8054 Vistas |  5

La fórmula inexplicada de Bukele que sube la deuda externa por aumentar el Fodes

Nayib Bukele asegura que el incremento al Fodes es equivalente a incrementar la deuda externa en 3,000 millones de dólares, pero no da explicaciones con base en qué presupuestos publicó este monto. El dato, por sí solo, es dudoso.

Foto FACTUM/Salvador Meléndez (vista aérea de la plaza central del municipio de Suchitoto)


Faltaba un minuto para las 8 de la noche del jueves 21 de marzo de 2019 cuando el presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, escribió en su cuenta de Twitter: “El incremento aprobado hoy, de esta manera, sin haber hecho antes los cambios necesarios, además de corregir la ley del Fodes, es el equivalente a incrementar nuestra deuda externa en 3 mil millones de dólares (…) Con eso pudimos haber arreglado nuestro país (…) Saqueadores”.

La queja de Bukele tenía una razón: los diputados aprobaron que el Fondo para el Desarrollo Económico y Social de los Municipios (Fodes) pasara del 8 % al 10 % de los ingresos corrientes del Estado. Es decir, lo que decidieron los partidos políticos el 21 de marzo fue subir, desde 2020, un 25 % la cantidad de dinero que han estado recibiendo las 262 alcaldías en El Salvador en los últimos años.

Desde el 6 de marzo anterior, el presidente electo ya había publicado, también desde Twitter, su descontento con ese incremento. Los partidos Arena y FMLN, que aglutinan en la actualidad el mayor número de alcaldías en El Salvador, estaban por completo a favor.

El 8 de marzo siguiente, Bukele se refirió por primera vez a los 3,000 millones de dólares: “Incrementar irresponsablemente el Fodes (sin asegurar el ingreso de esos fondos adicionales al Estado), equivale a incrementar en 3 mil millones de dólares nuestra deuda externa”. Incluso, advirtió que una decisión como esa iba a empeorar la calificación internacional que tiene El Salvador ante instituciones financieras: “Si pensábamos que la calificación de nuestro país es mala, esperen un día después de esa aprobación”.

El 11 de marzo, Bukele insistió en hablar de la deuda externa con un nuevo tuit. Aseguró entonces que aumentar el Fodes afectaría la calificación del país, “justo antes de que salgamos a emitir bonos para financiar deuda externa”.

La deuda externa salvadoreña, al tercer trimestre del 2018, superaba los 16,648 millones de dólares. ¿De qué fuente de información Bukele extrajo que la deuda externa rozaría los 20,000 millones de dólares si se aprobaba el incremento del Fodes? Hasta el cierre de esta nota, no lo ha explicado. Factum trató de preguntar sobre este punto a Ernesto Sanabria, del equipo de comunicaciones de Bukele, pero no respondió a las llamadas telefónicas ni a los mensajes que se le enviaron.

Los datos del Banco Central de Reserva (BCR) reflejan que los ingresos corrientes netos del país en la última década siempre aumentaron, con excepción de 2009, año de crisis económica mundial, cuando bajaron en un 10 %. El resto de la década hubo aumentos entre el 1 % (entre 2013 y 2014) y un máximo del 11 % (en 2011). Aun así, el 8 % de los ingresos corrientes destinado al FODES nunca bajó de 200 millones de dólares y alcanzó su mayor pico de 374.41 millones de dólares el año pasado.

Con base en la proyección de ingresos estimada para 2019 (5,188.7 millones de dólares) y si, en el supuesto de que esta cantidad fuera exactamente la misma para 2020, el incremento al Fodes implicaría 103.8 millones de dólares adicionales.

Con este aumento, el Fodes pasaría de 415.10 millones de dólares a alcanzar los 518.87 millones de dólares en el 2020.

En otro escenario irreal, en el que el ingreso neto para el resto del quinquenio de Bukele se mantuviera estático en el estimado para 2019, implicaría que el gobierno deberá erogar 2,594.35 millones de dólares, es decir, alrededor de 519 millones de dólares más. ¿Cómo esta última cantidad conecta con 3,000 mil millones de dólares más de deuda externa?

Una promesa de su propia campaña

Y aunque agregarle al Fodes esos mismos dos puntos porcentuales era algo que él había prometido en su plan de campaña Cuscatlán como uno de sus proyectos insignia, en su reclamo ahora Bukele matizó que se requería de condiciones previas para hacerlo realidad. Esas condiciones previas, sin embargo, no las anotó en su plan.

Tampoco explicó cuándo iba a ocurrir ese incremento durante su gobierno. En todo caso, bajo el artículo 14 de la Ley de Responsabilidad Fiscal, toda erogación en el presupuesto tiene que contar con fuente de financiamiento, con lo que no era posible cumplirla en el primer año de su gestión, y estaba amarrada a tener los votos en la Asamblea Legislativa para su aprobación en el presupuesto de 2020.  Eso lo tomaron en cuenta los diputados al votar por el incremento, que será efectivo a partir de ese año.

Lo que no tomaron en cuenta los legisladores fue que para aumentar el Fodes antes debían mejorar los ingresos del Estado, reformar la ley que rige este fondo económico y tener una fiscalización mucho más estricta de cómo se ocupan estos fondos en las municipalidades. Esos fueron, de hecho, los reclamos que hizo Bukele. Pero el presidente electo no fue el primero ni el único que advirtió esto. Esos requisitos ya habían sido expuestos, en El Salvador, por el Ministerio de Hacienda y por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), y por representantes de instituciones internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).


Con el apoyo de:

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.