1009 Vistas |  1

El ‘synth pop’ con acento chapín de Cosmopoli Jet

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

La región centroamericana crece cada día más en propuestas musicales. Muestra de esto es Cosmopoli Jet, una joven banda guatemalteca que apuesta por el revival del ‘synth pop’ y el ‘electronic rock’.


Este proyecto inició con Migue (voz y sintetizadores) y Fernando (voz y guitarras) en 2009. Luego ficharon a Alejo (mixes & rhythms) y completaron la formación con Juancho (batería). Actualmente están en plena promoción del tercer volumen de “Caja Negra”, su primer larga duración y publicado en tres EP (extended play).

Su último sencillo lleva por nombre “Sangre fría” y con este cierran el ciclo de “Caja Negra”. Esta semana estrenaron el videoclip en su canal de YouTube.

Migue y Fernando hablaron con Revista Factum sobre la banda, sus trabajos publicados y la música en la región. A continuación la entrevista:

¿Cómo llegaron a este sonido? ¿Cómo pasaron de algo más “dulce” a algo más “oscuro”?

Fernando: Cuando le dimos un giro a ser más banda empezamos a buscar influencias en lo que estábamos oyendo. Nos preguntamos qué podíamos hacer, y siempre lo nuestro ha sido buscar innovar.  De hecho, en Guatemala no hay otra banda que suene igual que nosotros, directamente. Tenemos mucha influencia de ‘synth pop’, ‘new wave’… Mucha influencia de Depeche Mode… También para meter guitarras escuchamos mucho de Cerati y Soda Stereo. Agarramos sonidos de bandas tipo Zoé, también. Buscando todo eso, pero desde la línea del ‘synth pop’.

Ustedes ya cuentan con dos EP ¿Qué buscan con estos dos volúmenes de “Caja Negra”?

Migue: Buscamos hacer música seria, no tanto complacer a la gente. Hacemos música no tanto de afuera hacia adentro, sino de adentro hacia afuera. De lo que nosotros sentíamos, pensábamos y nos gusta hacer. De ahí que le pusimos “Caja Negra”. Hemos vinculado el concepto a la caja negra de un avión, porque ahí van todas las memorias. Es igual el disco, tiene muchas memorias nuestras. Tiene mucha internalización en lo que pensamos y en lo que sentimos. Y lo que esperamos es que mucha gente se identifique con el proyecto.

Lanzamos en dos EP el álbum por pura decisión de mercado. Porque viendo la situación del mercado —no solo en Guatemala, sino a nivel global— los artistas ahora son de sencillos. Nosotros lo vemos como de aprovechar el material. No nos quemamos todo “Caja Negra” en un solo disparo.

Fernando: Acabamos de lanzar el último sencillo del disco “Caja Negra”, o sea, la fase final, el volumen III, con cuatro tracks (“Sangre Fría”, “Por ti”, “El plan” y “Tatoo”). “Sangre Fría” es el single de esta última parte, del cual acabamos de publicar vídeo este 26 de febrero.

Al menos en El Salvador, la música electrónica hasta hace muy poco estaba relacionada solo a la música electrónica de baile, al EDM, a los DJ. Pero luego fueron apareciendo proyectos como Safari Volvo o Manyula Dance Club, que mostraron otra cara de la electrónica. ¿Cómo asumen ustedes ese reto de mostrar este otro lado?

Fernando: Los ritmos siempre son bailables, en el sentido general. Lo que pasa es que estamos acostumbrados a que las notas bailables sean notas dulces, porque es como que lo habitual. Nosotros en la mayoría de los temas no sacamos esa parte. Nos gustan bastante los ritmos y un buen performance con el que se puedan entretener.

Lo experimental acá sería las melodías que montamos sobre esos ritmos. A lo que voy es que el ritmo no se pierde. Va también por otra parte de la tecnología. Usamos nuevas herramientas con qué hacer la música y hacer sonidos más interesantes.

Migue: También nos gusta salir de la típica alineación de las bandas de una guitarra, un bajo, un baterista y el cantante. Buscamos crear un público, destapar el oído de la gente que no había escuchado estos sonidos. Es un reto y una aventura.

¿Qué temas les gusta abordar en sus canciones?

Fernando: “Caja Negra” tiene la intención de presentar a la banda, dejar clara nuestra intención, dónde nos queremos colocar y hacia dónde va el proyecto. Lo primero que buscamos fue el nombre de la banda, Cosmopoli Jet. Luego dijimos: «jet, avión, ¿cuál puede ser la parte más interna de esto?». Y de ahí viene la analogía con la caja negra.

Como buscamos ofrecer un show diferente, en nuestros toques además de canciones escucharás piezas de música electrónica, lo que podría hacer un DJ pero en “live”.

Migue: Hablamos de relaciones, porque nos involucra a nosotros y al público al que queremos llegar. No solo de amor y desamor, sino de situaciones complicadas que podrían pasar en pareja o en más de dos. Por ahí le quisimos pegar. Hablan del “yo” para afuera, no en plural.

Han mencionado que quieren ser diferentes. ¿En qué ubicarían esa diferencia de su banda con otras de ‘synth pop’?

Fernando: Si tenés en comparación una banda de ‘synth pop anglo’ y nosotros, nosotros en los ritmos tenemos una influencia de ‘progressive electronic’, que es electrónica más movida. Es decir, somos ‘synth pop’, pero más agresivo de lo usual. Si hacemos una comparación con nuestro referente, Depeche Mode, nuestros temas tiene más “punch”, por ejemplo. Usamos diferentes técnicas, obviamente, y estamos de este lado del charco, que es más rítmico. El mercado también te exige eso. Tratamos de ponerle “sabor”, hasta cierto punto.

Migue: La diferencia también está en el uso de guitarras y sintetizadores en proporciones muy similares. En una banda de rock, por ejemplo, suena más la guitarra. En una banda de ‘new wave’ y ‘synth pop’ suena más el sintetizador. La diferencia de nosotros está en el equilibrio.

Las primeras bandas que surgieron de electrónica en el país y en Guatemala cantaban en inglés. Ustedes optaron por el español en la mayor parte de temas. ¿Por qué?

Fernando: Buena pregunta. Nuestros primeros temas eran en inglés. Era cuestión de congruencia con el género. Se sentía así, había ese cliché. Luego vimos que el género estaba aceptado y que podíamos experimentar con él. A partir de eso empezamos a tirarlo en español. Por eso, de los diez temas, hay tres en inglés y no nos molesta. También sentimos que es parte de lo que somos como región, la influencia de Estados Unidos es vasta y nos da apertura a más mercados.

En los noventa hubo mucho intercambio entre bandas de Guatemala y El Salvador; también en los últimos años, aunque en un circuito diferente. ¿Creen que esa conexión existe entre nuestros países? Y finalmente, ¿creen que se podría ampliar a la región?

Fernando: Creemos que existe esa conexión y es bastante positiva. Ustedes tienen un buen propulsor con La Casa Tomada, por ejemplo. Allá en Guate es similar, un actor que ayuda a la cultura. Ustedes tienen una buena escena acá, tanto en el público como bandas. Creo que hay una movida global de volver a lo análogo; y el electrónico ha mutado de nuevo a lo “live”. Lo importante es conocer a las personas adecuadas y en la misma movida que uno está. Si todos estamos jugando en el mismo punto, las cosas se van a ir dando. Por ejemplo hemos estado en dos festivales donde coincidimos con cuatro propuestas de El Salvador.

Nosotros aportamos nuestro grano de arena a esa unión al venir acá y hacer nuevos amigos y buscar nuevas oportunidades. Lo vemos bastante positivo. Eso mismo encontramos en Honduras. Nosotros queremos llevar el ‘synth pop’ por toda Centroamérica.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Tags

#Música