5061 Vistas |  Like

CNN: Agente identificado en escuadrón de la muerte continúa en unidad élite de la PNC

Share this...

La cadena estadounidense CNN retomó esta semana la investigación de Revista Factum sobre un grupo de exterminio integrado por policías en activo de las extintas Fuerzas Especiales de Reacción El Salvador (FES) de la PNC. CNN muestra cómo uno de los integrantes de ese escuadrón de la muerte continúa en la nueva fuerza especial de la Policía, denominada Jaguares, que nació luego del cierre de la FES y otras unidades élite. La cadena televisiva también determinó que las antiguas fuerzas policiales y la actual reciben fondos y equipos del gobierno de Estados Unidos.

Foto FACTUM/Archivo


Uno de los agentes policiales de las Fuerzas Especiales de Reacción El Salvador (FES), involucrado en un grupo de exterminio en 2017, fue identificado en un reportaje de la cadena estadounidense CNN como miembro de la nueva unidad élite de la Policía Nacional Civil (PNC), denominada Jaguares. Los reporteros de la cadena acudieron a un experto en ciencias forenses del Reino Unido, Kenny Long, para establecer que uno de los agentes de los Jaguares es el mismo que, según determinó una investigación de Revista Factum publicada en agosto de 2017,  participó en homicidios, abuso sexual y extorsión, dentro de una de las unidades de la FES.

En el especial En la intimidad del escuadrón de la muerte de la Policía, Factum identificó a cuatro policías que participaron en diversos delitos graves: el cabo Díaz Lico otro agente con el indicativo Mowgli, además de José Roberto Ventura Gámez, con ONI 27518 e indicativo Shenglon, y Bladimir de Jesús Flores Ávalos, con ONI 27791 e indicativo Perry. Long, exforense de la Policía Metropolitana del Reino Unido y experto en identidad, tuvo acceso a fotografías del nuevo grupo de los Jaguares y las confrontó con imágenes de los agentes que reveló esta revista.

La identificación fue positiva. “Es raro obtener imágenes tan claras: la cantidad de características que son iguales son muy, muy raras. Si hiciera una identificación como esta -con la Policía del Reino Unido-, esta persona sería arrestada”, dijo Long a CNN. La PNC pidió como condición mantener en el anonimato a los agentes de los Jaguares a cambio de permitir el acceso a los reporteros de la cadena a las instalaciones de la unidad. Por ello, en el reporte periodístico se omitió publicar el nombre del agente involucrado.

Los cuatro policías involucrados en el escuadrón de la muerte de la FES fueron retenidos por la PNC tras la publicación de Factum en agosto de 2017. Sin embargo, permanecieron 72 horas en esa condición, en espera de que la Fiscalía General de la República actuara con una acusación.

La investigación de esta revista contó con el testimonio de “Rastreador”, un civil que ayudó al escuadrón de policías a ubicar pandilleros para luego ejecutarlos de forma extrajudicial. Rastreador tenía meses de haber dado estas mismas declaraciones a la Fiscalía. Pero cuando se consultó al fiscal general Douglas Meléndez, también en agosto de 2017, acerca de por qué se había tardado en la investigación, respondió que se trataba de indagaciones que podían llevar mucho tiempo. Hasta la fecha, Meléndez no ha actuado contra los policías.

Factum recibió amenazas de muerte y sufrió persecución contra sus periodistas, principalmente contra los autores del especial de investigación. Incluso, funcionarios de alto nivel como los expresidentes de la Asamblea Legislativa, Guillermo Gallegos, y Sigfrido Reyes, apoyaron en público algunas amenazas contra los periodistas. El director de la Academia de Seguridad Pública, Jaime Martínez, reprodujo difamaciones contra uno de los reporteros, de quien se propagó información falsa.

Ante la inercia del Estado salvadoreño, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó una medida cautelar a favor de la planilla completa de la revista en octubre de 2017 y sugirió al gobierno que debía brindar medidas de protección para los periodistas, debido a las amenazas que provinieron de círculos cercanos a los policías involucrados en el grupo de exterminio. El Estado salvadoreño no ha cumplido con esas medidas.

CNN retomó parte de la investigación de Factum y reprodujo, con el permiso de la revista, los mensajes escritos y audios de WhatsApp en los que se corrobora que los cuatro policías del grupo de exterminio actuaban en un conjunto más amplio en el que participaban alrededor de cuarenta agentes policiales de distintas unidades y de varias zonas de El Salvador. En ese chat de WhatsApp se constató cómo se planificaban ejecuciones extrajudiciales y hasta se hacía comercio de armas de fuego. También se reveló cómo había policías que manejaban cuentas de Facebook con nombres de supuestos medios de comunicación.

Esas cuentas servían para publicar fotografías de pandilleros recién ejecutados con textos elaborados como supuestas noticias en las que se decía que se trataba de delincuentes que se habían enfrentado a tiros con las autoridades y que resultaban muertos. En varias ocasiones, por el acceso al mismo chat, se pudo comprobar que se trataba de alteraciones de las escenas para hacer parecer las ejecuciones extrajudiciales como enfrentamientos
armados y que los policías habían actuado en defensa de sus vidas.

Estados Unidos detrás del financiamiento

El reportaje de CNN reveló que el gobierno de Estados Unidos ha financiado y ha dado equipos a las antiguas unidades especiales, en específico la FES, y al nuevo grupo élite, los Jaguares. La cadena tuvo acceso a uno de los portavoces de la embajada de Estados Unidos en El Salvador, quien confirmó que sí existe dicha ayuda para la PNC. Sin embargo, la embajada externó su preocupación por la operatividad de las unidades élite de la Policía y las denuncias de abusos de las fuerzas de seguridad.

El vocero le dijo a CNN que las unidades que reciben asistencia de Estados Unidos deben mostrar un “compromiso fundamental con mecanismos efectivos de policía y respeto a los derechos humanos”. Según el funcionario de la embajada, cualquier conducta contraria a ese principio significaría el fin de la asistencia estadounidense. No se le respondió a la cadena si la FES en algún momento recibió ayuda letal (armas) de parte de Estados Unidos.

El jefe de los Jaguares, César Ortega, corroboró también la ayuda extranjera que reciben. Sobre las ejecuciones extrajudiciales, aseguró que “existe la creencia general” de que su unidad tiene “luz verde” para matar pandilleros de forma extrajudicial, pero es “una mentira”.

(de Izquierda a derecha) César Baldemar Flores Murillo, Mauricio Ramirez Landaverde, Ministro de Justicia, Oscar Ortiz, vicepresidente de El Salvador, Howard Cotto, Director de la PNC y Marco Tulio Lima, en ese momento fungía como jefe de la FES. Foto del 20 de Octubre de 2016.
Foto Cortesía/Unidad de Prensa de la Vicepresidencia de El Salvador

Lo que no pueden negar ni Ortega ni el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, es que el próximo informe de Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales indicará que en El Salvador, en 2014, un total de 103 supuestos pandilleros fueron asesinados en 2014 tras enfrentamientos con la Policía. Mientras que en 2016 ese número aumentó a 591 asesinados. Solo a la extinta FES se le achacan 43 ejecuciones extrajudiciales de supuestos pandilleros en los primeros seis meses de 2017. Todo eso ha ocurrido mientras la Policía recibió ayuda estadounidense por $67.9 millones en 2016 y $72.7 millones en 2017, según el reporte de CNN.

El ministro Ramírez Landaverde fue consultado por Factum este miércoles 30 de mayo sobre la publicación de CNN. Aseguró que la cooperación que se recibe de Estados Unidos es condicionada a la efectividad policial y al respeto a los derechos humanos de parte de los agentes policiales.

La relatora especial de Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, quien estuvo en El Salvador entre enero y febrero de este año, consignó en su informe tras su visita al país que encontró “un patrón de comportamiento en el personal de seguridad que podría considerarse como ejecuciones extrajudiciales y uso excesivo de la fuerza, el cual es alimentado por respuestas institucionales débiles”.

Share this...

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#PNC