2420 Vistas |  Like

Juego de Tronos: reseña de “La batalla de los bastardos”

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

En el siguiente escrito —lleno de muchos spoilers y otros terrores—, comparto mis impresiones acerca de uno de los mejores episodios que la serie de televisión Juego de Tronos ha realizado. Pero además me adelanto al próximo por verse, el décimo de la sexta temporada, que será transmitido el próximo domingo y del que ya podemos hacer algunos cálculos y teorías. Si aún no has visto el noveno, lo mejor sería que no continuaras leyendo a continuación… 


Este pasado domingo fue transmitido el noveno episodio de la sexta temporada de Juego de Tronos, que presentó la andiada “Batalla de los bastardos”.

¡Y el  ganador es Jon Snow!

Pero por muy poco… Tal y como había especulado en mi publicación anterior, el plan de Meñique por convertirse en el salvador de Sansa Stark —y de Winterfell— sucedió exactamente como él lo había calculado. Sansa corrió a sus brazos a pedirle ayuda, pero (y este es un pero muy importante) ella actuó después de su discusión con Jon en el cuarto de guerra, luego de llegar a una conclusión que la motivó a decir por primera vez lo siguiente:

“Nadie puede protegerme”.

Sansa no buscó a Lord Baelish por protección, aparentemente, ni lo buscó para ayudar a Jon en sí. Lo buscó para que fungiera como un arma sorpresa contra Ramsay Bolton; y eso es bueno en la evolución del personaje de la hija de Ned Stark.

Pero vamos por partes: en Meeren pasó lo que tenía que pasar, Daenerys Stormborn (“Khaleesi del mar de hierba”, “Rompedora de cadenas” pero, sobre todo, “Madre de dragones”), impuso orden gracias a la horda Dothraki  y a puro fuego. “Dracarys”… Como suele decir. Luego atestiguamos el pacto con los Greyjoy, en el que notamos una palpable simpatía de género entre ella y Asha Greyjoy. Daenerys, ahora sí, está casi que lista para zarpar a Westeros.

Un episodio como el transmitido ayer requería de buena parte del tiempo enfocado en la batalla por Invernalia, una batalla que además resultó muy realista en cuanto al orden, la formación de los ejércitos y las maniobras tácticas.

Impecable.

Ramsay usó aquello de lo que Sansa le advirtió previamente a Jon, utilizó una de sus mejores armas, la psicológica: el cautiverio de Rickon, el menor de la última camada Stark. Con esto, el bastardo Bolton logró que Jon cayera en su primera trampa, alejándolo de su línea de combate y acabando con la vida del más joven de los Stark sin piedad alguna. En la escena, Ramsay generó una tensión perfecta, en un juego sádico muy a su estilo, como previa al combate por desatarse. Para la fortuna de Jon, Ser Davos reaccionó rápidamente y su pequeña caballería logró dar alcance y cubrir a Jon, justo cuando él estaba a punto de ser aplastado.

A continuación vimos la segunda estratagema de Ramsey: acribillar (con una lluvia de flechas) a todo ser viviente en la línea de batalla, propios y extraños. Y luego cercar lo que sobreviviera frente a una montaña de despojos, una pila de cadáveres que estorbara la retirada de los Stark y así usar su falange, mientras las fuerzas Umber atacaban la retaguardia.

Luego, el caos…

En el intento de estampida, el mismo Jon Umber quedó atrapado en el “mosh pit” de Ramsay. Todo era confusión y agonía. Umber quedó cara a cara con Tormund y combatieron en 30 centímetros de terreno. Fue otra batalla que robó nuestro aliento.  Tormund “Mata gigantes” se impuso. Y luego lo que se esperaba —al menos por mí—: la aparición de Meñique y Sansa, los caballeros del valle y la caballería salvadora.

Ramsey huye; Jon persigue; la puerta cae; el gigante muere.

Luego todos disfrutamos cada puñetazo. No lo nieguen.

Surge entonces lo más revelador del episodio, lo que buscaba destacar: Jon se detiene  en la paliza ante la figura de Sansa. Luego, una vez asegurado el castillo, Sansa pregunta: “Jon, ¿dónde lo tienen (a Ramsay)”. Y ella, sí, Sansa misma va y lo confronta, no se intimida, se burla sutilmente de Ramsay y se lo da de comer a sus propios perros…y lo disfruta. La sonrisa final de Sansa revela lo que faltaba en esta temporada. ¿Recuerdan que decía que en la lista de renacimientos el nombre de Sansa brillaba por su ausencia? Pues ahora parece haber renacido finalmente, ya no como damisela en apuros. Su “nadie puede protegerme” lleva un implícito “así que voy a protegerme a mí misma”.

