9529 Vistas |  2

Una discordia en Arena facilitó la elección de magistrados de la CSJ

Share this...

La Asamblea Legislativa mantuvo a El Salvador más de cuatro meses sin Sala de lo Constitucional, la institución encargada de cuidar los derechos primordiales de los ciudadanos contra violaciones del Estado. Por ese retraso, los diputados fueron demandados ante la Fiscalía General de la República, y el Tribunal de Ética Gubernamental les abrió un expediente de investigación. El partido Arena, que defendía un discurso de nombrar a los que resultaron con mejor calificación en las evaluaciones ciudadanas, rompió su unidad una vez más y volvió a las viejas costumbres políticas con GANA y FMLN: reuniones a puertas cerradas, negociaciones en secreto, sin atención del ojo público. Los nuevos magistrados son, nuevamente, producto de las cuotas políticas.

 Foto FACTUM/Salvador Meléndez 


El diputado de Arena por La Libertad Gustavo Escalante entró sonriente al Salón de los Constituyentes. Aprovechó el momento de los discursos de los diputados que habían pedido la palabra en el Salón Azul de la Asamblea Legislativa para felicitarse por haber acordado los nombramientos de los nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia. La curul de Escalante está a unos veinte pasos del Salón de los Constituyentes. No le costó llegar. Dentro del salón estaban los diez abogados que pocos minutos después iban a recibir la designación oficial de magistrados, en la sesión plenaria del pasado viernes 16 de noviembre. Escalante estrechó las manos de los elegidos, dio abrazos, y en especial a la abogada Sonia Cortez de Madriz, propuesta inamovible de GANA, partido adversario de su partido Arena.

Escalante se regresaba para su curul, pero Cortez de Madriz lo llamó, que llegara de nuevo a donde ella estaba con los otros abogados para tomarse una foto juntos. Y así posaron.

Escalante fue el primer diputado de Arena que sorprendió a su propio partido, el 7 de noviembre, cuando declaró que él estaba dispuesto a votar por la propuesta de GANA con tal de desanudar una elección de magistrados de Corte Suprema de Justicia (CSJ), que tenía un retraso que iba hacia los cuatro meses. “… estoy listo para dar mi voto por la licenciada Sonia de Madriz, una mujer que en la PGR ha demostrado honestidad y capacidad; con ello abonaré al diálogo y a la democracia”, dijo el diputado arenero.

El diputado de ARENA Gustavo Escalante (primero a la derecha) posa junto a la abogada Sonia Cortez de Madriz minutos antes de que fuera nombrada magistrada suplente de la Sala de lo Constitucional. Escalante se separó de las propuestas de su partido Arena, el 7 de noviembre de 2018, para apoyar públicamente a Cortez de Madriz, quien era la candidata principal de GANA. A Escalante se le unieron otros diputados de Arena que rompieron con la unidad partidaria para respaldar la propuesta del partido adversario. Foto FACTUM/Fernando Romero

La elección de magistrados de la CSJ se había estancado porque los grupos parlamentarios de GANA y FMLN se rehusaron a unirse con sus votos. La Asamblea Legislativa necesita la mayoría calificada, es decir 56 votos, para elegir magistrados de la corte. Sin los votos de GANA (10) y del FMLN (23), solo se tenían 51 votos posibles. Por ello, la participación de cualquiera de los dos grupos parlamentarios en la votación era fundamental.

GANA y FMLN abogaban por candidatos que, según las evaluaciones ciudadanas, carecían de idoneidad para los cargos. En las primeras semanas de retraso, GANA apostó fuerte por la candidatura del abogado Carlos Pineda, actual jefe de la Sección de Probidad de la CSJ. La sección de Pineda se encarga de investigar el enriquecimiento ilícito de los funcionarios del Estado salvadoreño. Pineda, al buscar la magistratura, paralizó investigaciones avanzadas que Probidad tiene en contra de Guillermo Gallegos, diputado de GANA y uno de los principales promotores de Pineda en la CSJ; del vicepresidente Óscar Ortiz, del FMLN, y de la exvicepresidenta, Ana Vilma de Escobar, de Arena.

Pineda no logró pasar los filtros, pues se encontró con una férrea oposición del grupo parlamentario de Arena y de organizaciones de la sociedad civil, quienes denunciaron que Pineda se encontraba en un grave conflicto de interés, al ser el investigador de los funcionarios a quienes estaba tratando de convencer para ser magistrado. Pineda fue desechado por GANA como su candidatura principal. Fue entonces que el diputado Gallegos y los demás legisladores de su grupo parlamentario tomaron como bandera a Sonia Cortez de Madriz, quien, desde 2010, es la procuradora general de la República por tres períodos consecutivos.

