14518 Vistas |  6

La nueva Arena sufre amnesia y olvida que Flores desvió $10 millones al partido

Share this...

La fórmula presidencial de la “Alianza por un Nuevo País” llegó a la UCA este martes 13 de noviembre para participar en un conversatorio con académicos y estudiantes. Carlos Calleja y Carmen Aída Lazo ensalzaron el valor de la transparencia como elemento principal de su plan de gobierno. Sin embargo, el candidato a presidente no mencionó el nombre de Francisco Flores como el exmandatario que desvió $10 millones a las cuentas de Arena y solo se refirió a Antonio Saca, a quien responsabilizó erróneamente por esa acción. Incluso, rechazó ver hacia el pasado porque su partido “está buscando un nuevo futuro, no viendo hacia atrás”.  Al salir, Calleja evadió las preguntas de un periodista y su equipo de seguridad lo agredió tras su insistencia al cuestionar: “¿Por qué no respondió sobre la responsabilidad de Francisco Flores?”

 Foto FACTUM/Gerson Nájera


Los aplausos arreciaron durante el conversatorio organizado por la Universidad Centroamericana para conocer el plan de gobierno de la fórmula presidencial de la Alianza por un Nuevo País, integrada por los partidos Arena, PCN, PDC y Democracia Salvadoreña. Aplausos que también ayudaron a interrumpir de forma calculada las respuestas que el candidato a la presidencia Carlos Calleja no supo o no quiso responder.

El primer caso de corrupción por el cual un presidente fue procesado en la historia de la democracia salvadoreña se le atraganta al candidato: el desvío de $10 millones donados por Taiwán hacia las cuentas del partido Arena durante la gestión de Francisco Flores, procesado por peculado y enriquecimiento ilícito en 2015, es un tema que Calleja prefirió evitar.

Tanto que al final del evento el equipo de seguridad del candidato de Arena agredió a un periodista que buscaba respuestas sobre la responsabilidad de Flores y Arena en casos de corrupción.

El conversatorio se dividió en cuatro temas principales: fortalecimiento institucional, seguridad, medioambiente y economía. Las preguntas fueron formuladas por cinco académicos de la UCA que contaron con 10 minutos cada uno para consultar sobre las propuestas del plan de gobierno de los candidatos.

En la primera pregunta, a cargo del politólogo Álvaro Artiga, el candidato a la presidencia no solo parecía haber sufrido un lapsus de amnesia selectiva, porque evadió mencionar el nombre del presidente Flores, sino que se confundió con su sucesor, Antonio Saca (también de Arena), condenado este año por peculado, casos especiales de lavado de dinero y agrupaciones ilícitas por desviar $301 millones de fondos públicos a sus cuentas particulares.

—Ustedes han hablado que buscan hacer las cosas diferentes y construir un país totalmente diferente, entonces yo quisiera saber cuál es su posición en el tema de transparencia, relacionado con los famosos $10 millones que fueron a parar a cuentas del partido Arena —preguntó Artiga.

—En el caso de los $10 millones fue el presidente Saca (…) Él se quedó en el puesto de la Presidencia de la República, pero a la vez nunca soltó la presidencia del partido. Mi opinión ahí es bien sencilla, un traslado de $10 millones de un bolsillo a otro bolsillo de la misma persona. Pero, no solo nos enfoquemos en eso, que el partido haya cometido errores en el pasado, independiente de que el caso de los $10 millones tiene que ver con un hombre que tomó la decisión de hacer eso y ahora está en la cárcel por las decisiones que ha tomado —respondió Calleja.

Aunque Artiga nunca le pidió una aclaración ni se escuchó una reacción masiva entre el público ante esa omisión tan evidente, la prédica de Calleja continuó y solo fue interrumpida por aplausos al mencionar las palabras clave: que él es el candidato de “una nueva Arena” y también “una manifestación en carne y hueso de que hay voluntad del partido de aceptar esos cambios”.

Tras los aplausos, Calleja prosiguió con un lugar común para referirse al pasado del partido: “No hay que enfocarse en los $10 millones porque ahí te estás enfocado en un árbol, no en el bosque –le dijo a Artiga-, hay cosas buenas adelante, que eso pasó, pasó, como en muchas instituciones, pero eso pasó por un hombre que pasó por el partido, que después formó GANA con otra gente y al final del día Arena está buscando un nuevo futuro, no está viendo hacia atrás”.

Investigaciones de la Fiscalía General de la República, extensos reportajes periodísticos y prueba documental muestran una realidad muy diferente a la planteada por Calleja: cerca de $6 millones, de los $10 millones donados por Taiwán, fueron a cuentas del partido Arena. Los fondos donados por Taiwán habían sido recibidos previamente en una cuenta del Centro de Estudios Políticos “Dr. José Antonio Rodríguez Porth”, abierta en 2003 por miembros de Arena, según una investigación de El Faro.

