3971 Vistas |  2

Las fuerzas oscuras

Guatemala entra en 2018 con nuevos zarpazos a la democracia de -como las han llamado estos días columnistas y comentaristas varios de redes sociales- las fuerzas inmovilistas, de los grupos criminales insertos en el Estado, de las aves negras sobrevolando el suelo. De las fuerzas del mal.

Las fuerzas del mal definiría a una confusa masa oscura que, desde distintos flancos, sigue luchando en contra de la democracia, de la transparencia y de todos esos buenos propósitos que persigue un amplio sector de la población guatemalteca y comunidad internacional, desde que, en 2015, las manifestaciones masivas y el trabajo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) lograron la renuncia del presidente.

Lo que sí se puede decir de estas fuerzas oscuras es que utilizan dinero ilícito, proveniente de la corrupción, del lavado de dinero, o de narcotráfico, para permitir que en Guatemala las cosas sigan como hasta ahora. Es decir, que el sistema judicial siga favoreciendo a quienes pagan, que el Congreso siga favoreciendo a quienes pagan, y de paso que el Ministerio Público siga haciendo la vista gorda. Y, este año, la elección del Fiscal General del Ministerio Público, principal responsable de la lucha contra la corrupción, y principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico, parece que está haciendo que el suelo empiece a temblar nuevamente. En esta lucha, otra de las cosas certeras que trae 2018, es que la CICIG se ha convertido en su principal enemigo.

Uno de los golpes más fuertes de 2018 ha sido la elección de Álvaro Arzú Escobar, hijo del alcalde capitalino Álvaro Arzú, como presidente del Congreso. Recordemos algunos datos interesantes del alcalde. Fue el presidente de Guatemala (1996-2000), el encargado de firmar la Paz, pero también quien presidía el país durante el asesinato de monseñor Gerardi. El año pasado, la CICIG, tras la investigación del asesinato de Byron Lima -quien estaba en prisión acusado del asesinato de Gerardi-, logró determinar que el partido Unionista, de Arzú, había utilizado dinero de los opacos fideicomisos de la municipalidad para contratar los servicios de la empresa de Lima.

Ese día será recordado por la conferencia de prensa en que, mientras Iván Velázquez anunciaba la investigación y solicitaba el antejuicio en contra de Arzú, éste irrumpió en la sala, con la cabeza roja de la furia, se plantó delante del jefe de la CICIG y la jefa del MP y solo se quedó mirándoles, directamente, desafiante, durante largos minutos. ¿En serio alguien está llevando la contraria al finquero? Ahora, su hijo, único miembro de su bancada, fue electo presidente del Poder Legislativo.

Hace dos días, siguiendo esta línea de choque frontal contra la CICIG, hubo también varios cambios ministeriales. Uno de los más impactantes fue el nombramiento de Acisclo Valladares Urruela como ministro de Economía. Algunos datos interesantes de Acisclo Valladares Urruela. Hijo de Acisclo Valladares Molina (ex PGN). Valladares Urruela era jefe de asuntos corporativos en Tigo Guatemala. En noviembre de 2017 la CICIG allanó las oficinas de Tigo y secuestró documentos vinculados con un caso de financiamiento electoral ilícito. A continuación, allanó la vivienda de Valladares Urruela. Ocho días después de esto, fue nombrado viceministro de Economía y logró su inmunidad. Ayer fue nombrado ministro.

Acompañado a este cambio, Alfred Melgar Padilla, hermano de Armando Melgar Padilla, diputado y miembro de FCN, fue designado como viceministro de Agricultura. Recordemos algunos datos interesantes sobre Armando Melgar Padilla. Coronel Retirado. Involucrado en el caso Parlacen: propietario de la finca donde los tres diputados salvadoreños fueron torturados y calcinados en 2007. Involucrado también, por el MP y la CICIG, en un caso de de escuchas ilegales en la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS). Fue herido en San Pedro Sula en un confuso incidente y las autoridades le congelaron 2 millones de dólares de sus cuentas por sospechas de lavado. Asesor del presidente durante la campaña y en la SAAS. Todos sus hermanos ocupan algún puesto en el Gobierno.

A estas promociones también les acompañaron sus respectivas bajas, para marcar aún más la línea. Ayer finalmente se hizo público, después de varios días de rumores, que Julio Solórzano Foppa, jefe de la Superintendencia de Adminstración Tributaria (SAT) era destituido de su puesto. Foppa fue una de las cabezas detrás de la caída de la estructura criminal conocida como La Línea y en su trabajo durante estos meses había logrado incrementar considerablemente la recaudación. Foppa es además el nieto de Alaide Foppa, poeta y revolucionaria guatemalteca, desparecida en ciudad de Guatemala en 1980.

Hoy mismo, consumada la destitución de Foppa, han comenzado a seguir una serie de rumores sobre un “golpe” en la Procuraduría de Derechos Humanos y la salida del procurador Jordán Rodas Andrade. A pesar de que llegó con perfil bajo, sus declaraciones han sido contundentes en los últimos meses en apoyo a la CICIG y en contra de la impunidad. Jordán Rodas, al igual que Foppa, perdió a un familiar durante el conflicto armado, en este caso fue su hermano, Joaquín Rodas Andrade, guerrillero, entregado a la S-2 del Ejército, según figura en el Diario Militar, el 2 de marzo de 1985. Rodas ayer escribió en un tuit diciendo que “fuerzas oscuras” estaban tratando de expulsar a la CICIG y también mencionó que el Congreso estaba tratando de lograr su destitución.

Hace un par de años le hice una entrevista al prestigioso sociólogo guatemalteco Edelberto Torres Rivas, quien utilizó la misma expresión: “fuerzas oscuras”. En aquel momento, le animé a definir a que se refería con estas fuerzas oscuras. Primero me dijo que, si iba a poner fuerzas oscuras, pusiera: “fuerzas oscuras acerca de las cuales hay conocimiento, pero hay temor de decirlas, porque se conocen quienes son, pero son malos”. Pero me pidió reformularlo, ya un poco en tono de broma, y poner lo siguiente “Los poderes oscuros -puede poner-: son diabólicos, andan en el aire volando, nos ven y se dejan caer sobre nosotros, pero no pueden y se retiran, y hacen ruido con las alas y se van”.

Esperemos que sea como dice Edelberto, y que estas fuerzas se vayan. Aunque la elección de Fiscal General este año hace pensar que el ruido de sus alas va a ser cada vez más insoportable.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Guatemala