1801 Vistas |  Like

El presidente electo pide disculpas por calumniar y paga $50 mil

Nayib Bukele se presentó a la vista pública donde era acusado de calumniar a Eugenio Chicas, el exsecretario de Comunicaciones de la Presidencia. Antes de entrar a la sala de audiencias, dijo que no se iba a arrepentir de sus declaraciones, que estaba convencido de que Chicas había violado a su actual esposa cuando era menor de edad. Solo dos horas y media después su versión cambió por completo: el presidente electo aceptó conciliar con Chicas, se disculpó por sus opiniones y pagó los $50 mil en efectivo. Casi un año y medio después de iniciado el caso, y después de faltar a varias audiencias, Bukele tenía prisa por terminarlo. Según él, esta es una forma de no retrasar el proceso porque necesita salir la próxima semana hacia Estados Unidos.

Foto FACTUM/Salvador Meléndez


Nayib Bukele entró al centro judicial de Santa Tecla minutos después de las nueve de la mañana del jueves 7 de marzo. Parecía de buen ánimo. A su llegada a los tribunales, dijo sentirse seguro de que la acusación que lanzó en 2017 contra el exsecretario de comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, no era ninguna calumnia. Aseguró que no se arrepentía de sus palabras, que no pediría disculpas a Chicas, y que estaba dispuesto a asumir su culpa y pagar una multa solo porque quería que el proceso terminara para continuar con sus actividades como futuro presidente de El Salvador.

Periodista: ¿Entonces usted sostiene lo que dijo entonces?

Bukele: “Por supuesto, todo el mundo sabe que no solo es cierto, sino que era peor todavía de lo que yo había manifestado al principio, incluso ustedes recuerdan a la ex esposa del señor Chicas…”.

El presidente electo se refería a la exesposa de Chicas, Ana Lucía Ramírez, que en una declaración jurada, presentada el 19 de enero pasado, revelaba detalles de la vida privada del exsecretario y su actual esposa. Pero esta prueba finalmente no fue admitida por el juez del caso.

Periodista: ¿Se va a disculpar?

Bukele: No, por supuesto que no, lo único que voy a aceptar la pena máxima, pero con él no me voy a disculpar, para nada”.

Bukele llegó sin sus abogados a la vista pública ante el Tribunal Primero de Sentencia de Santa Tecla. Alegó que todo fue idea suya y que por eso les dijo a sus defensores: “déjenme, yo voy a ir solo, no quiero llevar abogados ni testigos, no quiero seguir exponiendo a la gente en un caso que no tiene ninguna relevancia”.

Sin embargo, el juez Cruz Antonio Pérez no permitió que se instalara la vista pública sin la presencia de su defensa ya que, por ley, un ciudadano debe ser asistido por un abogado en un proceso judicial. No sirvieron los planteamientos de Bukele en la audiencia, al señalar que “el juicio se ha alargado más de lo necesario y no ha garantizado que sea un juicio justo”, y que “se le permitiera asumir la pena máxima y terminar el proceso ese mismo día”. El juez le recordó que el derecho a la defensa es irrenunciable y le dio 15 minutos para conseguir que se presentara su abogada defensora, Bertha Deleón.

El ex secretario de Comunicaciones de Casa Presidencial, Eugenio Chicas, saluda a Bertha Deleón, defensora de última hora de Nayib Bukele, para conciliar en el juicio por calumnia contra el presidente electo.  Foto FACTUM/ Salvador MELENDEZ

Tras el receso, el juez llamó a Chicas, a Bukele y a sus respectivas abogadas, para que se acercaran al estrado. Luego de media hora de discusión privada, anunció que había una conciliación “bastante avanzada” y ordenó un receso de 10 minutos para que se conocieran los términos del acuerdo. Este arreglo, contrario a lo que Bukele dijo antes del inicio de la vista pública, incluyó una disculpa pública, el compromiso de no volver a toca el tema y el pago de $50,000 en efectivo como compensación.

“Por este medio hago una disculpa pública al señor Eugenio Chicas por mis opiniones vertidas en televisión y me comprometo a no volver a mencionar el tema”, dijo Bukele para ser sobreseído definitivamente de la acusación por calumnia.

Una hora después, el tiempo otorgado por el tribunal, el presidente electo llegó a la sala de audiencias con varios fajos de dólares en sus manos y los depositó en la mesa. Su abogada los ordenó y se los entregó a Chicas, quien se mostró de acuerdo con el cumplimiento del acuerdo de conciliación.

Bertha Deleón, defensora de Nayib Bukele, ordena los billetes que sumaban $50 mil dólares que Bukele pagó para conciliar en el juicio donde fue demandado por calumnia por el exsecretario de Comunicaciones de Casa Presidencial, Eugenio Chicas. Foto FACTUM/ María Cidón

Así se terminó un proceso que demoró 15 meses en los tribunales, desde que Eugenio Chicas denunciara a Nayib Bukele el 17 de octubre de 2017 por el delito de calumnia, un día después que éste declarara en una entrevista en televisión que el secretario de comunicaciones había violado a una menor de edad, en referencia la actual esposa de Chicas, Blanca Steffany Ayala Martínez.

Bukele hizo esas declaraciones cuando aún era alcalde de San Salvador, el mismo día que la Fiscalía lo intimaba por el delito de expresiones de violencia contra la entonces síndica del FMLN, Xochitl Marchelli. Ella lo acusó por insultarla y arrojarle una manzana durante una reunión del consejo municipal. Ese proceso aún no ha llegado a juicio.

Al presidente electo le bastaron dos horas y media de una vista pública, que se podría haber extendido por varios días, para negociar una solución con Eugenio Chicas y su abogada. En los últimos meses había alegado tener una agenda llena de responsabilidades y se había quejado por la lentitud del caso en los juzgados; sin embargo, fueron sus anteriores abogados quienes trataron de bloquear la acusación alegando que el presidente electo tenía derecho a acogerse al fuero constitucional que impide su juzgamiento. Pero este argumento fue rechazado por el juez de sentencia que destacó durante el juicio la incomparecencia de los dos abogados y del propio Bukele a la audiencia de aportación de prueba del pasado 18 de febrero.

Chicas, por su parte, se mostró satisfecho con el resultado y criticó a Bukele y sus abogados por dilatar el proceso judicial desde el inicio. Recordó que en los últimos meses Bukele “pidió recusar al juez, cambió de abogados, no asistió a las audiencias para cambiar de fechas, se amparó en el fuero para no ser procesado…”.

Al terminar la vista pública, el presidente electo ya no habló más con los periodistas que lo esperaban a la salida del parqueo del centro judicial. Y, como siempre, volvió a expresar sus opiniones en su canal más habitual, las redes sociales.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.