1308 Vistas |  1

Nacer del circo

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Miguel R. Lemus ha dado seguimiento en años consecutivos a la cotidianidad de una familia salvadoreña que nace, come y da vida a través del circo. Hace un año publicamos en Revista Factum este trabajo y ahora retomamos el diario vivir de esta familia que encuentra en el arte circense el sustento necesario.


Después de un año, la cotidianidad de la familia de Leydi Azucena Martínez y José Luis Villatoro —mejor conocido como Dobladito Kaponi— había cambiado aproximadamente desde hace 10 meses. Cuando el circo se encontraba de gira por la ciudad de San Miguel,Leydi daría a luz nuevamente. Nació Dominic, el último de sus tres hijos, y que completan Iker y Krisnaldi.

Cada uno de ellos ha nacido mientras el circo estaba recorriendo distintas ciudades del país.

La semana pasada, debido a las fiestas agostinas, San Salvador también salió por un momento de su tradicional y convulsionada cotidianidad. Las calles lucieron despejadas y el consumo cultural se resumió en las actividades vacacionales.

En el campo de la feria, bajo una lona azul, muchos asistentes disfrutaron de malabares y chistes de parte de los artistas que integran el Circo las Vegas de los Hermanos Cambel. Es muy probable que algunos de los que se divirtieron con los espectáculos no alcanzan a comprender que detrás del telón hay personas que hacen esfuerzos extraordinarios para ofrecerle una vida digna a sus hijos.

Detrás de las luces, los días de la familia Villatoro-Martínez comienzan igual: frente a un espejo, aplicándose maquillaje. Pasan las horas y la jornada finaliza de la misma manera: frente al espejo, quitándose el maquillaje. Mientras tanto, Dominic sirve de testigo; e Iker y Krisnaldi ayudan a sus padres a dar los últimos retoques, antes de iniciar la función.

Así es como, para ellos, los días nacen del circo.

Pie de fotos:

  1. Detrás de la imponente carpa azul del circo Las Vegas de los Hermanos Cambel está la casa de la familia Villatoro-Martínez.
  2. Krisnaldi Johana Villatoro Martínez es la hija mayor de “Dobladito” y Leydi.
  3. “Muy pocas veces el público imagina las dificultades de criar a un hijo aquí”, agrega Leydi.
  4. En un improvisado camerino, al aire libre, José Luis Villatoro y Leydi Azucena Martínez se preparan para presentar por separado sus respectivos números.
  5. Dominic Villatoro Martínez aún no cumple su primer año de edad. Es el hijo menor de la familia Villatoro-Martínez.
  6. Después de las risas y detrás del telón, Dobladito se pone el traje de José Luis para atender su hogar y educar a sus hijos.​
  7. Aunque no participa en todas las funciones, poco a poco Krisnaldi comienza a seguir los pasos de sus padres.
  8. Leydi se ha quedado dormida, mientras alimentaba a su hijo.
  9. Sin límites como los que tiene un niño en un hogar tradicional de familia humilde (dentro de un “corral”), Dominic se pasea y gatea debajo de las mesas y sillas que atestiguan las pláticas de los artistas.
  10. Dominic interrumpe a su padre, quien busca apresuradamente estar listo para presentar su número.
  11. Según Leydi, una de las ventajas de esta forma de vida es que siempre está cerca de sus hijos.
  12. Mientras sus padres trabajan, Krisnaldi procura que la música del espectáculo y el ruido de la feria no despierten a su hermano.
  13. José Luis Villatoro, mejor conocido como “Dobladito Kaponi”, ha vivido aproximadamente 20 de sus 35 años detrás de la lona de un circo.
  14. Esta es una fotografía de agosto de 2015, cuando a Leydi Azucena le faltaba poco menos de un mes para dar a luz.

ACCEDE A LA GALERÍA FOTOGRÁFICA EN EL ESTE ENLACE

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit