1827 Vistas |  6

Diente Amargo: “Épocas violentas necesitan música violenta”

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Cuatro salvadoreños abandonan sus personajes cotidianos para convertirse en los demonios que acosan al país. Mutan a Dino Ex Machina (voz/composición),  Calígula (bajo), Turbo (guitarra/teclado) y  Mr. de La Rosa (guitarra) para dar vida a Diente Amargo, que más que una banda es un proyecto musical que busca incomodar a su público. 

Fotos y video FACTUM/Gerson Nájera


El deseo de encubrir sus identidades cotidianas para encarnar a los personajes que dan vida a Diente Amargo es intencional. Busca, a la vez, ser congruente con el mensaje de sus canciones y con el concepto que los determina. Es por ello que los hijos bastardos de Ministry y Cartel de Santa definen su sonido como snuff industrial.

Esta emergente banda salvadoreña planea —a mediano plazo— publicar retratos de nuestros villanos. Los creadores de Diente Amargo consideran que “convertirse en el enemigo es la mejor manera de conocerlo”. Por ello, Revista Factum buscó la oportunidad de invocarlos para conversar con tres de sus cuatro integrantes. La entrevista, a continuación:


¿De qué cavidad bucal es el ‘diente amargo’?

Dino Ex Machina: De la fosa bucal somos el colmillo más filoso y quebrado. Somos de dentadura canina.

¿Cuál es la razón para aparecer en este momento en la escena musical salvadoreña?

Calígula: Creo que es el momento. Creo que épocas complicadas merecen música complicada. Épocas violentas necesitan música violenta.

¿Cuál es la propuesta de Diente Amargo?

Dino Ex Machina: Creo que es una respuesta lógica a la realidad.

“Es música para señalar
a todo un bestiario de
personajes que habitan
en esta ciudad”.

–Dino Ex Machina 


En sí, el disco que estamos componiendo ahorita y produciendo se llama “Legión”, que es como un demonio que incluye a varios demonios; y que es una metáfora para describir los diferentes demonios que sentimos que hay en nuestra ciudad. El disco que estamos componiendo es como una ilustración de cada uno de ellos.

Ya presentaron a uno de sus retratos: el “Oligarcamatón”. ¿Pueden comentarnos de este retrato y qué otros se vienen?

Dino Ex Machina: La particularidad que tienen los retratos es que están hablados en primera persona. Estamos casi asumiendo el rol o estamos haciendo empatía con los villanos que habitan en esta ciudad y que son algunos de los males que acosan a nuestro país. Es como la confesión que quisiéramos escuchar —en un tono más descarado—, retratando una actitud.

¿Piensan abordar así a todos sus personajes? Porque también se puede hacer desde el juicio o la simple presentación fotográfica.

Calígula: Creo que si te quejás de algo desde el punto de vista de una víctima siempre vas a ver hacia arriba el mal. No hay mejor manera que convertirse en el enemigo para entenderlo.

¿Quiénes son sus padres musicales?

Calígula: Creo que hay un gran bestiario de música industrial que nos ha inspirado. A nuestro género nos gusta denominarlo como snuff industrial. Eso es por el simple hecho de pintar las situaciones más adversas y oscuras que podamos presentar a los curiosos que quieran conocer un poco más de eso, que se quieran adentrar más. Creo que hay varios ejemplos de bandas que también a nosotros nos provocan eso. Ministry podría ser una de las principales, que me gusta bastante. Rammstein…

Turbo: Rammstein, Nine Inch Nails, KMFDM, son algunos ejemplos.

Dino Ex Machina: También hemos estado escuchando bastante música en español. Creo que parte de los elementos nuevos que se han integrado están en la crudeza del Cartel de Santa, que nos gusta a todos, pero de una manera que ha venido a abonar a la manera de componer. Es ver también cómo podíamos usar el lenguaje y la jerga salvadoreña. Es bien raro escuchar música —incluso en El Salvador— que vaya dirigida a “vos” y no a “tú”; entonces también estamos ocupando el “vos”. La manera de componer cambia, se puede volver hasta más ligado. Por ejemplo, yo siempre escucho decir que no hay como una puteada de un salvadoreño. Entonces [se trata de] ver de qué manera se le puede dar esa fluidez de puteada salvadoreña a una letra que busca provocar, que busca demandar. Es apropiarnos más del estilo salvadoreño, aplicarlo a algo industrial y ver qué resulta. Porque creo que el sonido oxidado, el sonido repetitivo, monótono, representa mucho más: una rutina a la que ya estamos acostumbrados y que es una rutina de matadero donde escuchamos cadenas, balas… y todo eso se vuelve un ritmo. Entonces, en ese sentido, el industrial nos ha permitido recrear esos escenarios y esas atmósferas, mezclado ya con una manera bien propia de hablar.

Hace algunos años dominaba en la nueva música alternativa salvadoreña la evasión. Actualmente la tendencia es al contrario. ¿Cómo se ubican en este revival  de volver a hablar de nuestros asuntos?

Calígula: Yo creo que la música siempre va a hablar de lo que vos vivís. Creo que la pregunta a considerar es: ¿qué otras realidades ahora ya estamos dispuestos a vivir y qué otras realidades estás dispuesto a encarnar? Yo creo que es un movimiento que sí se puede convertir en tal, o sea, en una generación de personas que asumen su entorno y asumen todo lo que les sucede. No solo lo tratan de maquillar, sino que lo asumen y lo integran. Me parece que hay varios ejemplos y qué bueno… En hora buena de darle la cara a la realidad.

