La “mala prensa” es necesaria

Lo que los políticos llaman “mala prensa” es el periodismo vital para las democracias, porque es el que sí ve y reporta las fallas de los tres poderes del Estado. La “mala prensa” es necesaria para evaluar mejor a los gobernantes.

¿Y los Harvey Weinstein salvadoreños?

El efecto de hablar es que otras víctimas se atreven a reflexionar sobre sus experiencias, y un porcentaje, también, a señalar y denunciar.  En El Salvador, aún no se evidencia los Weinstein locales que también nos rodean.