12091 Vistas |  1

Una división en la fracción de Arena paraliza la elección de la Corte

Share this...

La propuesta de GANA de nombrar a Carlos Pineda y a Sonia Cortez de Madriz como magistrados para la Sala de lo Constitucional cayó bien en algunos de los diputados areneros que están involucrados de forma directa en las negociaciones de la comisión política. Pero otros legisladores de Arena rechazan a estos candidatos, por tener antecedentes dudosos, y advierten con reservarse sus votos si estos abogados llegan a juramentarse al pleno parlamentario. Este conflicto y los cálculos aritméticos con los votos tienen bloqueada la elección.

Foto FACTUM/Archivo


Un conflicto al interior del grupo parlamentario arenero estalló al conocerse los nombres de los candidatos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Los diputados se reunieron entre el jueves 12 y el sábado 14 de julio para ser notificados de la decisión que habían tomado sus colegas en la comisión política. Conocieron trece candidaturas. Y empezó la tormenta para Arena: una docena de diputados, la mayoría novatos dentro del partido, se rebeló contra la selección apoyada por la dirigencia de la fracción, algo que ha estancado la elección de los nuevos magistrados.

Revista Factum consultó con cinco fuentes tanto de la bancada como de la dirigencia de este partido político para confirmar que más de una decena de diputados reclamó por el listado de candidatos. La discusión no ha sido pública y los diputados y diputadas que han mostrado su desacuerdo aceptaron hablar bajo anonimato por temor de represalias internas.

En específico, el acento de la protesta está en haber incluido al jefe de la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Pineda, y a la procuradora general de la República, Sonia Cortez de Madriz. Pero no son los únicos nombres. Una de las diputadas disidentes incluso habló de una lista de “impresentables”.

Las fuentes areneras aseguran que los candidatos Pineda y Cortez de Madriz son, en realidad, cuotas propuestas por GANA y que en negociaciones previas -con el fin de alcanzar los 56 votos necesarios para la elección de magistrados- se aceptó incluirlos en la lista del tricolor para aparentar consenso sobre ellos. Las coincidencias repentinas de estos nombres en las listas de todos los partidos serían una especie de humo blanco indiscutible. El arenero Norman Quijano, presidente de la comisión política y de la Asamblea Legislativa, no ha estado ajeno a lo que sucedió en las negociaciones. Por ello, el lunes 16 de julio por la tarde, cuando cuando cerró la plenaria para que las demás comisiones siguieran trabajando esta semana, dijo que existen votos suficientes para elegir magistrados, “pero no a los mejores”.

La delegación arenera ya tenía una lista depurada para mediados de la semana pasada. Se contaban al menos doce candidatos con el visto bueno. Pero hacia el jueves 12 de julio algunos nombres ya estaban tachados. Las fuentes corroboraron las candidaturas avaladas de Aldo Cáder, Ivette Cardona, Alex Marroquín, Carlos Sánchez, Óscar Canales y José Luis Lovo. Entre ese jueves y el sábado siguiente se tenía programada una reunión con todos los diputados de Arena para que se conociera a los seleccionados.

En la Asamblea, la delegación arenera mostró la lista a la bancada y fue entonces que, según las fuentes que fueron consultadas, se frustraron las intenciones de elegir ese mismo fin de semana. Hubo reclamos sobre algunos nombres que de repente aparecieron en la lista. En específico, se resintió la incorporación de Carlos Pineda y de Sonia Cortez de Madrid. Ellos dos, dijeron las fuentes disidentes areneras, tienen antecedentes que no los hacen idóneos para el cargo, y, en el caso de Pineda, tiene un claro conflicto de interés. En todo caso, aseguraron, se trata de propuestas originales del partido GANA.

La Asamblea Legislativa debe escoger a cinco nuevos magistrados. Cuatro de ellos se integrarán a la Sala de lo Constitucional por nueve años. Esta sala es la garante del cumplimiento de la Constitución de la República y la única entidad con facultad exclusiva de interpretar la carta magna salvadoreña. Mientras que el quinto magistrado que será elegido se incorporará a la Sala de lo Civil.

Una elección crucial

Norman Quijano ha sido uno de los areneros que han estado involucrados de forma directa en las discusiones. Las fuentes de Arena confirmaron que otros siete diputados han evaluado el listado de candidatos a magistrados: Carlos Reyes -jefe del grupo parlamentario de Arena-, Alberto Romero, Julio Fabián, Donato Vaquerano, Marcela Villatoro, Mauricio Vargas y Rodrigo Ávila. También han estado incluidos Mauricio Interiano, presidente de Arena, y un delegado del candidato presidencial arenero, Carlos Calleja.

El número de areneros envueltos en esta decisión no es para menos. La de Arena es una de las discusiones sobre candidatos a magistrados más importantes. Los 37 diputados de la bancada no solo la convierten en la primera fuerza en el congreso, sino que se constituye en la principal luz verde para que se efectúe la elección de los magistrados.

Arena tiene la capacidad de bloquear cualquier decisión que quieran tomar los otros grupos parlamentarios en conjunto. No es el único punto: elegir como magistrados a candidatos cuestionados es un costo político demasiado grande si en el horizonte están las presidenciales de 2019.

Los cuestionamientos contra Pineda y Cortez de Madriz van en esa línea. Pineda es el jefe de la Sección de Probidad de la CSJ. Esta oficina se reactivó el 9 de enero de 2014 por orden del pleno de la corte. Desde entonces, empezó a hacer investigaciones sobre los patrimonios de funcionarios públicos. Entre los primeros indagados por Probidad y su jefe, Carlos Pineda, estuvo el expresidente Francisco Flores. Luego, encontró indicios de enriquecimiento ilícito en el patrimonio del expresidente Mauricio Funes, del exdirector del Seguro Social Leonel Flores, del diputado del PCN Reynaldo Cardoza y del expresidente de la CSJ Agustín García Calderón, responsable de retirarle las atribuciones investigativas a Probidad en el 2005 por presiones del partido en el gobierno de esa época: Arena.

Todos fueron a juicio. Funes y Leonel Flores fueron condenados por una cámara de lo Civil tras las investigaciones de Pineda, mientras que Cardoza resultó absuelto y la Sala de lo Civil ratificó la decisión. El caso de García Calderón, mientras tanto, se ventila en la Cámara Primera de lo Civil de San Salvador.

Las resoluciones pendientes de Probidad sobre los exámenes a los patrimonios de los expresidentes de la Asamblea Legislativa Guillermo Gallegos y Sigfrido Reyes, de GANA y FMLN, respectivamente, y de los vicepresidentes Óscar Ortiz y Ana Vilma de Escobar, estaban listos desde finales de 2017. La CSJ en pleno, ya entrado el 2018, cuestionó el retraso sin explicación de la oficina de Pineda. Al mismo tiempo, se conocía que Pineda quería ser magistrado.

Sidney Blanco, uno de los salientes de la Sala de lo Constitucional, reiteró el retraso de Probidad a principios de julio en una entrevista del programa 8 en punto. “Estoy un poco frustrado respecto a que se hizo toda una investigación. Hay una información importante, valiosa, de la Sección de Probidad (…), y al final no hubo consenso para conocer estos casos”, dijo Blanco, y subrayó que él pidió celeridad en los casos de Probidad, pero para la CSJ, en sus palabras, el combate a la corrupción “no es una prioridad”.

Pineda no solo apareció en la lista arenera. A medida que se iban conociendo los listados de preferencias de los otros grupos parlamentarios, tanto Pineda como Cortez de Madriz se repitieron en cada uno. En el de GANA, inclusive.

Sonia Cortez de Madriz ha sido procuradora general durante tres períodos consecutivos. También magistrada suplente de la CSJ. GANA ha sido el principal promotor de las candidaturas de Cortez de Madriz en la procuraduría. Por ello, los diputados areneros que están en contra de que su delegación haya enlistado a la abogada resienten que vayan a favorecer los intereses de GANA.

Una fuente de la CSJ que ha tenido conocimiento de las investigaciones y los procesos de la Sección de Probidad aseguró, por ejemplo, que en la investigación por enriquecimiento ilícito contra el expresidente legislativo Guillermo Gallegos hay una inclinación a resolver a favor del diputado de GANA. La fuente del órgano judicial aseguró a Factum que “operadores de GANA dentro de la corte maniobraron para influir en el resultado de la investigación” sobre Gallegos.

Las candidaturas de Pineda y Cortez de Madriz fueron aprobadas por el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ), que no tuvo reparos sobre los dos abogados, pese al conflicto de interés de Pineda por ser el jefe de la Sección de Probidad y al reconocido favoritismo de GANA hacia Cortez de Madriz para nombrarla procuradora general. En la reelección de la procuradora en 2013, Guillermo Gallegos le comentó a El Diario de Hoy que GANA se decidió nuevamente por Cortez de Madriz porque ella nunca tomó partido durante un conflicto institucional, en 2012, entre la Asamblea Legislativa y la Sala de lo Constitucional.

En la reelección de 2016, la actual procuradora volvió a ser la carta preferida de GANA. El favoritismo se desenmascaró cuando en la lista de elegibles por GANA para la Procuraduría General de la República solo apareció un nombre: Sonia Cortez de Madriz. Los demás partidos en el congreso, en cambio, presentaron listas de entre tres y cinco candidatos.

Las fuentes de Arena que conversaron con Factum aseguran que hay candidaturas que sí son potables para los areneros y se refieren a las que en un primer momento habían quedado en un listado reducido de seis aspirantes. En su rechazo a las otras incorporaciones no solo se refieren a que se trata de una negociación con GANA con el fin de obtener los 56 votos suficientes para elegir a los magistrados. Sucede que hay diputados areneros que en realidad se sienten cómodos con que abogados como Pineda vayan a la Sala de lo Constitucional.

Se trata de legisladores areneros de tradición, según las fuentes, que en la actualidad también son sujetos de investigación por enriquecimiento ilícito por la Sección de Probidad de la CSJ. El objetivo, aseguran, es devolver a la inactividad a Probidad y evitar que continúen las indagaciones de esa oficina en su contra. Para ello, elegir a Pineda como magistrado sería un paso importante.

Revista Factum publicó en julio de 2017 un listado de diputados que votaron por reformas que debilitaban la Ley de Extinción de Dominio y que a la vez tenían expedientes de investigación abiertos en la Sección de Probidad. Los legisladores areneros indagados por Probidad que también han sido parte de la delegación negociadora para esta elección de magistrados son Carlos Reyes, Alberto Romero, Donato Vaquerano, Julio Fabián y Rodrigo Ávila.

De ellos, solo Julio Fabián, ahora subjefe del grupo parlamentario de Arena, aclaró esta semana que, a su juicio, la idoneidad de los candidatos a magistrados no se da de forma automática solo porque algunos nombres que “vienen en los listados del resto de partidos” coinciden con los que están en la lista de Arena. Sin embargo, la insistencia acerca de que hay otros legisladores areneros que sí están empujando las candidaturas de Pineda y Cortez de Madriz persiste.

Carlos Calleja, mientras tanto, llamó el domingo pasado a los diputados a elegir magistrados que tengan garantías de que serán independientes de “partidos y grupos de poder”. Las fuentes de Arena reconocen que quien va a pagar los platos rotos de una mala decisión, basada en los intereses personales de algunos diputados, será su candidato presidencial.

Calleja no ha podido evitar las críticas por culpa de escándalos mediáticos de algunos legisladores areneros. El mismo jefe de fracción, Carlos Reyes, fue pillado en el estadio Lushnikí de Moscú, el 17 de junio pasado, durante el partido de fútbol entre Alemania y México en el Mundial de Rusia 2018. El presidente de Arena, Mauricio Interiano, defendió al jefe de sus diputados y dijo en una entrevista del programa Pencho y Aída que Reyes no hizo nada incorrecto, porque “se estaba tomando sus vacaciones”.

Pero Calleja, al contrario que Interiano, no dudó en pronunciarse en contra de la conducta de un funcionario al hacer un viaje de placer cuando su país está en problemas. “Comparto la indignación de los salvadoreños de que en tiempos tan difíciles un diputado se tome vacaciones para ir al mundial”, expresó Calleja en sus redes sociales luego del incidente.

El candidato presidencial de Arena se alejó de esta manera de la mala imagen que generó el diputado Reyes. A pesar de que Carlos Reyes, así como los diputados Alberto Romero y Donato Vaquerano -integrantes de la delegación arenera para seleccionar candidatos a magistrados- fueron activistas declarados y favorecieron a Calleja con su control territorial para ganar la elección interna contra Javier Simán.

Guillermo Gallegos, expresidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador, uno de los actores claves de esta negociación para elegir nuevos magistrados de la CSJ. Foto FACTUM/Salvador MELENDEZ

Sin los 56 votos

La elección de magistrados a la CSJ se logra con la mayoría calificada de votos en la Asamblea Legislativa. Es decir, 56 diputados deben estar a favor de estos nombramientos. La aritmética parlamentaria es un cálculo político obligado para lograr ese fin. Si bien Arena es la primera fuerza en el congreso salvadoreño, no puede prescindir de los votos de los otros grupos parlamentarios para tomar las decisiones de mayoría calificada.

Los tres grupos parlamentarios, Arena, PCN y PDC, logran juntos 49 votos. En los listados de CD y el diputado no partidario Leonardo Bonilla hay algunos candidatos que coinciden con los de la alianza y alcanzan 50 o 51 votos posibles. Por ello, los votos de GANA o del FMLN son necesarios para alcanzar la mayoría calificada. Las fuentes areneras, que para este reportaje no quisieron identificarse por razones políticas, aseguraron la semana pasada que desde un primer momento se buscaron entendimientos con GANA y no con el FMLN. Si es posible, dijo una de las fuentes, “queremos dejar fuera al FMLN” de la toma de decisiones.

GANA, en este caso, tiene la llave para los 56 votos y puede pedir cuotas. Es decir, puede hacer que los demás acepten a uno o dos candidatos de sus propuestos, so pena de retrasar la elección y dejar vacía la Sala de lo Constitucional. En ese escenario, hay tres candidatos que, por el momento, al cruzar los listados de todos los grupos parlamentarios, podrían ser elegidos por mucho más que la mayoría calificada. Y se trata precisamente de Sonia Cortez de Madriz, que tendría hasta 82 votos del pleno legislativo; de Carlos Pineda, a quien lo elegirían con 79 votos; y al secretario del juzgado de Paz de Candelaria, Harold Cornejo, con 59 votos.

La próxima plenaria está programada para este viernes 20 de julio. La división en Arena persiste y no hay, de momento, certeza de que la Sala de lo Constitucional tenga nuevos magistrados.


*Con reportes de Bryan Avelar y Héctor Silva Ávalos.

Share this...

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.