Turbo: El Internet te ha mostrado que El Salvador y Latinoamérica están  convulsionados. De una manera u otra íbamos a tener que regresar y dejar el escapismo atrás. La mejor forma de hacerlo —y para recordarnos dónde estamos— es con la música. La música tiene el poder de retratarte de la manera más pura y así también de la manera más cruda.

¿Consideran que el arte debe evadir o enfrentar la realidad?

Calígula: Siempre debe enfrentarla. El arte es trinchera. Agarrá tu instrumento como un arma y podés hacer cambios.

Dino Ex Machina: Sirve para ambas, para escapar y para enfrentarla. En nuestro caso hemos decidido ocupar la realidad como tinta y creo que depende de cada quien, porque la música debe ser libre y debe servir para lo que a uno lo llena. Yo me sentiría mentiroso si me pongo a cantar de algo bonito si lo que percibo es completamente lo contrario. 

Turbo: Claro que el arte debe enfrentar. No hay razón para no hacerlo.

‘Calígula’, ‘Dino Ex Machina’ y ‘Turbo’ forman parte de Diente Amargo, una propuesta musical emergente en la escena salvadoreña. Sus integrantes definen su estilo como “snuff industrial”.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

Además de lo lírico y lo sonoro, ¿Diente Amargo tiene una propuesta en escena?

Calígula: Como concepto no podemos dejar de abordar las ramas que podamos del arte. Es decir, música, letra, visuales, audiovisuales. Además, es una época en que cada vez la producción se está haciendo más personal. O sea, cada vez te juntás con amigos, te juntás con personas, te juntás con gente interesada que tiene talentos que suman al proyecto. No es una banda; es una idea que se está gestando. Y se puede manifestar en muchos de los sentidos: visual, auditiva, conceptual. La idea es usar todos esos aspectos para dejar claro el mensaje.

Dino Ex Machina: El proyecto también quiere retratar que con pocas piezas —o con las piezas indicadas dentro de nuestra realidad— también se puede llegar a formar este tipo de alineación en la que varias personas creativas se unen para decir algo a través de la música, incorporando todas las técnicas que se puedan manejar dentro del arte o las que nosotros tenemos a la mano; y no parar, porque no están las puntualidades técnicas que se necesitan. Queremos hacer de la carencia un ingrediente más en este proyecto artístico. Creo que la música siempre acompaña bien toda una idea. No solo es una banda en sí; el proyecto quiere decir algo, quiere despertar preguntas.

Todo esto suena bien DIY (do it yourself/hágalo usted mismo). ¿Hay alguna inspiración punk en esto? Me refiero a la actitud, no a la música.

Calígula: Definitivamente, en la manera que nosotros podamos organizarnos dejamos de depender de un sistema establecido. Hay momentos en tu día —pequeños— en que podés empezar a hacer las cosas en tu comunidad o hacer las cosas por ti mismo; o encontrar dentro de tu círculo a personas que hagan posibles tus ideas. Más que una simple necesidad o limitante es el hecho de abolir las maneras que muchas veces te han dicho que son las únicas de hacer las cosas. Y hacerlas por tu cuenta y hacerlas a tu manera. En la medida de que más personas lo hagan, nos podemos alejar del conformismo.

Dino Ex Machina: También de los estándares. Porque si estamos esperando hacer un video con cierta cámara o tocar con ciertos instrumentos, puntualmente, nos quedaríamos esperando. Estamos en El Salvador. Entonces estamos creando con lo que tenemos a la mano. Con el transcurso de los años creo que hemos podido encontrar más cosas con que ilustrar nuestra música.

A veces, el circuito alternativo del país es bastante tribal, mientras que la propuesta de ustedes es bastante ecléctica.  ¿Cómo se ven dentro de esta escena?

Dino Ex Machina: Siempre hemos querido atacar desde nuestra propia trinchera. Simplemente, empezar a gritar y ver quiénes se acercan a escuchar qué estamos diciendo. Cualquiera es bienvenido. El que se siente identificado con el mensaje es nuestra tribu y creo que la queja es bien general, solo que quizá nosotros lo estamos haciendo de la manera más áspera. Pero bienvenidos los que se sientan identificados.

Calígula: A nivel de contenido, el descontento es una tribu común. Creo que esa es a la que estamos perteneciendo en este momento. Además, a título personal, creo que apegarte a los reglamentos de una escena es un gran acto de conformismo.

Podés encontrar más información sobre Diente Amargo visitando su Facebook y su cuenta oficial en Youtube.

¿Qué presentaciones tienen listas?

Dino Ex Máquina: Tenemos una fecha el 28 de octubre. Vamos a tocar con varias bandas y varios músicos del género de la electrónica. Vienen bandas de Guatemala, también. Viene una banda que me interesa escuchar y que se llama Dinosaur 88, que es música electrónica con instrumentos en vivo.

¿Para cuándo un nuevo sencillo y el disco?

Dino Ex Machina: El próximo single estaría saliendo en los próximos meses; y pensamos lanzar el disco los primeros meses del próximo año. Nos parece que el próximo año es ideal para tirar un disco como este.

¿Tiene fecha de caducidad Diente Amargo?

Dino Ex Máquina: ¿De caducidad?

Calígula: Podés pensar eso de un proyecto potable, je, je. No de este.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Tags

#Música