Funes y Saca planificaron operación ilegal para incriminar a Francisco Flores por fondos de Taiwán

El último presidente de Arena Antonio Saca y el primero elegido con la bandera del FMLN Mauricio Funes se reunieron en al menos dos ocasiones para afinar una estrategia para obtener de forma ilegal el ROS que implicaba al expresidente Flores.

Por: Revista Factum/ Foto: Archivo

Fecha: 19 de diciembre de 2018

Entre septiembre y diciembre de 2013, Mauricio Funes, entonces presidente de la República, se reunió en la residencia presidencial y en una casa particular en Antiguo Cuscatlán con Antonio Saca, su antecesor, y varios colaboradores íntimos de ambos, para planificar cómo obtener con engaños o haciendo uso de recursos públicos el documento financiero que comprometía al expresidente Francisco Flores, quien en ese momento era adversario político de Funes y Saca y uno de los referentes más importantes de Arena en la campaña presidencial previa a la elección de 2014.

En una de las reuniones, realizada en octubre de 2013 en una casa de la calle Xochiquetzal de la colonia Cumbres de Cuscatlán en Antiguo Cuscatlán, Funes y Saca discutieron cómo contactar a Diego Balmore Escobar, entonces agente de la Fiscalía General, para que él les diera copia del Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS) emitido por Estados Unidos por movimientos de dinero en cuentas de Flores en 2003. En esa reunión, Funes propuso “absorber” a Escobar en la Secretaría Asuntos Jurídicos de la Presidencia en caso de que Luis Martínez, entonces fiscal general, despidiera a su subalterno si se descubría que él había filtrado el documento. Escobar niega estos señalamientos.

Factum contactó a Mauricio Funes desde el 17 de diciembre por medio de correos electrónicos y mediante sus redes sociales. El expresidente respondió en dos correos.

Funes negó haber conversado con Saca sobre el asunto del ROS, pero acepta que sí se reunió con su antecesor para hablar de política electoral, esto cuando el primero ya era candidato presidencial de Unidad, que era una coalición de los partidos GANA, PCN y PDC. «El tema del ROS no fue objeto de conversación ese día y en esa casa. Les aclaré que las reuniones en la casa de Cumbres, facilitada por el expresidente Saca, fueron destinadas a conversar fundamentalmente sobre temas electorales y a solicitud del propio Saca».

Funes negó que haya obtenido el ROS a través del exfiscal Diego Escobar, como lo discutió con Saca en la reunión de octubre de 2013 en Cumbres de Cuscatlán. Escobar negó haber entregado información al expresidente. Funes sí acepta que el documento se lo dio el Organismo de Inteligencia del Estado (OIE), del que él, por Constitución, es el máximo responsable.

«Fue la OIE la que me facilitó la copia del ROS como era su obligación. Por ley la OIE no puede revelar la identidad de sus informantes o colaboradores, ni siquiera al Presidente de la República. No fui yo quien le ordené a la OIE la obtención del ROS», contestó el expresidente.

La ley del OIE, publicada el 21 de septiembre de 2001, establece, en su artículo 8, que «todos los asuntos, actividades, documentación sobre los cuales conozca y produzca (el OIE) serán considerados clasificados, cuyo manejo corresponderá al presidente de la República».

El expresidente hizo público ese documento, que de ser cierto que le fue entregado por el OIE tenía carácter confidencial, el 28 de noviembre de 2013.

Ese año, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos informó a la Fiscalía salvadoreña del ROS en el que atribuía traslados en 2003 a cuentas relacionadas con Flores por 10 millones de dólares, provenientes de un donativo hecho por Taiwán tras los terremotos que devastaron varias zonas de El Salvador en enero y febrero de 2001. El ROS es un documento confidencial al que solo tienen acceso funcionarios autorizados por legislación internacional, como el fiscal general de la República.

Luis Martínez, fiscal general entre 2012 y 2015, había decidido no procesar a Flores por crímenes relacionados con el desvío de esos fondos, a pesar de que varios de sus subalternos así se lo recomendaron tras recibir confirmación del Departamento del Tesoro, en octubre de 2013, de que “el gobierno de China-Taiwán emitió a favor del señor Francisco Flores Pérez, en su carácter de presidente de la República de El Salvador, (la suma) de diez millones de dólares”, de acuerdo con una acusación que la Fiscalía General hizo contra Martínez este año por, entre otras cosas, obstruir las investigaciones contra Flores.

Funes y Saca supieron, por vía de operadores políticos vinculados al partido Arena, de la existencia del ROS e idearon un plan para obtener el documento de forma ilegal, de acuerdo con audios a los que Factum ha tenido acceso.

Entre otras cosas, en la reunión celebrada el 11 de octubre de 2013, Funes también propuso pedir a su ministro de Justicia y Seguridad y al director de la Policía Nacional Civil que enviaran de forma oficial a agentes del Estado salvadoreño a Washington, D.C., para preguntar por el ROS.

Funes consiguió la copia del ROS poco después de la reunión de octubre y lo ventiló públicamente en su programa sabatino Conversando con el presidente y en un canal de televisión. El 28 de noviembre, mismo día que Funes leyó el contenido del documento en el programa Debate con Nacho Castillo, la Asamblea Legislativa aprobó la creación de una subcomisión para investigar a Francisco Flores a iniciativa del FMLN, el partido que llevó a Funes a la presidencia, y GANA, el partido formado por Antonio Saca.

El 9 de diciembre de 2013, la entonces embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Mari Carmen Aponte, dijo que su país investigaba cómo había llegado el informe a manos de Funes. A principios de 2016, el fiscal general Douglas Meléndez abrió una auditoría en la Unidad Financiera de la institución por el manejo que se dio al ROS y al informe del Departamento del Tesoro durante la administración de Luis Martínez.

Esta investigación que hoy presenta Factum prueba, además de la trama ilegal urdida en torno al ROS, que Funes y Saca mantuvieron una alianza política durante todo el quinquenio en que gobernó el primer presidente del FMLN, y que uno de los principales operadores de ese pacto fue Herbert Saca, primo del último presidente arenero e investigado por posibles vínculos con la banda de narcotraficantes Los Perrones.

En sus respuestas escritas, Funes aceptó que Herbert Saca fue el «enlace de mi gobierno con los diputados de GANA una vez se constituyeron en partido político después de su salida de ARENA».

Además de planificar operaciones como la relacionada a Francisco Flores, la alianza de Funes y los Saca sirvió para el cabildeo legislativo a través de los diputados de GANA para los intereses de Funes y su gobierno.