52039 Vistas |  9

Game of Thrones: sexo, sexo y más sexo

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Si hay una serie que conquistó a la audiencia desde antes de su lanzamiento fue Game of Thrones. Basada en la saga “Canción de hielo y fuego” (de George R.R. Martin) lanzada en 1996, esta historia hizo que muchos fans del libro estuvieran pendientes de la adaptación del guión desde que se supo que HBO pondría el sello de calidad, pues tenían que vigilar si era fiel a la historia y si los personajes cumplían las características peculiares y el escenario violento y erótico en el que se desarrollan.


Alerta spoiler: el siguiente escrito contiene algunos datos detallados sobre distintas temporadas de Game of Thrones. 

Las críticas apuntaban a la falta de personajes importantes que no aparecieron en la serie y a las muchas escenas de sexo a lo largo de las temporadas.

Game of Thrones muestra prostitución, incesto, violaciones, desnudos, bondage, tríos, sexo entre mujeres, orgías, etc. El sexo causa polémica y molestias en mucha gente, a pesar de que comparte similar cantidad de escenas violentas, pero de esto último se habla poco.

¿Por qué se cuestionan más las escenas de sexo, la desnudez y no la violencia?

A partir de esta serie, algunos críticos comenzaron a utilizar el término sexposition —acuñado por la crítica para referirse a las escenas que revelan información importante de la trama y los personajes, pero que se dan en un contexto sexual—, como por ejemplo en la escena donde Petyr Baelish, administrador de burdeles, tiene un monólogo que luego se convierte en una conversación con dos mujeres que tienen sexo entre ellas.

Según la crítica, el sexposition insulta la inteligencia de la audiencia, apelando a la carnalidad, cubriendo el fracaso del guionista para construir narrativas cohesionadas y, pese a que es un término utilizado de manera reciente, no es la primera vez que en HBO vemos estas escenas. En la aclamada serie Los Sopranos vemos diálogos y situaciones importantes realizadas en un club nudista que se va convirtiendo en un entorno familiar a medida que avanza la serie.

Alguna crítica por ahí argumentaba que el desnudo no era la novedad, sino el contexto en que se exponía. Para mí la cuestión no es la cantidad de desnudos o escenas sexuales, sino que la mayor parte del desnudo es femenino. Vemos en las cinco temporadas hermosos cuerpos femeninos mostrados de manera natural, y no sucede de igual forma con los cuerpos masculinos. Esto parece que es una constante no solamente en esta serie, que es la que menos titubea a la hora de las escenas de sexo, sino en la pornografía, que en pleno siglo XXI se priva de mostrar penes y esconderlos tras props, muebles o parte de la utilería de la escena en cuestión.

Esa es la cuestión.

Personaje, sexo y violencia

  • Si hablamos de escenas de sexo en la serie, mencionaremos a Daenerys, un personaje que se desarrolla a través de sus circunstancias sexuales. En la primera temporada es sometida por Khal Drogo y nos muestra a una chica frágil e inocente, pero que en el desarrollo de la serie vamos viendo cómo se convierte en una mujer diferente y más empoderada, mostrándose al mando incluso en su relación con el guerrero Daario Naharis. Daenerys es un personaje femenino importante en la serie, que tiene sexo por placer y no para obtener algo.
  • En respuesta a la crítica de si en la serie televisiva se quitaron personajes, aquí se incluyen algunos interesantes, como el caso de Ros, un personaje femenino que fue creado específicamente para la serie de TV. Ros se basa en parte en un personaje conocido como la “puta pelirroja”, que en la primera temporada aparece teniendo sexo con Tyrion Lannister y también con Theon Greyjoy. Más tarde se traslada a Desembarco del Rey para trabajar en un prostíbulo, propiedad de Meñique; y también presta sus servicios sexuales al Gran Maestre Pycelle. Ros es un personaje que muestra uno de los oficios más antiguos de la historia y que se ve reflejado en el drama palaciego y en las escenas de sexo mencionadas anteriormente. En la tercera temporada es asesinada por Joffrey, que la utiliza como blanco humano en un juego sádico: termina matándola con varios tiros de ballesta y clavándola a la cama.
  • En la temporada 4 hay una escena en el episodio 3, que muestra a Jaime Lannister forzando a Cersei a tener sexo con él. Esto ocurre junto al cadáver del hijo de ambos, el Rey Joffrey, recientemente asesinado, lo que le da un tono quizá más siniestro a la escena.

Aunque los personajes comentados anteriormente (como Daenerys, Tyrion, Jaime, Cersei, Ros) han causado placer, pena o asco debido a las puestas en escena con sus actos sexuales, a lo largo de la serie muestran algunas acciones que hacen cuestionarnos nuestra tolerancia y apertura hacia el sexo.

Lo más preocupante o polémico de Game of Thrones no debería ser la cantidad de escenas sexuales o los desnudos —que en muchas ocasiones pueden ser placenteros y darnos ideas para una que otra fantasía sexual— sino el hecho de que, aunque aparezca contextualizada en un ambiente ficticio o medieval, muchas de las escenas de violación, formas salvajes de asesinar y la misoginia explicita son prácticas actuales en nuestros contextos.

Sea como sea, Daenerys Targaryen y otros personajes queridos u odiados de la serie, volverán para la temporada 6 de Game of Thrones, para revelarnos qué fue de su destino y para regalarnos algunas escenas de tono sexual que, aunque levanten críticas agradables o desfavorables, no se puede negar que es una serie que combina elementos interesantes de los cuales queremos hablar en voz baja o en voz alta.


Lee además: Game of Thrones, temporada 6: análisis de trailers.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit