El comercio que nos sustenta

La política se ha vuelto un negocio y los negocios han demostrado tener más poder que la supuesta democracia en la que vivimos. Se ha comenzado a comerciar con el bienestar de la gente y lo asumimos como algo normal.

La voluntad del pueblo

Si bien “la voluntad del pueblo” se seguirá usando como una frase para legitimar cualquier cosa, en un marco de poca representatividad partidaria y gubernamental puede generar una renovación. Lo que nos queda es confirmar si es posible.

Banalidad

Factum llega a su segundo año. Como es de esperarse, la edición…

Cinismo y vivianadas

La corrupción es un negocio rentable en El Salvador. Más que un…

Un año

La Revista Factum cumple un año. Esto que me hace pensar que…

El Salvador, ¿Un país esperanzado?

A los salvadoreños vivir la realidad salvadoreña nos ha empapado de indiferencia….

¿Marchar por la Paz?

San Salvador. El Salvador tiene un promedio de 16 homicidios diarios. Cualquiera se…

Armónicamente caóticos

En El Salvador todo funciona a tropiezos. Durante más de quince días…

Democracia a la salvadoreña

San Salvador – La democracia es cara. Es una de las frases…

De coherencia y candidatos

“Fue como ver futbol nacional: se empieza con fe, se sufren los…