1045 Vistas |  Like

“Mazinger Z-Infinity”: el llamado a la vida adulta de una historia que se negaba a madurar

Share this...

Mazinger Z: Infinity es un viaje en el tiempo. Más de 45 años son absorbidos desde el asiento del cine con una historia que cierra las aventuras de este personaje y que abre muchas posibilidades para las nuevas generaciones.

[Alerta Spoler: la siguiente reseña cuenta detalles específicos de la película Mazinger Z: Infinity]


En el corazón de los espectadores de la televisión salvadoreña —especialmente, en el de aquellos que vivieron su infancia durante los años setenta u ochenta—, en el panteón de la nostalgia, Mazinger Z tiene un lugar cuasi divino. Se trata de una de esas caricaturas que conforman el pináculo de los buenos tiempos, por lo que el anuncio de su regreso y adaptación a la pantalla grande fue recibido con la alegría y entusiasmo que solo nuestro niño interior podía ofrecer.

Esta cinta estrenó el pasado 19 de abril en los cines salvadoreños y ha reunido a generaciones de fans. Algo similar observé en la función de preestreno, cuando distinguí una diversidad de edades: desde jóvenes entusiastas del anime; hasta verdaderos adultos que llegaban con la familiaridad de quien conoce a un viejo amigo, un comparsa al que no han visto en mucho tiempo.

Y es de esta forma como arranca la película. En Mazinger Z: Infinity, los personajes también han crecido. Esta historia se sitúa diez años después del final de la serie. Veremos cómo han evolucionado nuestros héroes, quienes han dejando a un lado sus aventuras en un mundo donde la paz y la prosperidad reinan. Son ellos quienes lideran este progreso, usando la aplicación de la energía fotónica para abastecer al planeta entero de energía limpia y segura.

Koji Kabuto se ha retirado como piloto del mítico robot y ahora trabaja como investigador en el Instituto de Investigaciones Fotónicas, siguiendo los pasos de su padre y de su abuelo. Pero todo esto cambia cuando en el Monte Fuji es descubierto un nuevo Mazinger, uno que es desproporcionadamente grande y que en su interior parece albergar un tipo de vida orgánica. A este colosal robot es al que se le llama “Infinity”.

Al llegar Kabuto, el inmenso robot libera a una chica (que era la forma de vida detectada dentro de él) llamada Lisa, una unidad de control humanoide. Ella siente apego por Koji y pasa a trabajar como miembro del Instituto de Investigaciones Fotónicas. Mientras tanto, la planta de energía fotónica de Texas sufre un ataque. Tetsuya Tsurugi, quien en el pasado había luchado al lado del Mazinger Z, responde al asalto piloteando al Great Mazinger. Para sorpresa de todos, se descubre que al frente del ataque estaba uno de los leales servidores del Doctor Infierno: el barón Ashura.

A partir de acá, el viaje se vuelve vertiginoso y estrafalario. Koji pilotará nuevamente a Mazinger; Sayaka —quien ahora es directora del instituto— ayudará con la tecnología necesaria para luchar; así como también lo harán los demás personajes y amigos Kabuto que poco a poco irán apareciendo.

Mensajes

La cinta tiene tres mensajes claros:

  1. La inutilidad de la política a la hora de brindar soluciones reales a la humanidad.
  2. La necesidad de abrazar a la adultez en un momento determinado de la vida.
  3. La ecología como principal factor del desarrollo sostenible de la humanidad.

El Doctor Hell —quien ha regresado debido a una ruptura en los multiversos— dará una muestra de fuerza que pondrá en jaque a los gobiernos del mundo, amenazándolos a trabajar junto a él… O de lo contrario destruirá al planeta.

Koji se rehúsa a crecer, a madurar, a pesar de haberse convertido en investigador científico. Él continúa añorando sus días de aventuras, una posición que incluso ha derivado en el fin de su relación con Sayaka. Es en esta película donde nuestro héroe entenderá que hay un momento donde crecer es inevitable. La situación demuestra una analogía bien montada con el crecimiento físico del robot en determinado momento de la película). De hecho, una frase dicha por el Doctor Hell calará hondo en el héroe:

“Disfrutabas la violencia, aunque fuera en el nombre de la paz”.

Este es el cartel oficial que anunció el regreso de Mazinger Z a la pantalla gigante.

Para detener el avance de las fuerzas del mal, Mazinger tendrá que canalizar la energía fotónica del planeta y así derrotar al Doctor Hell, quien ahora pilotará al inmenso Mazinger Infinity. Es de esta forma que el planeta entero tiene que brindar su energía para que Mazinger Z pueda obtener el poder necesario y hacerle frente a este enemigo. Ahí encontramos el mensaje ecológico de la cinta, en donde la “amenaza” no puede ser derrotada sin la participación de todos y cada uno de los seres humanos, quienes incluso con solo apagar la luz de sus casas puede colaborar con Mazinger Z y así obtener la energía necesaria.

La cinta es también escenario digno de los verdaderos fans, quienes se darán gusto reconociendo a las hordas y hordas de robots que aparecieron en la serie, manga y anteriores películas. Son tantos que no pude identificarlos a todos.

En cuanto al soundtrack de la película, agradezco que haya estado a cargo de Ichiro Mizuki, intérprete de la legendaria canción de la serie, y que le da su toque nostálgico al cerrar con broche de oro un ciclo.

Con una animación digna de uno de los iconos más grandes del anime, esta película nos regala una bonita y bastante equilibrada combinación de animación tradicional con CGI. Incluso regalará guiños a escenas importantes que solo aquellos fans con buen ojo podrán reconocer.

Mazinger Z: Infinity es un viaje en el tiempo. Más de 45 años son absorbidos desde el asiento del cine con una historia que cierra las aventuras de este personaje y que abre muchas posibilidades para las nuevas generaciones, las mismas que quizá no conocían la importancia de este robot en el anime y la animación en general. Se trata de un excelente homenaje a la obra del gran Go Nagai, una película que nos demuestra que su creación sigue vigente cincuenta años después, y con mucho aire para continuar con más aventuras.


LEE ADEMÁS:

Mazinger Z: el robot que cambió al anime para siempre

Share this...

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Anime #Cine