2135 Vistas |  1

Bitácora de Nuestro Verano Fest 2018

Share this...

El pasado 25 de marzo, el sello discográfico Nuestro Verano, la productora Urevento y La Casa Tomada llevaron a cabo el festival Nuestro Verano Fest 2018, que convocó a un cartel con algunos de los mejores exponentes de la música alternativa de San Salvador. La apuesta fue más ambiciosa que en ediciones anteriores. Además de contar con una amplia oferta de bandas locales, la cabeza de cartel fue una de las bandas más importantes de rock independiente de Argentina: El Mató a un Policía Motorizado.

Fotos FACTUM/Gerson Nájera


Como una despedida a la “época seca” del clima salvadoreño y a la vez una apertura de actividades vacacionales, Nuestro Verano Fest celebró su tercera edición en la escena musical alternativa y capitalina en El Salvador. El colofón de las actividades fue la presentación de El Mató —una de las formas cortas del nombre que emplean los seguidores de la banda argentina El Mató a un Policía Motorizado—, que venía de presentarse en el importante festival mexicano Vive Latino.

The Vibes fue uno de los grupos nacionales que participaron en “Nuestro Verano Fest 2018”.
Foto FACTUM/Gerson Nájera

De acuerdo al evento oficial del festival en Facebook, la promesa era: «Se acerca el fin de la “Época Seca”, el fin de “Nuestro Verano” y para despedirnos de las piscuchas, el sol ininterrumpido nada mejor que un cartel con la música alternativa más potente de San Salvador».
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

Los artistas y bandas locales a las que el cartel del festival hacía referencia eran: Manyula Dance Club, Primal Pulse, Sinestesia, The Vibes, Sukafro, Voltar y Snif. Sin embargo, finalmente, Primal Pulse no pudo presentarse y fue sustituido por Tónico 86.

Las puertas abrían al mediodía. El primer show estaba programado para las 3:00 de la tarde y a pesar de tener todo garantizado para cumplir con el horario, la historia sería distinta. A las 03:06 p.m. Nuestro Verano informaba a través de Facebook el siguiente comunicado:

“Amigas y amigos, queremos comunicar que por razones ajenas a la organización del festival, hemos sufrido un retraso en el inicio del evento. Migración El Salvador retuvo en el aeropuerto, sin ninguna justificación válida, a nuestro invitado internacional por cuatro horas. Esta situación retrasó su llegada al espacio y el desarrollo de la prueba de sonido. Nosotros contamos con todos los permisos y las visas de trabajo para la realización del evento. No comprendemos la actitud de las autoridades, pero el show debe continuar. Con el objetivo de brindarles la mejor calidad, debemos empezar después de la hora programada. Les recordamos que pueden comprar su boleto en la entrada de La Casa Tomada. ¡Agradecemos su comprensión y les esperamos! ¡Compartan, por favor, para que estos atropellos no se repitan!”.

En lugar de la primera presentación, El Mató probó sonido. Quizá la prueba de sonido más aplaudida de la historia de El Salvador. Cada verso, cada nota tocada era recibida con palmas por los fanáticos de la banda que, al inicio de la tarde, eran unos cincuenta. La prueba duró hasta pasadas las cuatro de la tarde. Afortunadamente, el ambiente al aire libre, con ventas de bebidas, comida y hasta algunos juegos hacía poco tediosa la espera.

Merchandising de Voltar, una de las bandas nacionales que participó en “Nuestro Verano Fest”.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

A las 4:29 p.m. inició la presentación de la primera banda nacional: Fox The Kid, que apareció con un formato de trío y aprovechando al público para probar temas nuevos mezclados con los de su EP debut, todos adecuados para sonar más sucios esa tarde. La banda sufrió algunas fallas técnicas en el sonido, pero nada demasiado grave como para opacarlos. El feedback de la guitarra aún estaba presente cuando en el segundo escenario iniciaba su presentación el rapero Sukafro. Acompañado solo de pistas y sin DJ, inició a las 05:02 p.m. y captó la atención de todo el publicó, inicialmente. Esa tarde los asistentes parecían abiertos a navegar por diferentes atmósferas y este era un ejemplo: del stoner, grunge y pop rock de Fox The Kid, al rap de inspiración noventera y contemporánea de Sukafro. Para el final de la presentación, el joven MC tenía cautivo solo a la mitad del público inicial.

Sukafro puso el toque de rap al inicio de “Nuestro Verano Fest”.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

The Vibes participó también en “Nuestro Verano Fest”.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

El formato de dos tarimas daba agilidad al festival. No permitía espacios caídos. A las 5:31 de la tarde, The Vibes saludaba a los asistentes e iniciaba su ruidosa presentación. Sonaron sucios, desafinados y desenfadados. Cuando daban las gracias, al otro lado sonaba un sampler de Cypress Hill. Era el rapero Snif en la tarima, 24 minutos después. Era evidente que Snif había entendido de qué va una presentación en un festival y usó sin desperdicio su media hora. Acompañado de un DJ, recorrió temas de su pasado EP y estrenó algunos nuevos, todos hilados para que nadie dejara de levantar las manos. Usó bastantes pistas conocidas de rap y hasta cumbia de Los Hermanos Flores. Hubo dedicatorias poco amorosas para Bad Bunny y para los políticos. También improvisó con los nombres del resto de artistas de esa tarde e incluso tuvo un momento a capella para contar su verdad acerca de la vida en los barrios. Ovacionado se despidió para dar paso al bloque siguiente.

