¿Quién dijo que todo está perdido? (El curioso caso de las encuestas de opinión pública)

Aunque las encuestas no deben considerarse como un predictor de los resultados electorales, sí deben estudiarse como un indicador de la opinión pública, siempre y cuando expliquen con claridad cuál es su muestra representativa y cuenten con cuotas por departamento, sexo y grupo etario.