2877 Vistas |  Like

Interiano: “Algunas de estas medidas de seguridad están yendo en contra de sanar las heridas de la sociedad”

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

El presidente del partido Arena, Mauricio Interiano, no es ajeno a la idea de que pueda haber un diálogo con las pandillas, siempre que sus miembros estén dispuestos a dejar la organización criminal. Interiano cree que la sociedad debe acompañar los acuerdos que se vayan a lograr con la intermediación anunciada de la Organización de las Naciones Unidas, con una vigilancia para que el gobierno cumpla lo que llegue a firmar en lo que se ha dado por llamar una “segunda generación de acuerdos de paz”.

Foto FACTUM/Salvador Meléndez


Interiano quiere ir más allá de las terminologías y se aferra a un condicionamiento especial para participar de lleno en una nueva negociación integral por la seguridad y la economía: el gobierno del Fmln, antes, debe honrar su firma en documentos que se han logrado acordar con anterioridad pero cuyos contenidos el partido de derecha reclama que se no han cumplido.

La seguridad ciudadana no solo pasa por el desmontaje de las pandillas, cree Interiano; también por el respeto de las autoridades a la población. El presidente del partido político de oposición reclama que se esté utilizando a las autoridades en abusos y violaciones a los derechos humanos, una práctica que, según Interiano, podría tener resultados contrarios a lo que se espera.

¿Qué significa para Arena que Naciones Unidas esté acuerpando la construcción de nuevos acuerdos en El Salvador?

Yo creo que habría que definir bien los términos, porque algunos son los que están hablando de unos nuevos acuerdos de paz, pero otros de lo que estamos hablando es de cómo vamos a ponernos de acuerdo nosotros como sociedad, como salvadoreños, para resolver los verdaderos problemas de nuestro país, que no son los mismos que hubo hace 25 años. Entonces se trata de ver cómo empezamos a buscar soluciones reales que lleguen a las causas de los problemas que no están agobiando. Pero eso requiere que haya voluntad, de que haya capacidad para que realmente se dé un avance.

Tuvimos a la Organización de Estados Americanos apoyando un proceso genuino en un principio y que se terminó convirtiendo en una tregua con pandillas. ¿Qué garantías puede haber de que lo que se logre con mediación de la ONU no se vaya a degenerar?

Te voy a decir el problema que vemos nosotros de los acuerdos del pasado. Primero, se han logrado acuerdos, se han hecho esfuerzos, se han creado mesas de diálogo que han terminado en documentos aun firmados. Lo que no se ha visto, especialmente, es el cumplimiento de parte del gobierno, que es el que más responsabilidad tiene en la ejecución de esos acuerdos. Y en la historia hemos visto como se ha repetido eso de que hay acuerdos y que no se cumplen. Lo otro que hemos visto de negativo es que muchos de esos acuerdos o se politizan para utilizarlos mediáticamente sin que lleguen a las conclusiones o se utilizan para buscar recursos, para buscar fondos, para seguir haciendo más de lo mismo. Y por eso, hacia adelante, debemos asegurarnos de que si vamos a generar esperanza en la población de que realmente como sociedad vamos a llegar a acuerdos para resolver la problemática del país que sea bajo las condiciones que realmente se requieren: voluntad de cumplimiento y voluntad de hacer lo que debamos hacer para resolver y no solo utilizar los acuerdos mediáticamente o para lograr recursos. Eso es lo que hemos visto en el pasado. El tema de la tregua, lamentablemente, y lo vimos, fue un tema que se utilizó para beneficios electorales en la presidencial (de 2014). Entonces, realmente, ¿dónde están las prioridades del gobierno, de los actores políticos? Y creo que ha quedado claro el impacto que esa tregua tuvo en el país y en la situación que estamos viviendo nosotros.

¿Ya está definido un método de negociación? ¿Temas que se van a abordar?

Primero, no se habla ni siquiera de una mesa. Nosotros hemos tenido un acercamiento con Benito Andión y allí se tocaron dos temas: uno, hicimos una revisión de todos los acuerdos que no han sido cumplidos, porque para nosotros lo primero es que este gobierno empiece a demostrar que va a cumplir los acuerdos ya existentes y sí le pedimos a Naciones Unidas que hagamos una revisión de esos acuerdos, incluso uno de ellos se firmó en noviembre pasado sobre temas fiscales, y otros acuerdos que se han firmado en el pasado. Entonces lo primero es eso, para establecer si realmente habrá una voluntad de cumplimiento. Y lo otro en que quedamos es definir bien qué es lo que va a venir a hacer Naciones Unidas, porque en este momento no hay claridad. Y al contrario, oímos a algunos hablar de mesas que realmente no existen en este momento.

¿Arena está de acuerdo con que las pandillas participen en los diálogos en los que va a intermediar Naciones Unidas?