Espero que el hecho de ser Jon el vengador de su casa haga a Sansa replantearse hacia quién dar su lealtad: ¿Meñique o Jon?  Aunque en el fondo creo que, de ahora en adelante, será solo leal a sí misma. Sansa ha sido quizás el personaje que más he infravalorado personalmente, porque ha sido un muñeco de trapo en el juego de los poderosos, pero ahora, como ya dije, parece haber renacido.

Y  he aquí el otro tema dominante de este episodio: el poder femenino.

Daenerys se consolida;  Asha consigue aliarse con ella y comprar a precio del hierro (como dicen en sus Islas) el trono de sal; Sansa se venga por sí misma de su torturador; y todo apunta a que Varys se fue a buscar una alianza con las serpientes de arena en Dorne.

Mujeres al poder.

Episodio 10 – Vientos de Invierno

Podemos comenzar a hacer una previa de lo que se nos avecina el próximo domingo, en el último episodio de la sexta temporada.

Las consecuencias de “La batalla de los bastardos” están definidas: los Stark retomaron su hogar ancestral. Pero hay un dilema que se me plantea sobre el norte. Sansa es la hija mayor superviviente de la casa del Lobo Huargo, por tanto, dama de Winterfell; pero los derechos de sucesión deberían caer sobre Bran, como hijo mayor legitimo de la casa Stark. Esta información, la de la subsistencia de Bran, no la poseen los involucrados todavía, excepto Samwell Tarly.  Y la situación supondría un revés a los planes de Meñique. Sin embargo, en “la ecuación Bran” no cuenta (por estar desaparecido) y Rickon ha muerto. Entonces, y de momento, todo radicará en saber si Jon será o no reconocido como Señor en el Norte; si será reconocido como Jon Stark.

¿Quién tiene esa última palabra? Las casas del norte, por aclamación; pero también Sansa, por derecho. Y si depende de Sansa, mi suposición es que Meñique tendrá su habitual cuota de veneno por derramar.

El trailer muestra que Meñique revelará a Sansa su pretensión en el Jardín de Dioses y su respuesta será crucial, obviamente. También nos muestra una escena donde Jon le clama a Sansa que deben confiar el uno en el otro, pues tienen muchos enemigos. Ese será el debate interno de Sansa. Ella es la llave del norte, Petyr Baelish lo vio desde el principio y ha llevado todo a este punto. En mi opinión, Meñique está contando con tener a una Sansa destruida, por eso la entregó a Ramsey, para tenerla totalmente desmoralizada y vulnerable. Pero ha pasado (aparentemente) lo contrario. No obstante, después del primer tanteo (en el episodio 8), “Little finger” seguro ya ideó otra maniobra. Ese ‘hijo de Shae’ es perverso.

Por otra parte, me desubica un poco el repentino a regreso a la trama de Melissandre y el tema del sacrificio de Shireen Baratheon (la única hija de Stannis y tierna amiga de Ser Davos, a quien en el trailer se le ve confrontando a encarecidamente a “La dama de rojo”.

Para esta temporada, supongo que la trama política del norte quedara hasta ahí, porque lo más importante ahora pasara más allá del muro o en King’s Landing, la capital, donde pienso que no llegará a terminar el gran juicio en el septo de Baelor. Loras sí que será juzgado, ¿pero Cersei? No lo creo: Seguramente va a tramar algo de la mano con Quiburn. Ella no va dejarse vencer tan fácilmente. De ser necesario, antes quemará la capital hasta sus cimientos. ¿Metafórica o realmente? No lo sé. En la entrega anterior hice mi especulación respecto a Cersei y el fuego valyrio.

En el trailer podemos ver también a Jaime Lannister frente a Walder Frey. Lo vemos con esa mirada de gracia despectiva —tan característica de él— y que le despierta esa casa traicionera. No sé que pasará en Los Gemelos, pero tengo una teoría descabellada respecto a la trama de Riverrun, (solo para conocedores):  Pez negro recién muerto, Brienne de Tarth en la zona, Hermandad sin estandarte reapareciendo, Lord Beric Dondarrion vivo, Thoros de Myr hablando de que Beric tiene aun un papel que jugar… Todos ellos elementos en juego. ¿Será que tendremos a “Lord Corazón de piedra” en lugar de “Lady Corazón de Piedra”? Sí, es una teoría loca, pero con la mezcla de personajes que hacen los guionistas, no podemos descartar nada.

Pero viajemos del fuego al hielo, de Meereen a más allá del muro. Sabemos que Daenerys entrará por fin “al gran juego”. Ya lo dijo Tyrion en el trailer. Su guerra de conquista empezará ahora. La madre de dragones atravesará el mar angosto rumbo a Westeros; y no nos olvidemos de Bran, que deberá asumir su responsabilidad como “Cuervo de tres ojos” y descubrir o detectar la verdadera llegada del invierno. Aquí es donde deberá ocurrir lo verdaderamente importante: ¿caerá el muro? Creo que en el final de temporada veremos al “Rey de la noche” atravesando de algún modo el muro, rumbo al sur, llevando por fin el invierno consigo.

¿Se confirmara la consigna de Ser Davos?

“La verdadera guerra es contra los muertos y no se confundan: los muertos ya vienen”.

Epílogo

A manera de epilogo quiero plantear algunas ideas:

El destino de los hijos de Ned Stark parece atado al destino de sus lobos. Dama murió en la primera temporada y Sansa ha sido, una muerta en vida desde entonces; Viento Gris fue asesinado en una jaula, como le ocurrió a Rob, en la trampa de la “Boda Roja”; Nymeria está perdida como perdida ha estado Arya desde la muerte de Ned; Verano murió en el momento en que Bran dejó, a la fuerza, de ser Bran y debió convertirse en el Cuervo de Tres Ojos; Peludo murió sin pena ni gloria, como Rickon en “La batalla de los bastardos”; y Fantasma sigue ahí, silencioso, pero siempre presente en algún modo. Creo que debemos estar atentos a que pasa con los lobos huargos que permanecen con vida al final de la temporada.

Por otro lado creo que la visión de Bran en esta temporada ha dejado por el momento más preguntas que respuestas:

Un elemento por aclarar: la visión del Rey Loco (el padre de Daenerys, no lo olviden) y del fuego valirio almacenado bajo la ciudad, con Jaime asesinando al mismo Rey Loco. Esto es muy importante debido a sus implicaciones futuras.

Creo que, en algún punto, Jaime volverá a King’s Landing y seguirá  siendo el caballero perdido; deberá decidir si permite que se consume la locura (sea cual sea que Cersei haga) o volverá a apelar al mismo grado de conciencia que le hizo convertirse en “El mata reyes”. ¿Recuerdan como se gano ese apodo?

Quizás estoy llegando demasiado lejos en especular que Jaime sea El Valonqar, pero en algún lado leí que en (la lengua) alto valirio quiere decir “hermanito”, así que tan descabellado no suena. Pero igual, no creo que pase algo tan trascendente en un solo episodio, por más que sea final de la sexta temporada. Habrá que esperar un año para tener esa respuesta…

Otra pregunta que me deja la visión es el destino de los hijos de Craster. ¿Sí recuerdan a Craster, el mismo que si tenía hijos varones los entregaba a los  caminantes blancos y estos a su vez los llevaban al Rey de la Noche, parecía convertirlos en más caminantes blancos? ¿O sea que los caminantes que vemos junto al Rey de la noche no son los únicos? ¿Encontraron la forma de reproducirse? ¿Cuántos hay realmente? ¿Por qué están en la visión de Bran?

Un punto muy importante que deberá aclararse en el futuro es sobre quiénes realmente son los padres de Jon Snow. Durante esta temporada, particularmente, se ha insinuado por primera vez lo mismo que en los libros se ha insinuado desde el primer tomo, que la madre de Jon es en realidad Lyanna Stark y su padre Raehgar, pero ni en la serie ni en los libros queda dicho explícitamente. En la visión de Bran solo se repite el reclamo de Ned en la Torre de la Alegría: “¿Donde está mi hermana?”… Pero nada más.

Pasado este último episodio habrá que esperar un año para develar muchas de estas incógnitas, sin embargo tengamos algo muy presente desde este final de temporada: hoy más que nunca “El invierno se acerca”.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit