1232 Vistas |  2

“Animales fantásticos y dónde encontrarlos 2”: el punto medio de un conjuro que nos tiene encantados

Share this...

En 2016, los Potterheads (fans de Harry Potter) vieron emocionados el regreso del universo creado por la escritora J.K. Rowling a la gran pantalla. Con asombro descubrieron que aquel mundo que visitaron cuando niños –de la mano de Ron Weasley, Hermione Gragner y Harry Potter– era más basto, más grande y, sobre todo, más complejo de lo que recordaban. La escritora británica había madurado y con ella toda su creación. De esta forma, nos regaló una nueva saga de precuelas que –en mi opinión– son más completas que las películas de las que se originan. Ese es el caso de “Animales fantásticos y dónde encontrarlos”, que actualmente exhibe en las salas de cine de todo el mundo su segunda entrega.


Con tintes claros y evidente guiños al cine negro, “Los crímenes de Grindelwald” nos regresa a la historia que se sitúa en la París de los años veinte. Visualmente,.  esta segunda parte es preciosa. La historia se aleja de la Nueva York que nos presentó en su primera parte y resalta el gris del auge de la vida cotidiana en el zenit de la revolución industrial, un auge que contrasta con lo colorido, estrafalario y hermoso del mundo mágico. Y ese contraste, ese choque, de por sí, es razón suficiente para ver el filme y darse por servido.

Sin embargo, el cine no es solo la combinación de imágenes, sino que también de historias. Encontramos aquí que el hilo no se ha roto. Esta película continúa la narrativa que comenzó en el 2016, con los personajes que ya conocemos y unas cuantas adiciones, que no alteran la química en el cast.

Sobre el reparto, debo mencionar que “Animales Fantásticos 2” cuenta con un sólido conjunto de actores que desarrollan una química impresionante. Y no solo eso: también dejan claro que, como piezas en un tablero de ajedrez, no participan de esta historia en vano. Todo lo contrario: todos jugarán una parte importante en un argumento del que vislumbramos un fin que llegará en la tercera parte de esta saga, que se estrenará el 20 de noviembre de 2020.

“La historia parece ser adecuada al momento en el que aparece. Esta es una de las cintas más políticas de todo el universo de Harry Potter. Y eso la hace aún más interesante”.

J.K. Rowling ha sido crítica de figuras como Donald Trump y sus decisiones políticas. Ha criticado al Brexit –la salida del Reino Unido de la Unión Europea– y ha llevado las cosas al punto en que en esta cinta hay un postulado claro a través del personaje de Grindelwald –interpretado por Johnny Depp–, que busca generar mayor división entre los magos y los no magos, a quienes no se les tilda de “inferiores”, sino que de “diferentes”; y a los que se les aduce una posición en el mundo que debe estar al servicio de las almas puras y bendecidas: la posición de los magos.

Es interesante ver a un villano que, si bien tiene breves apariciones en la película, muestra claramente los ánimos y motivaciones de las clases privilegiadas, las que temen perder sus ventajas en aras de la igualdad social. En lo personal, el personaje de Grindelwald me parece más estructurado que el del propio Voldemort. Por ejemplo, estos sentimientos y temores son representados a través de Queenie, la bruja que posee el poder de leer la mente y que se encuentra en una búsqueda inocente para lograr estar junto a su amado Jacob Kowalsky, un no mago. Y así es como Queenie termina seducida por un mensaje de odio, disfrazado de lógica de Grindelwald.

Por otro lado, Eddie Redmayne nos regala una actuación digna de su talante al dar vida nuevamente a Newt Scamander, quien se pondrá al servicio de Albus Dumbledore para detener la amenaza que cambiaría el equilibrio entre el mundo mágico y el de los humanos comunes y corrientes.

Esta película contará con diferentes guiños que se convertirán en respuestas a preguntas que los fans de Harry Potter no sabían que tenían. Por ello, se convierte en materia obligada para los seguidores de la saga.

“Lo que resulta más genial de esta nueva aventura es que no se excluye a nuevos adeptos que, posiblemente, no estén muy relacionados con la saga anterior. ‘Los crímenes de Grindelwald’ gustará tanto a los antiguos como a los nuevos espectadores”.

Podemos hablar del guion y explicar que se trata de una historia contada en tres partes. Los diálogos y discursos explicativos estarán presentes, pero no harán de la trama algo pesado. Al contrario, servirán para conocer mejor a los personajes y sus motivaciones, además de fungir como un canal para identificarnos o no con ellos.

Los animales fantásticos estarán presentes nuevamente, mostrándonos la gran imaginación de la autora que ahora desarrolla nuevas e impresionantes criaturas que provienen de mitologías de todo el mundo. Estas criaturas le dan el toque mágico a la aventura, aunque hubiera querido ver más sobre ellas, ya que se sacrifican escenas cargadas de estas maravillosas bestias para dar paso a la trama y a los diálogos.

Este mes de diciembre se cumplen 17 años del estreno de la saga original. “Los crímenes de Grindelwald” es una excelente forma de celebrar la creación de una saga que adoptó a fans alrededor del mundo y que ahora acoge a nuevos seguidores, los que con asombro verán un mundo lleno de formas y colores, un mundo limitado solo por la imaginación de su propia autora.

Share this...

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Cine