5633 Vistas |  2

El efecto Rosenthal

Share this...

El 7 de octubre pasado, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos designテウ a tres miembros de la familia Rosenthal, una de las mテ。s ricas e influyentes de Honduras, y a siete compaテアテュas de su conglomerado empresarial, lテュderes internacionales del narcotrテ。fico (kingpins). Se trata de una designaciテウn similar a la que el Tesoro hizo del empresario salvadoreテアo Josテゥ Adテ。n Salazar Umaテアa, lテュder del Cartel del Texis, en 2014. Pero, a diferencia del caso del salvadoreテアo, cuya designaciテウn quedテウ opacada por la desidia de la fiscalテュa local,ツen los casos de los hondureテアos la fiscalテュa del distrito sur de Nueva York abriテウ un proceso por lavado de dinero y Yankel Rosenthal, uno de los designados, fue capturado en suelo estadounidense. En este texto, el periodista estadounidense Steven Dudley, especialista en tema de crimen organizado en las Amテゥricas, analiza los alcances del caso Rosenthal.

 

Steven Dudley, periodista estadounidense, co-director de InsightCrime.org

Steven Dudley, periodista estadounidense, co-director de InsightCrime.org

Cuando me reunテュ con Jaime Rosenthal y con su hija Patriciaツen junio pasado habテュa en el ambiente una sensaciテウn palpable: sabテュan que algo malo se les venテュa.

Durante aテアos circularon en Honduras rumores de que la familia Rosenthal, una de las mテ。s ricas entre los clanes centroamericanos, habテュa hecho negocios con Los Cachiros, uno de los grupos de narcotrテ。fico mテ。s grandes de la regiテウn.

No habテュa ninguna expresiテウn pテコblica de esos rumores, pero en aquella reuniテウn padre e hija estaban dispuestos a poner todo sobre la mesa para hacerle frente, aun sin saber con exactitud las implicaciones en juego.

“No hemos hecho nada ilegal”, me dijo Jaime Rosenthal

El gobierno de los Estados Unidos no lo ve asテュ: el 7 de octubre hizo pテコblica una acusaciテウn formal por lavado de dinero contra Yani, el hijo de Rosenthal, contra Yankel, su sobrino, y contra Andrテゥs Acosta Garcテュa, uno de los abogados de sus compaテアテュas.

La acusaciテウn no especifica cテウmo los Rosenthal cometieron los delitos o quiテゥnes fueron sus socios; la presunciテウn es que al menos parte de los ilテュcitos provienen de sus actividades con Los Cachiros.

En la entrevista que les hice en junio, los Rosenthal se extendieron sobre esas relaciones, las cuales, insistieron, son legales. El vテュnculo empezテウ a finales de los 70, cuando Javier Rivera Maradiagaツ -quien luego se convertirテュa en el lテュder de Los Cachiros- y su padre, Santos Isidro Rivera, empezaron a vender ganado a Empacadora Continental, la planta procesadora de carne de los Rosenthal.

Los Cachiros eran cuatreros, contrabandistas de ganado, pero los Rosenthal argumentan que ellos eran solo unos entre muchos de sus clientes, cuyos antecedentes no tuvieron tiempo ni infraestructura para investigar.

Los Rosenthal alegan lo mismo sobre su relaciテウn con Los Cachiros en negocios con lテ。cteos, palma africana e industrias turテュsticas, todas テ。reas en las que el grupo criminal incursionテウ cuando pasaron de ser pequeテアos contrabandistas de ganado a ser importantes narcotraficantes, para de las cadenas de distribuciテウn de cocaテュna de grupos internacionales como el mexicano cartel de Sinaloa o Los Rastrojos de Colombia.

Existe una conexiテウn directa entre el conglomerado de la familia Rosenthal, el Grupo Cotinental, y Los Cachiros

Existe una conexiテウn directa entre el conglomerado de la familia Rosenthal, el Grupo Continental, y Los Cachiros en cada una de las テ。reas mencionadas arriba, sobre todo a travテゥs de prテゥstamos otorgados por el banco familiar, el Continental, a los negocios de Los Cachiros. Los mismos Rosenthal lo aceptaron en la entrevista.

El zoolテウgico Joya Grande, propiedad de Los Cachiros, fue financiado con un prテゥstamo de Banco Continental, propiedad de la familia Rosenthal. Foto tomada de la pテ。gina de Facebook de Joya Grande.

El zoolテウgico Joya Grande, propiedad de Los Cachiros, fue financiado con un prテゥstamo de Banco Continental, propiedad de la familia Rosenthal. Foto tomada de la pテ。gina de Facebook de Joya Grande.

Jaime y Patricia Rosenthal me dijeron que todo fue producto del crecimiento natural de los negocios de la familia.