Yo he sido claro. Mientras las pandillas sigan delinquiendo, mientras sigan infringiendo la ley, no hay espacio para sentarse a dialogar. No vamos a negociar para ver qué tanto van a seguir infringiendo la ley o no. Las leyes o se cumplen o se cumplen. A la sociedad se la respeta o se la respeta. Si demuestran que están comprometidos en salirse, si demuestran que están dispuestos a salirse de esa vida y reinsentarse, allí podemos sentarnos a hablar. Mientras no suceda eso, no podemos sentarnos a dialogar. Y lo principal que tenemos que hacer es trabajar con nuestros jóvenes para evitar que caigan precisamente en ese problema, que creo que es donde nosotros tenemos que tener el enfoque.

Parece que el gobierno le tiene temor al costo político que le puede causar la palabra “diálogo” cuando se habla de pandillas y niega que haya posibilidades de dialogar.

Porque ya vimos lo que pasó con la tregua, que se vendió de la misma manera. Pero, nuevamente, se toman espacios que en teoría buscan ayudar a la población, pero se utilizan políticamente para un beneficio electoral. Y la tregua ya mostró sus resultados y a la población creo que ya le quedó clara, en su evaluación, la implicación que hubo en que el Fmln haya hecho esa tregua con las pandillas.

¿Qué le parece la postura del diputado de Arena Johny Wright acerca de que la prórroga de las medidas extraordinarias de seguridad es para seguir violando derechos humanos y utilizando de forma inadecuada a las autoridades?

Son temas que se tiene que revisar y ver y nosotros también como partido lo expresamos, que es importante ver el impacto y ver a detalle qué es lo que se está haciendo, para evitar caer en fallas como las que se pueden estar anunciando. Y ver bien qué es lo que realmente está funcionando y qué es lo que no está funcionando, porque lamentablemente hay mucho de lo que el gobierno está haciendo que no está teniendo impacto y que, al contrario, está consumiendo recursos tanto económicos como humanos y se está viendo el beneficio para la población.

¿Arena no está de acuerdo entonces que se den libertades a la policía y al ejército para cometer abusos contra la población en nombre de unas medidas extraordinarias de seguridad?

Es que no puede ser, se tienen que seguir siempre los procedimientos y se tiene que respetar a la población como tal y debemos tener cuidado de que precisamente no se salga eso de control y que eso venga a generar problemas aún mayores en nuestra población, en nuestra sociedad. Algo que tenemos que evaluar es que parte de los problemas que estamos viviendo, la falta de seguridad, la falta de tranquilidad, que repercute también en la parte económica, viene también de problemas culturales que tenemos. Nuestra sociedad es una sociedad que está herida, que tenemos que sanarla. Pero algunas de estas medidas de seguridad están yendo en contra de sanar las heridas de la sociedad. Somos una sociedad que viene históricamente con mucho odio, con mucha división. Mucho odio que se generó, que se inculcó desde antes de la guerra civil y lamentablemente hay grupos que siguen fomentando esa división y ese odio. Debemos tener cuidado de que estas medidas de seguridad no continúen fomentando división y odio y vengan a seguir deteriorando a nuestra sociedad como tal. Al contrario, tenemos que empezar a trabajar para sanar a la sociedad, para inculcar valores, para fortalecer a la familia, para realmente volvernos a entablar en una sociedad donde haya solidaridad, donde realmente cuidemos a nuestros jóvenes y a nuestros niños. Allí hay áreas grises en las que creemos que debemos enfatizar y tenemos que ponernos a trabajar hacia adelante. Y esos son temas que como sociedad, y no estoy hablando solo de las fuerzas políticas, allí es donde debemos empezar a enfocarnos, porque allí están las causas de los problemas que nosotros como país estamos sufriendo.

¿Usted cree que es posible que haya una desarticulación de las pandillas, que hay pandilleros que se han retirado de las pandillas y que su retiro es real?

Hay ejemplos y yo he conocido jóvenes que se han salido de las pandillas, que se han convertido y que realmente han logrado rehacer su vida y eso es algo positivo desde cualquier punto de vista que lo veamos. Entonces, los casos de aquellos jóvenes que realmente quieren reinsentarse, que están dispuestos a convertirse en ese sentido, pues obviamente debemos fomentarlos. Pero eso es distinto a sentarse con una organización que se ha dedicado a delinquir, a ir en contra de la sociedad, allí es donde debemos hacer la diferencia. Pero aquellos que quieren salirse, como te digo, yo he conocido casos de jóvenes que hoy en día están haciendo grandes beneficios para la sociedad y que reconocen su pasado, pero a la vez reconocen la importancia y el valor de haberse convertido y de haberse vuelto a involucrar en nuestra sociedad.

Pero va a ser complejo lograr que todos se conviertan, ¿no lo cree? Sería de generar un acuerdo que abarque toda esa complejidad y que la sociedad acompañe.

Veamos, los Acuerdos de Paz. En ese momento la sociedad estaba pidiendo que se terminara un conflicto armado y en ese punto específico los Acuerdos de Paz fueron exitosos. Pero había también otra problemática que como sociedad se estaba sufriendo y que continúa. Entonces, hoy por hoy, también lo que hay que entender es cuál es la problemática que la población está sufriendo. Y probablemente no se va a tratar de grandes acuerdos, probablemente van a ser temas puntuales que tenemos que ir trabajando, porque son varias cosas que hay que trabajar. Porque, nuevamente, los Acuerdos de Paz se firmaron hace veinticinco años, pero hoy por hoy, veinticinco años después, la población sigue sufriendo. Quedaron vacíos que como sociedad no hemos logrado nosotros todavía cubrir y eso es lo que nos toca hacia adelante.