Los diputados de GANA, desde agosto de 2018, dijeron en sus apariciones públicas que Cortez de Madriz era su cuota y que no era negociable. Los diputados Guillermo Gallegos y Numan Salgado la calificaron como “su candidata” para la Sala de lo Constitucional. En las evaluaciones ciudadanas, que fueron presentadas como baremos, la abogada Cortez de Madriz resultó, sin excepciones, en los últimos puestos de calificación. La abogada no posee un título académico de doctorado ni publicaciones sobre derecho constitucional, que son puntos a favor en las evaluaciones de candidatos a magistrados. Arena, también desde agosto, le respondió a GANA que no daba su respaldo a Cortez de Madriz para la Sala de lo Constitucional, aunque la podían considerar para integrar la Sala de lo Civil.

Por eso la declaración del diputado Escalante sorprendió al partido. En las horas siguientes al anuncio, los diputados areneros Bonner Jiménez, de La Paz, y Arturo Simeón Magaña, de Ahuachapán, se unieron a Escalante y dijeron que ellos también estaban dispuestos a dar sus votos por Sonia Cortez de Madriz, con el discurso de “desentrampar la elección de magistrados”. La diputada arenera Felissa Cristales hizo público su disenso con Escalante y aseguró que “tanta insistencia” sobre una persona no le daba confianza y advirtió que si la propuesta de Cortez de Madriz llegaba al pleno de la Asamblea Legislativa, era probable que los votos de Arena se iban a romper.

La dirigencia del partido Arena corrigió a los diputados y les recordó que sus propuestas para la Sala de lo Constitucional eran los abogados Aldo Cáder, Carlos Sánchez, Sergio Avilés y Marina Marenco —propuestas que sufrieron cambios entre agosto y noviembre, pues Arena llegó a apoyar a la abogada constitucionalista Ivette Cardona, que terminó descartada—. Y para la Sala de lo Civil, de la que debían nombrar un magistrado, Arena tenía propuesto al abogado Alex Marroquín. A Arena, que cuenta con 37 diputados, lo acompañaban PCN (9) y PDC (3). Mientras tanto, el diputado de CD, Juan José Martell, y el diputado no partidario Leonardo Bonilla pedían que las discusiones sobre la elección se hicieran en público.

Días después del anuncio de los diputados de Arena, de apoyar a la propuesta de sus adversarios, el alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, también de Arena, intervino en las decisiones de su grupo parlamentario. El 12 de noviembre, se quejó de que las organizaciones de la sociedad civil se hayan dedicado a despotricar contra Sonia Cortez de Madriz con tal de “imponer su agenda”. Factum conversó con seis diputadas y diputados de Arena que aseguran que Muyshondt hizo una especie de lobby a favor de Sonia Cortez de Madriz para integrarla como magistrada en la CSJ.

“Mi intervención se limitó a que no se atacara injustamente con calumnias y difamaciones a una mujer, y que no se dejara nuestro partido imponer candidatos con base en baremos o evaluaciones elaborados por ciertos grupos de interés”, respondió Muyshondt a las preguntas de Factum de por qué intervino en esta elección y si buscó convencer a los diputados de su partido para apoyar la propuesta de GANA.

Funcionarios de la Asamblea Legislativa que pidieron la reserva de su identidad para proteger sus puestos de trabajo aseguraron que la comisión política consideró en un principio designar a Cortez de Madriz para la Sala de lo Civil. Sin embargo, negociaron la posibilidad de que los nuevos magistrados de la Sala de lo Constitucional estuvieran en ese cargo solo por tres años, en lugar de los nueve años que estableció la pasada Sala de lo Constitucional, y que las magistraturas de lo Constitucional fueran rotadas cada tres años, para que otros magistrados pudieran conformar esa sala.

La decisión final, tomada el viernes 16 de noviembre a mediodía, fue que no se rotarían las magistraturas de la Sala de lo Constitucional con las de otras salas cada tres años, pero los diputados —excepto el no partidario— decidieron que la abogada Cortez de Madriz sí integraría la Sala de lo Constitucional como magistrada suplente.

El alcalde Muyshondt escribió entonces en su cuenta de Twitter una lección:

En la sesión plenaria, las advertencias de la diputada Cristales se hicieron realidad. En varios de los nombramientos, como el del magistrado Sergio Avilés, hijo de la exministra de Trabajo del gobierno del FMLN Victoria Marina de Avilés, y el de Sonia Cortez de Madriz, varios diputados de Arena se abstuvieron de votar y otros prefirieron levantarse de sus curules para no votar.

Karla Hernández fue una diputada que no votó por Avilés ni Cortez de Madriz. Sobre la nueva magistrada, la legisladora arenera tuvo una explicación peculiar. “Si a ella (Cortez de Madriz) la querían como magistrada propietaria, yo siento que hasta fue humillante para ella que la dejaran de suplente. A un buen profesional no hay que darle premios de consuelo. Yo por eso, aunque quizás no me comprendan, no le di mi voto”, dijo a Factum, cuando se le preguntó por su abstención. Otros diputados que rompieron la unidad arenera por Sonia Cortez de Madriz y se abstuvieron de votar fueron David Reyes, Patricia Valdivieso, Alejandrina Castro y Felissa Cristales, y estuvieron ausentes de sus curules al momento de votar René Portillo Cuadra, Rosa Romero, Ana Mercedes Larrave y Marcela Villatoro.

Las negociaciones que ocurrieron entre Arena, GANA y FMLN para desenredar la elección y revivir un punto muerto como era la integración de la abogada Cortez de Madriz sigue en el misterio. El presidente de la Asamblea y de la comisión política, el el diputado arenero Norman Quijano, sin embargo confesó que el buen término de la elección se alcanzó en reuniones que no fueron públicas.

“Prácticamente esto ha sido construido en reuniones privadas que hemos tenido”, confesó Quijano cuando en la comisión política se aprobó el dictamen de elección de magistrados casi por unanimidad. El único voto explícito en contra fue el de Jorge Juárez, suplente del diputado no partidario Leonardo Bonilla. La fracción no partidaria fue el único voto contra todos los nombramientos. Bonilla acusó a los partidos políticos. “Tras cuatro meses, este día sucedió lo que tanto denuncié: mediante acuerdos que el país desconoce, se eligieron magistrados de la Corte Suprema de Justicia”, reclamó el legislador.

Los magistrados propietarios y suplentes que fueron nombrados el 16 de noviembre para integrar la Sala de lo Constitucional son Aldo Cáder, Carlos Sánchez, Sergio Avilés y Marina Marenco de Torrento, como propietarios. Cáder es el único con experiencia constitucionalista y en derecho administrativo y de competencia. Sánchez es abogado penalista, con estudios de posgrado en justicia penal, antes del 16 de noviembre fue magistrado de la Cámara Primera de lo Penal, cuestionada por el FMLN por su decisión de dictar arresto domiciliario al expresidente Francisco Flores durante su proceso judicial por peculado.

Sergio Avilés, quien restó importancia a las evaluaciones ciudadanas de los candidatos a magistrados, dejó el Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) para ir a la CSJ. En su estadía en el tribunal, Avilés prefirió el perfil bajo y no hizo pronunciamientos públicos sobre procesos de ética contra funcionarios del actual gobierno. Mientras que Marina Marenco de Torrento fue sancionada, dos veces, por el TEG donde estaba su nuevo compañero Avilés, por valerse de su antiguo cargo en el Consejo Nacional de la Judicatura para favorecer a su sobrino.

Los magistrados suplentes de la Sala de lo Constitucional son Cristóbal Reyes, Jorge Quinteros, José Luis Lovo y Sonia Cortez de Madriz. Reyes es juez de Sentencia en el departamento de La Unión, mientras que Quinteros es un abogado especialista en derecho de familia. Lovo, mientras tanto, es directivo del Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional y es experto en derecho internacional y asuntos limítrofes.

Los magistrados propietarios para las cuatro plazas en la Sala de lo Constitucional son juramentados por el presidente de la Asamblea Legislativa, Norman Quijano, durante la sesión plenaria del 16 de noviembre de 2018. Foto FACTUM/Salvador Meléndez

En la Sala de lo Civil, los diputados eligieron al abogado Roberto Calderón como magistrado propietario y a Alex Marroquín como suplente. Calderón es el juez Décimo de Instrucción de San Salvador. La entrevista que le hicieron los diputados de la subcomisión para seleccionar a los candidatos a la CSJ fue controversial: Calderón declaró que a su juicio la jurisdicción de la Sala de lo Constitucional está subordinada a la CSJ en pleno. Marroquín, suplente, es magistrado de la Cámara Especializada de la Niñez y es docente en la Escuela de Capacitación Judicial.

Para Norman Quijano, no se puede decir que GANA se salió con la suya en esta elección.

—Yo diría que todos nos salimos con la nuestra —respondió a la pregunta de Factum sobre si GANA terminó torciendo el brazo de Arena.

—Pero si Sonia Cortez de Madriz o Sergio Avilés no hubieran sido propuestas de GANA y del FMLN, ¿usted siempre hubiera votado por ellos? —le preguntó Factum.

—Yo he votado por todos. Y disculpame, pero no quiero hacer ese tipo de valoraciones. Esta elección ya es pasado y ahora le pido a Dios que los ilumine y que actúen juiciosamente. La decisión está tomada.

—Solo quiero dejar claro si fueron o no candidaturas que surgieron de las propuestas de Arena.

—Por supuesto que no. Eso no lo puedo negar. Eran candidaturas que surgieron de otros grupos. Pero en política hay que ser pragmático. No tenemos 56 votos y eso nos lleva a negociar y si entrás a negociar debés de saber que tenés que ceder. Así es la cosa —dijo Quijano.

El presidente de la Asamblea Legislativa, luego de que la comisión política aprobó el dictamen de nombramientos de los magistrados, invitó a sus colegas a “felicitarse” por el acuerdo que se alcanzó con 124 días de retraso.

Luego de ser nombrados, los nuevos magistrados, acompañados del actual presidente de la CSJ y de la Sala de lo Constitucional, Armando Pineda, dieron su primera conferencia de prensa dentro de la Asamblea Legislativa. Estuvieron presentes todos, menos la magistrada Sonia Cortez de Madriz.

Share this...

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.