Foro presidencial con candidatos Carlos Calleja y Carme Aida Lazo, de la alianza de los partidos Arena-PCN-PDC, en las instalaciones de la UCA. Foto FACTUM/Gerson Nájera

La estrategia de Calleja para escapar de las preguntas incómodas (levantar la voz para conseguir aplausos) fue repetida a lo largo del conversatorio, a pesar de que los moderadores habían pedido que se evitaran las expresiones de apoyo o crítica durante el evento.

Cuando escasearon los argumentos y se abordaron propuestas económicas, Calleja prefirió dar una opinión escueta, usar el comodín de la candidata a la vicepresidencia y pasar la palabra en el tema de las reformas de pensiones a Carmen Aída Lazo, una reacción que provocó risas y mofas entre el público que observaba el conversatorio más desenfadadamente desde las pantallas instaladas afuera del auditorio. Fue la segunda vez que el candidato buscaba ceder la palabra ante preguntas que le costaba responder.

Lazo, que fue decana desde 2012 de la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN), contestó sin titubeos y argumentos propios a las preguntas de la catedrática de Economía, Saira Barrera. La candidata criticó que la reforma al sistema de pensiones que se realizó en 2017 se enfocó más en el aspecto fiscal y financiero, pero no se resolvió la baja cobertura para la ciudadanía ni puso al centro a las personas.  “Por eso nos estamos dando a la tarea para identificar sector por sector las oportunidades específicas para poder crear empleo masivo, que es la única forma en la que se va a lograr cerrar esa brecha en cobertura”, señaló Lazo, que también reconoció que con mucha seguridad será necesario realizar una reforma al sistema antes de lo esperado.

Los aplausos tras las intervenciones de Lazo sonaron más espontáneos, auténticos y hasta con tímidas ovaciones entre el público.

Agresión a periodista

Una vez terminó el conversatorio, Calleja y Lazo pasaron a una pequeña sala detrás de la tarima donde se reunieron con los panelistas y los entrevistadores. Ahí tomaron unas bebidas y lanzaron unos chistes al aire. Estos últimos sirvieron como baldes de agua fría para destensar aquello que se había puesto peliagudo al final del conversatorio.

Un grupo de personas, entre ellos, dos periodistas de Factum y uno de El Faro, esperaron a los candidatos a la salida de aquella pequeña sala que sirve como salida auxiliar al auditorio donde fue el conversatorio. La pequeña sala tiene un ventanal y las ventanas estaban abiertas. Los periodistas se acercaron a las ventanas para escuchar lo que allá adentro se decía. Escucharon los chistes, las bromas y cómo Calleja intentaba suavizar el ambiente felicitando a la gente por las preguntas que, muchas veces, no pudo responder.

En esos minutos Herbert Tobar, del grupo asesor de Calleja, se acercó a un periodista de Factum junto a dos hombres que más tarde se mostraron como parte de la seguridad de los candidatos. Tobar se acercó y vio que el periodista estaba grabando.

Cuando los candidatos salieron, Tobar acuerpó a Lazo y sus guardaespaldas impidieron el paso del periodista de Factum a codazos. El periodista de El Faro, Nelson Rauda, se adelantó al grupo de personas que acompañaban a los candidatos y le hizo la pregunta “¿Por qué no respondió sobre la responsabilidad de Francisco Flores?”, a lo que ninguno de los candidatos respondió, pero sí la gente que lo rodeaba. La gente gritaba “¡Porque no le preguntaron!”, “¡Son periodistas del Frente!”

La seguridad impidió el acercamiento de los periodistas y finalmente uno de los guardaespaldas tomó por los hombros a Rauda y lo empujó. Un fotógrafo del equipo de comunicaciones de Calleja disparó una ráfaga de capturas con flash directamente en el rostro del periodista en una actitud hostil. El grupo de persona avanzaron rápidamente, aplaudiendo al candidato y tratando de disimular el incidente.

Calleja no contestó la pregunta. Sus escoltas lo impidieron.

De espalda a la derecha, Nelson Rauda periodista de El Faro que fue agredido por la seguridad de Carlos Calleja luego de preguntarle al candidato acerca de los $10 Millones y Francisco Flores. Foto FACTUM/Gerson Nájera

La actitud de los candidatos a la presidencia Calleja y Lazo es contradictoria con lo que ellos mismos pregonan en sus cuentas de twitter. Por ejemplo, el 31 de octubre de este año, en el marco de la celebración del día del periodista, Lazo tuiteó “en tiempos en los que tenemos que luchar contra la desinformación, la labor del periodista que busca la verdad debe ser más protegida y respetada ¡Felicidades a todos los periodistas porque su trabajo fortalece nuestra democracia!”

El 3 de mayo de este mismo año, Calleja tuiteó “Sin libertad de prensa no hay democracia. Hoy recordamos la importancia de la libertad de medios y el acceso a la información. Que este día sirva como homenaje a los periodistas que han perdido su vida en el ejercicio de su profesión”.

Share this...

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.