¿Esos vacíos son los que han llenado las pandillas y por eso se han ido empoderando?

Tenemos que pensar que la sociedad está siendo víctima de las pandillas. Eso es indudable. Pero también tenemos que pensar que muchos jóvenes que ingresaron en las pandillas fueron víctimas de la sociedad también, por vacíos de su familia, por vacíos de que no había oportunidades, de que no tuvieron la educación, porque no se les dio el cariño y el aprecio que todo ser humano necesita y terminaron cayendo en esos pasos. Entonces tenemos una responsabilidad como sociedad que la debemos asumir. Por eso reitero y por eso es mi frustración con acuerdos en el pasado, con acuerdos que ha incumplido el gobierno, porque no ha habido ni voluntad de cumplimiento ni tampoco voluntad de ir a los problemas de raíz, sino que se ha quedado en lo superficial, buscando recursos, buscando simplemente llegar a acuerdos para tener votos para préstamos y para impuestos y para esto y para lo otro. Este es momento de que asumamos nuestra responsabilidad como sociedad y vayamos a la raíz de los problemas para hacer esa transformación que la mayoría de salvadoreños estamos esperando.

¿Pero usted no cree que las pandillas se empoderaron mucho más cuando, por ejemplo, su partido político las buscó con fines electorales?

Esos fueron temas coyunturales. Es que todos los salvadoreños y lo hablábamos anteriormente, los salvadoreños para poder entrar a sus comunidades se encuentran con pandilleros y es una realidad que estamos viviendo todos. Lo que es muy diferente es que un gobierno que tiene todas las estructuras, que tiene todo lo recursos, se siente en una mesa de negociación como fue la tregua. Es muy diferente.

Entrevista para Factum al presidente de ARENA, Mauricio Interiano, el 10 de febrero de 2017, en la sede del partido en San Salvador, El Salvador.
Foto FACTUM/Salvador Meléndez

Y en todo esto que se va a construir, ¿qué papel va a tener que jugar la empresa privada?

Si vemos cuáles son los problemas que tenemos como país, obviamente la seguridad es un problema claro, y la falta de oportunidades. Pero tenemos que ver la causa de eso. Al ver las causas vemos que hay que fortalecer la educación, tenemos que tener una inversión seria en educación. Tenemos que fortalecer y preparar y tener las condiciones para que de verdad haya inversión y que haya generación de empleo. Debemos reactivas áreas importantes como la agricultura. Y te menciono todo esto porque en todas estas áreas son muchos salvadoreños los que debemos interactuar: empresa privada, sociedad, gobierno, gobiernos municipales. Entonces, hay que ver cada problema, cada área, y aglutinar a todos aquellos que se tienen que involucrar y la empresa privada es parte, debe ser parte de eso. Y todos debemos estar claros en que si queremos encontrar soluciones nos va a tocar a todos invertir en eso, nos va a tocar ceder ciertos espacios y dedicar esfuerzo y tiempo para resolver estos problemas.

¿A usted le parece correcto cómo se ha aplicado en El Salvador el modelo económico de libre mercado desde que terminó la guerra?

Hay mucho aprendizaje que podemos tomar. Nuevamente, podemos ver los últimos veinticinco años y ver qué funcionó y qué falló y con base en eso revisar hacia adelante qué es lo que nosotros queremos implementar. Porque si queremos realmente liberar los mercados para que haya una verdadera competencia, también tenemos que invertir para que la población esté preparada para tomar esas oportunidades. Como siempre hemos pensado, debemos asegurarnos de que todos los salvadoreños tengan las mismas oportunidades y que cada quien pueda decidir si las va a desarrollar o no. Esa es un área que debemos trabajar y debemos asegurarnos crear las condiciones para realmente se dé de esa manera. Esas son las discusiones que debemos tener.

¿Cómo volver a este país menos consumista y más productivo?

Tenemos que hablar de productividad. Un recurso natural que tenemos: nuestra tierra. Que por gracia de Dios tenemos buenas tierras. Pero no les estamos sacando provecho. Se están desperdiciando muchos recursos. Cuando vemos las diferencias con los países que han logrado salir adelante y que sus sociedades también han salido adelante, no se trata de ver cuál país tiene más recursos naturales o recursos humanos, se trata de países que realmente logran sacar la productividad, el provecho de con lo que se cuenta. Somos una sociedad trabajadora, nos ha caracterizado por años lo trabajador que somos los salvadoreños. Pero en este momento no vemos que se estén generando las condiciones y los incentivos para que en lugar de pensar en consumismo estemos pensando en productividad, en lugar de estar pensando en cómo me voy a gastar la plata, mejor estar pensando en cómo voy a generarme oportunidades. Y oportunidades hay.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit