4233 Vistas |  1

Denuncian intimidación contra Daniel Alemán y su familia

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

La familia y el abogado del joven Daniel Alemán informaron de nuevos hechos intimidatorios a raíz de la denuncia pública del caso. Organizaciones defensoras de Derechos Humanos apoyan a la familia y piden que se investigue la actuación de la PNC. Desde la policía no ha habido respuesta. 

Foto ilustración FACTUM/Malu


El pasado miércoles 22 de febrero, hacia las 10 de la mañana, dos personas vestidas con uniformes policiales, y con el rostro y el ONI (número de identificación policial) cubiertos, se presentaron en el centro penal La Esperanza para notificar a Daniel Alemán sobre el delito de extorsión agravada que se le atribuía. Los supuestos policías entregaron un documento al joven para que lo leyera y lo firmara, pero, según la versión del imputado registrada por su familia, apenas le dio tiempo para ver el contenido del mismo.

Al día siguiente, 23 de febrero, la madre de Daniel se presentó en la oficinal fiscal de Soyapango para verificar la acusación por extorsión agravada; pero se le informó que no constaba ningún registro por ese delito, no así el de posesión y tenencia con fines de tráfico, por el cual ya tiene un proceso abierto en el Juzgado Primero de Instrucción de Ilopango.

El nuevo abogado de la familia, Dennis Muñoz, informó que no existe ningún registro sobre la visita al penal de dichos sujetos, por lo que valoró el hecho como un forma de intimidar al joven de 21 años, detenido el 10 de enero en circunstancias contradictorias.

Revista Factum consultó con el jefe de comunicaciones de la Fiscalía General de la República, Salvador Martínez, quien confirmó que no existe ninguna acusación por extorsión contra Daniel Alemán.

El abogado de la familia también aseguró que la mañana del 16 de enero, el mismo día de la audiencia inicial contra el imputado, la jefa de comunicaciones de la Policía Nacional Civil (PNC), Xenia Contreras, llamó al jefe de Tatiana Alemán, para informarle que la joven había iniciado una campaña a través de las redes sociales para denunciar la detención arbitraria de su hermano. Contreras, según Muñoz, dijo que el joven era pandillero y que además era acusado por el delito de extorsión. Sin embargo, a la fecha nunca ha existido una acusación formal por extorsión, según quedó confirmado a través del vocero de la Fiscalía.

Se trató de conseguir la versión de la Policía y de Contreras, pero al llamarla por teléfono dijo que estaba ocupada, por lo que pidió hablar más tarde, a una hora en que ella ya estaba supuestamente desocupada.  Aunque se trató en reiteradas ocasiones, Contreras ya no respondió al teléfono para desmentir o confirmar esta situación a Revista Factum.

“Le está queriendo (Contreras) coartar la libertad de expresión (a Tatiana Alemán), en el sentido que ya no diga nada, quiere amordazarla en ese contexto”, señaló Muñoz durante la conferencia de prensa que brindó, el lunes 27 de febrero, junto al Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA), la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) y el Servicio Social Pasionista (SSPAS).

 El caso contra Alemán

Daniel Alemán fue detenido el pasado 10 de enero por el delito de posesión y tenencia con fines de tráfico, mientras jugaba un partido de fútbol en el polideportivo de la residencial Altavista, según testigos presentes en el lugar. Sin embargo, la policía escribió en el acta de detención que la captura en flagrancia tuvo lugar “el interior del parqueo ubicado entre el block ‘G’ y block ‘H’ frente al pasaje 6 de la residencial Altavista del municipio de Ilopango”.

Según la versión de la defensa particular, los agentes policiales entregaron una libra de marihuana a Daniel estando ya en las bartolinas de la PNC y le dijeron que era suya. Sin embargo, en el requerimiento se señala que la droga la llevaba oculta bajo la ropa al momento de la detención.

En este caso se cuenta con una investigación interna realizada por la Inspectoría General de Seguridad Pública (IGSP) sobre el actuar policial, así como la declaración de varios testigos que estuvieron presentes al momento de la captura y quienes certificaron que el joven no tenía drogas cuando lo detuvieron en la cancha de fútbol.

La defensa va a presentar una copia de ese informe ante el Juzgado de Instrucción de Ilopango para que conste en el proceso; ante la Sala de lo Constitucional para pedir un hábeas corpus preventivo; ante la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) para advertir sobre el caso; y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos al momento de presentar la denuncia y tras agotar todas las instancias nacionales.

IDHUCA, FESPAD y el SSPAS exigen que se identifique a los sujetos que visitaron el penal donde está recluido Daniel para que se informe sobre el contenido del documento que se le hizo firmar. También pidieron una investigación sobre la “actitud amenazante” de Contreras porque, según han identificado en otros casos, cuando los familiares denuncian a las instituciones suelen presentarse nuevos cargos contra las personas que reclaman haber sido imputadas de manera arbitraria.

*Foto ilustración: cartel de la campaña “Los siempre sospechosos de todo”, inspirada en el caso de Daniel, hecho por la artista Malu.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit