

Pero hasta antes de la publicación de Factum, la unidad especializada contra el crimen organizado de la FGR no había avanzado con el caso. Incluso, la agente fiscal asignada, en lugar de promover la investigación del delito, cuestionó a este colaborador por delatar los crímenes de sus excompañeros y por hablar con los periodistas de este medio.

Este civil, que en la investigación de Factum se conoce como Rastreador, sirvió al grupo de la FES para localizar pandilleros, luego de que esta persona fue víctima, precisamente, de unos pandilleros en Aguilares. De hecho, Cotto confirmó durante la entrevista con el periodista Nacho Castillo que la PNC sí utiliza a civiles como informantes para sus investigaciones y labores de inteligencia. La FES se incluye en estas estrategias, dijo el director de la PNC.

Cotto dijo que no rechaza la investigación que publicó Factum sobre las acciones criminales del grupo de la FES integrado por los policías que fueron detenidos. Incluso valoró que la publicación ha proveído nombres, números de identificación y demás detalles de los involucrados. Y anunció que próximamente a los integrantes de la FES se les va a equipar con una cámara para poder garantizar que sus procedimientos no sean ilegales.

El director policial informó que durante 2017 la PNC ha detenido a 526 de sus miembros por la comisión de ilícitos. Y de esos 526, ha habido 156 policías arrestados por el delito de homicidio. Cotto sin embargo no brindó detalles de los resultados de estos casos cuando han pasado a los tribunales penales.

La investigación de Factum reveló que en las maneras de operar que ha tenido el grupo de la FES, las comunicaciones por Whatsapp son fundamentales. Este medio tuvo acceso a uno de esos chats en los que participan decenas de agentes policiales no solo de la FES, sino de otras divisiones policiales, en donde se intercambian información sobre pandilleros -o supuestos pandilleros- y se leen opiniones a favor del exterminio y se recomienda fingir las escenas de enfrentamientos armados de mejor manera para que no existan sospechas de que lo que ha sucedido son ejecuciones extrajudiciales. Cotto se comprometió a que la PNC va a investigar este extremo.

LEA TAMBIÉN: En la intimidad del escuadrón de la muerte de la Policía

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit