1833 Vistas |  Like

Concierto: Fito Páez (RRR Tour)

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit

Si grita pidiendo verdad en lugar de auxilio; si se compromete con un coraje que no está seguro de poseer; si se pone de pie para señalar algo que está mal, pero no pide sangre para redimirlo; entonces… Es rock & roll“.

Pete Townshend

¿Cómo es un concierto de Fito Páez en pleno 2014?

Comienzo diciendo que es bastante rocanrolero. Más que de costumbre. Claro, siempre dando un merecido espacio a la fineza, pero es la distorsión la dominante.

Esto no es fortuito. Es planeado.

Fito promociona un disco que, además de rendirle tributo a Charly García –como si aún no nos quedara clara la devoción del Padawan al Jedi–, busca extraerle un poco de jugo a la médula espinal de aquel “Naturaleza Sangre (2003)” tan sangriento.

Rock & Roll Revolution (RRR)” no es aquello, ni debe serlo. Pero se aprecia que, al menos en vivo, Fito quiera mantener coleando al moribundo.

El sentido honesto de las giras de presentación de discos nuevos suele ser el de promocionar a estos discos. Olfatear al cashier, mantener a flote el balance. Keep the business rolling, dude!

Por eso no extraña que el set list iniciara con dos temas del nuevo material. De los cuales destacó en especial “Muchacha“, segundo track del disco, segundo corte de la noche, segunda cachetada para los que piensan (¿pensamos?) que Fito perdió el olfato por las melodías catchy de tiempos pasados que incuestionablemente fueron mejores.

Lentes oscuros. Traje impecable. Barba canosa. Sonrisa ancha. Look Men in Black para iniciar el flirteo musical.

Para entonces quedaba claro que la “masa de las capitales” aún no dominaba a la perfección los temas de RRR. Tampoco hacía demasiada falta. “Enjoy the silence“, diría David Gahan.

Muchacha” es una de esas canciones que se disfruta más si ninguno de los que pagamos por habitar las butacas arruinamos su magia al intentar cantar a garganta rajada.

A continuación sonaría “Yo te amo“, una de las dos canciones de los últimos ocho discos de Fito que sería interpretada –excluyendo los de RRR–.  Algo sintomático, en realidad. Es posible que hasta el mismo Fito presienta que algo se quebró a partir de “Moda y pueblo (2005)”, aunque, pensándolo bien, ¿quiénes somos y qué hemos hecho nosotros para emprender la osadía de escrutar a Páez?

Además los fans más fans todo lo perdonan… ¡Por eso son fans!

El concierto dio rienda suelta a los clásicos de perpetua emoción: “La rueda mágica“, “11 y 6“, “Al lado del camino“, “Tumbas de la gloria“, etc. Especial distinción para el lapso a piano en solitario en el que Fito interpretó “Cadáver exquisito” y “Un vestido y un amor“, que dio paso a la sección más rocanrolera del show, y que incluyó cambio de vestimenta –con una camiseta “Say no more“, en el enésimo guiño a la religión García–.

El cierre incluyó un solo encore, aunque muchos nos quedamos esperando un regreso más, que debió haber ocurrido. Al revisar el set list, se notó cómo estaba programado que Fito tocara “El diablo de tu corazón“, pero esto no pasaría finalmente. Set List Fito Páez  

Quedó para reseñar que el show con la nueva banda de Fito –en la que siempre se extrañará la presencia de Guille Vadalá en el bajo– es imponente. Lo es tanto, que hasta se siente corto, pese a haber interpretado 22 canciones.

Quedó también la explicación de cómo “El retrato de Dorian Grey” (Oscar Wilde) inspiró a Fito a componer el tema “La canción de Sibyl Vane“, una de las más destacadas de RRR. Y un comentario para no pasar en alto: cuando para presentar “Margarita“, Fito comentó que ella (su hija) es “el único amor de su vida”.

Quedó también otro momento para el recuerdo: cuando en plena interpretación de “El amor después del amor“, Fito mostró una camiseta con el rostro de Gustavo Cerati… para luego comentar: “¡Abracemos por siempre a Gustavo”. Y luego: “¡Qué bueno que aún nos queda Charly (García)!”.  

Y quedó también el asombro de Fito al ver un océano de luciérnagas que él mismo convocó, cuando a propósito del tema “Brillante sobre el mic“, le pidió al auditorio que cada quien encendiera su celular e iluminara al recinto. “¡La más linda de toda la gira!”, diría.

Quedó para la memoria un gran show en el inventario de este músico, un pilar esencial para entender la grandeza de la escuela argentina del rock.

*Da clic aquí, si quieres ver la galería fotográfica del concierto.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pagePrint this pageDigg thisShare on TumblrEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Reddit