A las 6:21, el escenario principal estaba lleno de pedaleras y guitarras eléctricas. Era el turno de la banda de postrock y postmeal Voltar. Sin mediar palabras descargaron sus mejores temas a los asistentes. La luna estaba sobre ellos. Por fin, habían desaparecido los molestos canopis que cubrieron del sol a las bandas anteriores. Pese a que los sintetizadores jamás fueron perceptibles, Voltar logró cautivar y fue la única banda local en tocar un tema extra.

Snif fue el otro exponente de hip hop en “Nuestro Verano Fest 2018”.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

Voltar, durante su presentación en “Nuestro Verano Fest 2018”.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

De nuevo, el ambiente cambió, de la intensidad del rock instrumental al synthpop de acento latino de Manyula Dance Club. Eran las 7:00 de la noche. La banda presentó una alineación bastante mejorada. Además de contar con Gabriela Rivera en la voz —la única mujer en escena de todo el festival— tenían bajo, DJ y hasta percusiones, sumado a los elementos clásicos: secuencias, guitarra y batería eléctrica. Con este formato, las canciones de Manyula sonaron más rellenas, a veces (las menos) para mal, por ejemplo cuando el bajo saturaba. El público bailó, coreó y quedó listo para Sinestesia.

Manyula Dance Club en “Nuestro Verano Fest 2018”.

Sinestesia, durante su presentación en “Nuestro Verano Fest 2018”.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

Sinestesia fue la banda más joven del festival. A pesar de esto, tuvo un lugar privilegiado en el horario. Los asistentes darían la razón. Congregados frente al escenario principal, sus seguidores estaban listos desde antes del show. Muchos vestían camisetas de la banda. Saludaron y dieron rienda suelta a su fusión de sonidos. Aunque algunas estructuras de sus canciones parecían poco claras, las letras estaban muy bien direccionadas. Muchas de sus canciones fueron ampliamente coreadas. Además, dedicaron un tema al Kolectivo San Jacinto, por su cortometraje Prudencia. La interacción no fue timorata e hicieron honor a su nombre durante toda la presentación.

No estaba en la programación original del festival, pero Tónico 86 sirvió de antesala al show de El mató a un Policía Motorizado.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

Tónico 86 inició a las 8:15 de la noche y sus músicos compartieron varios de sus temas más conocidos. La suya fue de las presentaciones que menos problemas tuvo con el audio y sirvió de digestivo para el plato fuerte de la noche: El Mató a un Policía Motorizado. El electropop duró hasta las 9:00 de la noche, cuando inició una espera de veinte minutos para la presentación principal.

Sin protocolo, El Mató salió al escenario con su alineación oficial, exceptuando a su baterista. Los temas para iniciar fueron: “Magnetismo” y “La Cobra”, que fueron coreados y gritados por la mayoría de asistentes. La selección continuó con “Día de los muertos”. El líder de la banda, Santiago Motorizado, finalmente saludó: “Gracias amigos y amigas”. La presentación continuó sin mucha interacción pero con bastante energía. Por momentos, las guitarras parecían crear paredes para encerrar al público. No faltaron temas como “El Tesoro”, “Más o menos bien” y “Violencia”. Los asistentes nunca se movieron después de las múltiples despedidas, consiguiendo varios temas extra.

El Salvador fue la única parada centroamericana que El Mató a un Policía Motorizado realizó antes de retornar a su país.
Foto Factum/Gerson Nájera.

Muchos fans salvadoreños de El Mató un Policía Motorizado corearon sus canciones en “Nuestro Verano Fest 2018”.
Foto Factum/Gerson Nájera.

A las 10:35 p.m., los integrantes de El Mató a un Policía Motorizado bajaron del escenario y continuaron firmando discos y posando para múltiples fotos, tal y como lo hicieron al inicio de la tarde, cuando estaban en la entrada del lugar interactuando con sus seguidores, sin  ningún postureo rockstar.

Afortunadamente aún quedan bandas así de reales.

El Mató un Policía Motorizado en “Nuestro Verano Fest 2018”.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

El público salvadoreño disfrutó del show de El Mató un Policía Motorizado en “Nuestro Verano Fest 2018”.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

Santiago Ariel Barrionuevo, más conocido como Santiago Motorizado, convivió con muchos de sus fans en El Salvador.
Foto FACTUM/Gerson Nájera.

Share this...

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Música