4438 Vistas |  Like

Diez cosas que debés saber previo al Super Bowl

Este próximo domingo se llevará a cabo el acontecimiento deportivo más importante del año en el deporte estadounidense: el Super Bowl de la NFL, en el que se enfrentarán los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Halcones Marinos de Seattle.

Por eso en Revista Factum decidimos crear el siguiente conteo en el que enumeramos 10 puntos esenciales para no sentirse perdido respecto a lo que ocurra ese día en punto de las 5:30 de la tarde.

En El Salvador aún falta mucho para que el fútbol americano sea un deporte de gusto masivo, así que no es extraño que el Super Bowl no sea transmitido por ningún canal de televisión abierta. Pero sí podrán disfrutarlo aquellos que tengan acceso a la televisión por cable. Ellos podrán sintonizar las señales de las cadenas ESPN y Fox Sports para elegir la que más prefieran.

Si no estás muy empapado con las noticias de la NFL y de este evento, no dejés de leer las siguientes «diez cosas que debés saber previo al Superbowl».

1) Los protagonistas

star wars Lego

Ya antes mencioné que serán los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Halcones Marinos de Seattle los que salten al campo de fútbol americano de la Universidad de Phoenix, en Glendale, Arizona. Los primeros representan (como campeones) a la Conferencia Americana de la NFL, mientras que los segundos representan a la Conferencia Nacional.

Y más allá de esta obviedad, lo vital del asunto es lo que ambos equipos representan.

Los Halcones Marinos son el vigente campeón y, por ende, buscan repetir como los monarcas de una liga donde repetir campeonatos en años consecutivos es algo que no suele suceder muy seguido. La última vez que esto ocurrió fue en las temporadas de 2004 y 2005… cuando ¿adivinen quién se agenció el Trofeo Vince Lombardi?

Exacto.

El último equipo en repetir como campeón de la NFL en años consecutivos es el mismo que hoy quiere impedir que vuelva a ocurrir: los Patriotas de Nueva Inglaterra, la franquicia más exitosa de la NFL en el nuevo siglo (con tres campeonatos y seis apariciones en el Super Bowl en este período).

Seattle, en cambio, solamente tiene un campeonato (el conseguido el año pasado) y tres apariciones en Super Bowl en toda su historia.

Parodiando a Star Wars, digamos que mientras Nueva Inglaterra prefiere hablar de «The Force awakens«… Seattle más bien prefiere «Dark Force rising«.

2) Rivalidad

rivalidad

No existe tradición de una fuerte rivalidad entre estas dos franquicias. Si le preguntan a los fanáticos de ambos equipos, les dirán que los Seahawks desprecian sobre todas las cosas a los 49ers de San Francisco; mientras que los Pats odian con odio jarocho a los Colts de Indianápolis (y en algunos casos a los Bills de Buffalo).

Esas rivalidades pertenecen a duelos divisionales o de conferencia, razón que los lleva a enfrentarse todos los años y, por ende, alimentar la repulsión entre estos equipos.

Pero un Seattle/New England no tiene precedente en Super Bowl, así que no se puede hablar de una rivalidad en particular entre estas dos franquicias de la NFL.

3) Sherman vrs Revis

Pai Mei copia

Que el domingo no hayan rivalidades entre franquicias no significa que no las existan a nivel personal.

¿Recuerdan la escena de Kill Bill 2? Cuando Bill le dice a Beatrix Kiddo lo siguiente:

– Cualquier cosa… Cualquier cosa que Pai Mei diga, obedece. Si le echas (aún por un instante) un ojo desafiante, te lo arrancará. Y si le faltas al respeto, te romperá la espalda y el cuello como si fueran ramitas. Y ese será tu fin.

Bill sabía muy bien las lecciones de respeto que deben mantenerse hacia un maestro.

Y tal parece que Richard Sherman (esquinero de los Seahawks) no ha visto la magistral película de Tarantino. Les explico porqué…

Se trata de una guerra de machos alfa que hasta el día de hoy no han tenido oportunidad de transportar la disputa de sus trincheras del twitter al campo de fútbol americano.

Todo inició hace dos años, con la irrupción de Richard Sherman en la NFL. Desde un inicio en su carrera, Sherman demostró talento, pero no solo en el campo, sino también con el thrash talking y el uso (¿abuso?) de las redes sociales. Su osadía, en aquel entonces, era la de compararse pública y constantemente con una estrella confirmada que jugaba su misma posición por ese entonces en los Jets de Nueva York. ¿Su nombre? Darrelle Revis…

Aquel marketing auto inducido terminó por irritar a Darrelle Revis y pronto lo expresó en Twitter:

Traducción: «Nunca había visto a un hombre que hablara tanto como una mujer. Este tipo se mantiene poniendo mi nombre en su boca para darse notoriedad«. Revis además citó textualmente la cuenta de twitter de Richard Sherman, por si alguien tenía dudas. Aquello disparó la guerra tuitera, porque Sherman no iba a quedarse callado:  

Traducción: «Alguna temporada lograrás ocho intercepciones, pero no ocurrirá pronto. Yo lo hice en mi segunda temporada, así que ahí tienes algo que perseguir«.

Ya pasaron dos años desde aquello. Ahora, en la guerra entre estos dos esquineros de la NFL, no es descabellado decir que Sherman ha sido el mejor en el campo en las últimas temporadas (porque quizás lo ha sido en comparación con todos los esquineros de la liga), pero nunca antes habían tenido la oportunidad de enfrentarse… ¡Y menos en un escenario como el Superbowl! Ya veremos si Pai Mei Revis le arranca un ojo al insolente Sherman… O si, por el contrario, el esquinero de los Seahawks destaca más y envenena el arroz de su otrora maestro.

*Nota para los despistados: sépase que ambos no compartirán el campo al mismo tiempo en ningún momento. Ambos son los esquineros de sus respectivos equipos y en la NFL chocan ofensivas contra defensivas. Cuando uno esté dando lo mejor de sí, el otro estará a un costado… observando.

4) La NFL preferiría que ganara un equipo en especial

Castigo Y no lo van a decir públicamente, pero por simple lógica, a la NFL no le gustaría tanto que el ganador de este próximo domingo fueran los Patriotas de Nueva Inglaterra, acusados de haber alterado intencionalmente 11 ovoides de los 12 puestos a disposición para su uso en el juego de campeonato en el que vencieron 45-7 a los Colts de Indianápolis.

Sin duda ese caso –sumado al «spygate» que también involucró a los Pats en el pasado, cuando se les comprobó que realizaban espionaje sobre sus rivales– coloca una severa mancha en la franquicia de Nueva Inglaterra, que, de resultar ganadora del Super Bowl 49, lo haría con una sombra de trampa muy difícil de superar.

A los Patriotas se les acusa de haber alterado la presión de 11 balones previo al Juego por el Campeonato de la AFC. ¿Y qué con eso? Pues que está probado que un balón con menos presión favorece al agarre sobre él de parte del mariscal de campo.

¿Y porqué habría beneficiado solamente a los Pats? Pues debido a que, por regla, cada equipo elige y utiliza sus propios 12 balones en cada juego. Eso significa que, de ser hallados culpables, los Pats habrían ganado la final de la AFC con una ventaja comprobada sobre sus rivales.

¿Preferiría la NFL que el campeón sea el equipo que está en el banquillo de los acusados por ser (presuntamente) tramposo? 

N-O   W-A-Y  J-O-S-É!!!

 5) Belichick vrs Carroll 

capitán En cada pugna deportiva –y en especial en un deporte de conjunto donde prima el uso de la estrategia– se libra una batalla que encuentra como protagonistas a los Almirantes Generales que comandan cada decisión que los cadetes deberán llevar a cabo. De sus decisiones depende la mayor parte del destino de una guerra que libró 16 batallas de baja intensidad y algunas más decisivas.

La más decisiva de todas es la de este domingo.

Se trata de los entrenadores jefes, la máxima autoridad en la estrategia de cada equipo. Y este año encontramos a dos coaches de características distintas.

Por un lado está Bill Belichick, quien (aunque no lo pareciera mucho) es siete meses más joven que su rival de turno. Si la suerte no le sonríe el domingo, pudiera todavía desquitarse de Carroll con un «por lo menos aún no tengo 63 años cumplidos«, aunque claro, en abril próximo ya no podrá decir ni eso. 

De lo que siempre podrá alardear es de poseer tres anillos de Super Bowl (que pudieran ser cuatro), tres premios de Coach del Año y el ilustre honor de haber terminado una temporada (la de 2007) con récord invicto: 16 ganados, cero perdidos.

Al alfabeto aún le faltan letras para que pueda describir con justicia el respeto que este estratega se ha ganado de parte de la liga (aunque los escándalos de trampa nublen un poco el brillo de sus preseas). De Belichick puede decirse que es una mente maestra en esquemas ofensivos…

Por otro lado esta Pete Carroll, con sus 63 años recién cumplidos y un anillo de campeón, que resulta ser el que aún tiene vigencia. No solo es el entrenador del equipo que busca repetir como campeón de la NFL, también es el vicepresidente ejecutivo de la franquicia.

Y para equiparar con justicia la comparación, también Carroll tiene cola que le zapateen. A mediados de la década pasada, Pete fue acusado y penalizado por tener conocimiento y facilitar violaciones en el programa deportivo del equipo de fútbol americano de la Universidad del Sur de California (USC), los Troyanos, a quienes él dirigió por nueve años.

De Carroll puede decirse que es una mente maestra en esquemas defensivos…

Ofensiva contra defensiva.

Valga decir que según las casas de apuestas de Las Vegas, Bill Belichick y sus Patriotas están un punto arriba sobre Carroll  sus Halcones Marinos, pero en proyecciones tan cerradas quizás no convenga apostar demasiado fuerte… 

6) Katy Perry

Katy Perryta

 Todo Super Bowl se merece un espectáculo de medio tiempo que sea recordado. Por eso la NFL pensó en la cantante Katy Perry como la artista ideal para la edición XVIX.   Y para causar más expectativa al respecto de su presentación, la misma Katy Perry dio a conocer en su cuenta de Twitter el afiche con el que promociona su espectáculo (junto a Lenny Kravitz de invitado).

Y no solo eso: también un vídeo en el que suelta algunas pistas de lo que podemos esperar.

7) Brady vrs Wilson

quarterback Todo juego de fútbol americano representa un duelo de quarterbacks. Y el de este próximo domingo muestra estilos muy distintos, aunque exitosos ambos.

Los Patriots tienen al que todo lo tiene. Por mencionar algunas cosas: tres anillos de campeón, dos MVP de los seis Super Bowls en los que ha participado, trece temporadas de experiencia en la NFL, diez veces elegido para el Pro Bowl (que es el juego de las estrellas de la NFL), doce campeonatos divisionales (más que ningún otro mariscal en la historia del juego)… Y si bastara algo más, ¡está casado con la súper modelo brasileña Gisele Bündchen!

Un hombre así, de seguro fuma Rex… O se llama Thomas Edward Patrick Brady, Junior.

Su rival de turno responde al nombre de Russell Carrington Wilson y cuenta apenas con tres temporadas de experiencia en la NFL.  A diferencia de Brady, Russell Wilson no fue llamado al estrellato de la NFL desde su ingreso en la liga.

Wilson apenas fue el pick 75, en la tercera ronda del draft de 2012, pero su ascenso ha sido meteórico. Quizás sea su atleticismo, porque Wilson es parte de la nueva camada de mariscales que está llegando a la NFL: jugadores de raíces afroamericanas que combinan pases con acarreos. Y Wilson es de los pocos que logra de manera eficiente ambas cosas. No es del estilo de Brady (exactitud en pases cortos, casi nunca pase largos). Más bien es del tipo que se siente cómodo con el wild cat (donde se realiza una finta que permite al mariscal correr con el balón). Aunque esto no significa que sea desprolijo con la función principal de todo quarterback: lanzar pases.

Mucho ojo a la siguiente estadística: Russell Wilson tiene un récord impresionante de 10-0 en su carrera enfrentando a mariscales ganadores de Super Bowl (3-0 vrs Aaron Rodgers; 2-0 vrs Eli Manning; 2-0 vrs Peyton Manning; 2-0 vrs Drew Brees; 1-0 vrs Tom Brady).

Es sangre nueva versus realeza.

Es Wilson versus Brady.

8) Rob Gronkowski 

Gronk Después de Tom Brady, la principal arma ofensiva de los Patriotas es el ala cerrada Rob Gronkowski, quien posee el récord (en su posición) de la NFL con la mayor cantidad de recepciones para touchdowns durante sus primeras cinco temporadas como profesional (con 55).

Junto a Brady ha formado una sociedad que ha aterrorizado a la liga entera por muchos años.  Después de tener campañas plagadas de lesiones en 2012 y 2013, «Gronk» volvió a su nivel habitual en 2014, es decir, el nivel de un súper estrella: 82 recepciones y 12 touchdowns durante la temporada regular así lo atestiguan. 

Seattle se caracteriza por tener una defensiva muy sólida, pero algo importante deben planear en su secundaria (linebackers, corners y safetys) para limitar la incidencia que Gronkowski suele tener en cada juego.

9) Marshawn Lynch

beast Lo apodan «Beast Mode» y no es por casualidad. Cuando este acarreador encuentra su ritmo, pareciera que un gen mutante lo convierte en una bestia imparable. 

Hay ocasiones en las que pareciera que no hay fuerza humana capaz de detener el acarreo de este gran jugador. Aquí un vídeo para quien tenga dudas al respecto:  

Cuando se trata de Lynch, realmente se necesita un equipo para derribarlo. Pareciera que los Patriots no podrán esperar que  Hightower y Jamie Collins hagan todo el trabajo. Ellos van a necesitar apoyo de sus compañeros (y un impulso suficiente) para ganar el tiempo y los refuerzos necesarios para contener a Lynch. 

Cuando un jugador así impacta de tal manera el juego terrestre, las cosas se facilitan para el juego aéreo.

*Russell Wilson sonríe mientras lee esto*

10) Y el ganador será…

coin flip

Animarse a dar un pronóstico en un juego como este es realmente una aventura, una moneda al aire, pero seré un temerario que se anima a hacerlo:

¡Ganarán los Seahawks en un juego cerrado con diferencia menor a siete puntos!

¿Porqué?

La historia suele pesar en ciertas franquicias, pero en una liga como la NFL, donde los equipos cambian su staff rápidamente, no se puede confiar en que el pedigrí de los Pats los volverá intimidantes.

Seattle demostró en el Super Bowl del año pasado (con una paliza sorpresiva sobre los Broncos de Denver) que se siente bastante cómodo en el papel de underdog (el menospreciado) por los expertos del juego. 

Y la historia se repite. 

Enfrentan a un quaterback que parece He-Man and the Master of The Universe (el año pasado fue Peyton Manning), pero su sólida defensiva manatió a los rivales.

La defensiva gana campeonatos.

Veo además otras dos razones para darle una leve ventaja a Seattle:

1) Creo que son más capaces para ajustarse a diferentes planes de juego. Si les limitan el juego aéreo, pues cuentan con Lynch para abrir espacios donde no parecieran estar. Y viceversa.

2) Seattle es un equipo que debería adaptarse mejor a las condiciones del campo de fútbol americano de la Universidad de Phoenix, donde el clima favorece jugadas largas (cosa que no ocurre mucho en climas extremos, donde muchas veces se beneficia al juego de pases cortos de Tom Brady).

Ya veremos si no ando muy perdido.

Pronóstico: gana Seattle 28-24.

*Todas las fotos son de Flick con licencia Creative Commons.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Deportes