窶彜テュ, eran buenos clientes窶, me dijo Patricia Rosenthal. 窶廢s que la fuerza del banco es la zona norte, que incluye toda la zona del litoral norte, y somos el banco mテ。s fuerte en agricultura y en vivienda social; porque la junta directiva que preside el banco siempre ha creテュdo que esツsu deber hacer un aporte en esas dos テ。reas de Honduras, lo テコnico que puede hacer… no tenemos capacidad de hacer como paテュs nada mテ。s que sea agricultura.窶

El centro del caso estadounidense es determinar hasta quテゥ punto esa negligencia aceptada por los Rosenthal es criminal. Segテコn la acusaciテウn del Tesoro de Estados Unidos, la familia era parte integral de la empresa criminal y, con dolo, los Rosenthal participaron en lavado de dinero vinculado a “ofensas graves (relacionadas con narcテウticos)”.

Sin embargo, durante la mayor parte del periodo en que los Rosenthal estuvieron envueltos en relaciones con Los Cachiros, ni Honduras ni Estados Unidos presentaron cargos contra la familia, y ningテコn oficial les dio siquiera indicios de que eran investigados.

Todo cambiテウ en septiembre de 2013, cuando el Departamento del Tesoro puso a Los Cachiros en la lista de capos internacionales, y advirtiテウ con sancionar a todas las empresas que estuvieran ligadas comercialmente a los negocios legales del grupo criminal.

窶廣hテュ nos dimos cuenta窶, dijo Patricia sobre la designaciテウn del Tesoro.ツ 窶弃orque no habテュa ningテコn documento ni nada que dijera que ellos estuvieran involucrados en el narco.窶

窶廣 nosotros nunca nos han hecho ninguna tapada,窶 aテアadiテウ Jaime Rosenthalツal referirse a los decomisos hechos por el gobierno hondureテアo. 窶廾 sea las cosas que ellos hicieron de malo con la delincuencia no fue contra nosotros.窶

Estas justificaciones y alegatos de negligencia bienintencionadas son tテュpicas de la calase empresarial centroamericana, pero ツソson genuinas? Y aun si lo son, ツソconstituyen una defensa legテュtima? Esto es lo que el caso estadounidense pretende determinar.

Las implicaciones de este caso van mucho mテ。s allテ。 de la familia Rosenthal: industrias latinoamericanas enteras estテ。n construidas sobre fondos y recursos ilegales. El caso Rosenthal las abre a todas al escrutinio jurテュdicoツde los Estados Unidos, que suele tener pocos lテュmites.

Este caso, ademテ。s, aテアade rutas para perseguir otros similares en los que se menciona lavado de dinero relacionados a “ofensas contra una naciテウn extranjera en las que haya de por medio sobornos a funcionarios pテコblicos, apropiaciテウn indebida, robo, desvテュo de fondos pテコblicos por o para el beneficio de un funcionario pテコblico”.

Los Rosenthal no fueron ingenuos; su conglomerado enviテウ una carta a la embajada de los Estados Unidos en Hoduras para solicitar asistencia de la Agencia Antidrogas estadounidense, la DEA, con el fin de depurar sus listas de clientes.

Cuando les preguntテゥ cuテ。l era su obligaciテウn, los Rosenthal se mantuvieron firmes: me dijeron que no es responsabilidad, que ellos no tienen los recursos para verificar los antecedentes de su clientes.

窶廰a obligaciテウn de nosotros debiera ser si hubiera una gente responsable que cualquier informaciテウn que caiga en manos de nosotros se lo pudiテゥramos dar, y ellos la pudieran ir a revisar, que tuvieran la capacidad para irla a revisar, y digan ‘no es cierto, es un chisme callejero’ o ‘es cierto, no hagan negocios con ellos’. Pero lo que estテ。 ahorita es que ellos estテ。n sentados a que nosotros decidamos quiテゥn es y no es delincuente. Para eso estテ。 el Estado, para eso estテ。 el gobierno, eso no es funciテウn de los bancos, no de las personas. Para eso se creテウ el Estado窶, me dijoツJaime Rosenthal.

Irテウnicamente, la carta a la embajada, que segテコn los Rosenthal fue una llamada de auxilio, puede perjudicarlos en el caso de los Estados Unidos: aunque no mencionan a Los Cachiros por nombre, muestran que sテュ tenテュan idea de quiテゥnes eran sus clientes y del tipo de negocios en que estaban metidos. La carta estテ。 fechada en marzo de 2012, 18 meses antes de que el gobierno de los Estados Unidos o el de Honduras tomaran acciテウn alguna contra el grupo.

Share this...

ツソTE HA GUSTADO EL ARTテ垢ULO?

Suscrテュbete al boletテュn y recibe cada semana los contenidos en tu email.